Loading
 
 
 
Loading
 
En el día de la Sagrada Familia, Papa habló de la necesidad de maravillarse con Jesús
Loading
 
31 de Diciembre de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Lunes, 31-12-2018, Gaudium Press) En el último Ángelus del año, ayer cuando la Iglesia celebraba el día de la Sagrada Familia, el Papa Francisco comentó la lectura evangélica del día, que narra la pérdida y hallazgo del Niño Dios en el templo de Jerusalén.

1.png

"El pasaje evangélico de hoy narra el camino de la familia de Nazaret a Jerusalén para la fiesta de Pascua. Pero en el viaje de regreso, los padres se dan cuenta de que su hijo de 12 años no está en la caravana. Después de tres días de búsqueda y temor, lo encuentran en el templo, sentado entre los doctores intentando debatir con ellos", introdujo el Papa.

Recalcó el Pontífice el asombro de la Virgen y de San José ante un niño que discutía con suma propiedad con los conocedores de la ley y la Escritura, y la incertidumbre que los había invadido al ver que Jesús no estaba con ellos.

"En la familia de Nazaret nunca ha faltado el asombro, ni siquiera en un momento dramático como el de la pérdida de Jesús: es la capacidad de sorprenderse ante la gradual manifestación del Hijo de Dios". Francisco enfatizó que cada uno de nosotros está llamado a "maravillarse" ante Jesús.

"Asombrarse y maravillarse es lo contrario de dar todo por sentado, es lo contrario de interpretar la realidad que nos rodea y los acontecimientos de la historia sólo según nuestros criterios. Sorprenderse es estar abierto a los demás, comprender las razones de los demás: esta actitud es importante para sanar las relaciones comprometidas entre las personas, y también es indispensable para sanar las heridas abiertas dentro de la familia", dijo el Obispo de Roma.

Pero también buscarlo

A veces perdemos en nuestras vidas al Señor: "Debemos sentirnos angustiados cuando durante más de tres días olvidamos a Jesús, sin rezar, sin leer el Evangelio, sin sentir la necesidad de su presencia y su amistad consoladora. María y José lo buscaron y lo encontraron en el templo mientras enseñaba: es sobre todo en la casa de Dios donde podemos encontrar al divino Maestro y aceptar su mensaje de salvación. En la celebración eucarística tenemos una experiencia viva de Cristo; él nos habla, nos ofrece su Palabra que ilumina nuestro camino, nos dona su Cuerpo en la Eucaristía de la que tomamos fuerzas para afrontar las dificultades de cada día", enseñó el Papa.

El Pontífice concluyó su meditación pidiendo a Dios por las familias "especialmente por aquellas en las que, por diversas razones, faltan la paz y la armonía".

Con información de Vatican News

Loading
En el día de la Sagrada Familia, Papa habló de la necesidad de maravillarse con Jesús

Ciudad del Vaticano (Lunes, 31-12-2018, Gaudium Press) En el último Ángelus del año, ayer cuando la Iglesia celebraba el día de la Sagrada Familia, el Papa Francisco comentó la lectura evangélica del día, que narra la pérdida y hallazgo del Niño Dios en el templo de Jerusalén.

1.png

"El pasaje evangélico de hoy narra el camino de la familia de Nazaret a Jerusalén para la fiesta de Pascua. Pero en el viaje de regreso, los padres se dan cuenta de que su hijo de 12 años no está en la caravana. Después de tres días de búsqueda y temor, lo encuentran en el templo, sentado entre los doctores intentando debatir con ellos", introdujo el Papa.

Recalcó el Pontífice el asombro de la Virgen y de San José ante un niño que discutía con suma propiedad con los conocedores de la ley y la Escritura, y la incertidumbre que los había invadido al ver que Jesús no estaba con ellos.

"En la familia de Nazaret nunca ha faltado el asombro, ni siquiera en un momento dramático como el de la pérdida de Jesús: es la capacidad de sorprenderse ante la gradual manifestación del Hijo de Dios". Francisco enfatizó que cada uno de nosotros está llamado a "maravillarse" ante Jesús.

"Asombrarse y maravillarse es lo contrario de dar todo por sentado, es lo contrario de interpretar la realidad que nos rodea y los acontecimientos de la historia sólo según nuestros criterios. Sorprenderse es estar abierto a los demás, comprender las razones de los demás: esta actitud es importante para sanar las relaciones comprometidas entre las personas, y también es indispensable para sanar las heridas abiertas dentro de la familia", dijo el Obispo de Roma.

Pero también buscarlo

A