Loading
 
 
 
Loading
 
Nuestra Señora de la Flor de Lis, el icono más antiguo de la Virgen que se conserva en Madrid
Loading
 
31 de Octubre de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Madrid (Miércoles, 31-10-2018, Gaudium Press) En la Cripta de la Catedral de Nuestra Señora de la Almudena se conserva un icono mariano muy particular: Nuestra Señora de la Flor de Lis. Es una hermosa pintura que representa a la Virgen con el Niño Jesús, quienes sostienen en sus manos una flor de lis. Ella es la pintura más antigua de Nuestra Señora que se conserva en la capital española, y el primer objeto de culto por parte del pueblo cristiano de Madrid, una vez se vio libre de la dominación musulmana.

Su historia tiene una estrecha relación con Nuestra Señora de la Almudena, Patrona de Madrid.

Nuestra Señora de la Flor de Lis_Foto_SoniaTrujillo.jpg

Nuestra Señora de la Flor de Lis /

Foto: Sonia Trujillo.

De acuerdo con la tradición, en el año 1083, con la reconquista de Madrid del poder los árabes por parte del rey Alfonso VI, uno de sus primero deseos fue restablecer el culto a la Virgen que la antigua villa tenía a Santa María de la Vega o La Concepción Admirable, hasta que la misma fue escondida en la muralla para, protegerla debido de la invasión musulmana de comienzos del siglo VIII.

Mientras se encontraba la antigua imagen -que luego de su hallazgo recibió el nombre de Almudena, por el sitio en que se encontró-, el monarca mandó pintar en el muro del altar mayor de la antigua Iglesia de Santa María de la Almudena -que había sido transformada en mezquita por los moros- un precioso icono de Nuestra Señora: la Virgen de la flor de lis. Se trata de una imagen frontal de María, quien en sus rodillas sostiene al Niño Jesús y con su mano derecha una flor de lis, que representa la triple virginidad de la Madre de Dios: Virgen antes, durante y después de dar a luz a Jesús. La imagen fue consagrada por el entonces Arzobispo, Don Bernardo.

Se dice que el autor de la pintura se inspiró en la esposa del rey Alfonso VI, la reina Constanza, para realizar la obra. Ella era de origen francés, por esto se cree que podría llevar consigo una flor de lis, que quedó inmortalizada en el icono. Pero la flor se vincula más con la pureza de Nuestra Señora.

Con el paso de los años, al construirse el retablo de la Capilla Mayor, la imagen quedó detrás del mismo, ocultándose y permaneciendo en el olvido, hasta el año 1623 cuando la reina Isabel de Borbón, antes de dar a luz a la infanta Margarita, acudió a rezar a la iglesia de Santa María la Almudena, y pidió se trasladara la imagen al altar mayor. Cuando se adecuaba el lugar, se descubrió el icono de La Flor de Lis que estaba pintada en el muro. Allí permaneció hasta 1638.

Ese año, cuando Felipe IV hizo el gran retablo de la Almudena, se mandó arrancar el trozo de muro de la pintura, trasladándose a los pies del templo, y colocándole el nombre de Nuestra Señora de la Flor de Lis.

En 1834 el icono es llevado a una capilla de la iglesia, donde se funda la Congregación de Jardineros, que desafortunadamente desaparece, fundándose luego, en el año 1841, la Real e Ilustre Congregación de Nuestra Señora de la Flor de Lis, que fue aprobada en el año 1848 por Isabel II.

Dos décadas después, en 1868, con la destrucción de la antigua iglesia de Santa María de la Almudena, la pintura se traslada al entonces convento de las Religiosas Bernardas del Sacramento. Regresando en 1911 la Catedral, esta vez a la Cripta allí construida. Desde entonces recibe allí tributos por parte de los fieles.

Nota relacionada:
Con el lema "María, muéstranos a Jesús", Madrid celebrará a la Virgen de la Almudena

Con información de Catedral de la Almudena, Archidiócesis de Madrid y Alfa y Omega.

 

Loading
Nuestra Señora de la Flor de Lis, el icono más antiguo de la Virgen que se conserva en Madrid

Madrid (Miércoles, 31-10-2018, Gaudium Press) En la Cripta de la Catedral de Nuestra Señora de la Almudena se conserva un icono mariano muy particular: Nuestra Señora de la Flor de Lis. Es una hermosa pintura que representa a la Virgen con el Niño Jesús, quienes sostienen en sus manos una flor de lis. Ella es la pintura más antigua de Nuestra Señora que se conserva en la capital española, y el primer objeto de culto por parte del pueblo cristiano de Madrid, una vez se vio libre de la dominación musulmana.

Su historia tiene una estrecha relación con Nuestra Señora de la Almudena, Patrona de Madrid.

Nuestra Señora de la Flor de Lis_Foto_SoniaTrujillo.jpg

Nuestra Señora de la Flor de Lis /

Foto: Sonia Trujillo.

De acuerdo con la tradición, en el año 1083, con la reconquista de Madrid del poder los árabes por parte del rey Alfonso VI, uno de sus primero deseos fue restablecer el culto a la Virgen que la antigua villa tenía a Santa María de la Vega o La Concepción Admirable, hasta que la misma fue escondida en la muralla para, protegerla debido de la invasión musulmana de comienzos del siglo VIII.

Mientras se encontraba la antigua imagen -que luego de su hallazgo recibió el nombre de Almudena, por el sitio en que se encontró-, el monarca mandó pintar en el muro del altar mayor de la antigua Iglesia de Santa María de la Almudena -que había sido transformada en mezquita por los moros- un precioso icono de Nuestra Señora: la Virgen de la flor de lis. Se trata de una imagen frontal de María, quien en sus rodillas sostiene al Niño Jesús y con su mano derecha una flor de lis, que representa la triple virginidad de la Madre de Dios: Virgen antes, durante y después de dar a luz a Jesús. La imagen fue consagrada por el entonces Arzobispo, Don Bernardo.

Se dice que el autor de la pintura se inspiró en la esposa del rey Alfonso VI, la reina Constanza, para realizar la obra. Ella era de origen francés, por esto se cree que podría llevar consigo una flor de lis, que quedó inmortalizada en el icono. Pero la flor se vincula más con la pureza de Nuestra Señora.

Con el paso de los años, al construirse el retablo de la Capilla Mayor, la imagen quedó detrás del mismo, ocultándose y permaneciendo en el olvido, hasta el año 1623 cuando la reina Isabel de Borbón, antes de dar a luz a la infanta Margarita, acudió a rezar a la iglesia de Santa María la Almudena, y pidió se trasladara la imagen al altar mayor. Cuando se adecuaba el lugar, se descubrió el icono de La Flor de Lis que estaba pintada en el muro. Allí permaneció hasta 1638.

Ese año, cuando Felipe IV hizo el gran retablo de la Almudena, se mandó arrancar el trozo de muro de la pintura, trasladándose a los pies del templo, y colocándole el nombre de Nuestra Señora de la Flor de Lis.

En 1834 el icono es llevado a una capilla de la iglesia, donde se funda la Congregación de Jardineros, que desafortunadamente desaparece, fundándose luego, en el año 1841, la Real e Ilustre Congregación de Nuestra Señora de la Flor de Lis, que fue aprobada en el año 1848 por Isabel II.

Dos décadas después, en 1868, con la destrucción de la antigua iglesia de Santa María de la Almudena, la pintura se traslada al entonces convento de las Religiosas Bernardas del Sacramento. Regresando en 1911 la Catedral, esta vez a la Cripta allí construida. Desde entonces recibe allí tributos por parte de los fieles.

Nota relacionada:
Con el lema "María, muéstranos a Jesús", Madrid celebrará a la Virgen de la Almudena

Con información de Catedral de la Almudena, Archidiócesis de Madrid y Alfa y Omega.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

"-El material de ese ramaje no es como el nuestro, dijo el arce. Además, preguntó a todos, ¿dónd ...
 
"La fine del Medio Oriente e il destino delle minoranze" ...
 
La muestra se extiende hasta el día 27 de enero de 2019 y presenta 20 pinturas de los períodos ren ...
 
"Después de haber expulsado a una legión de demonios que poseían a un hombre en Gerasa, el Divino ...
 
Hoy intentaremos trillar el camino que va de la oración, de las gracias que se obtienen con la orac ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading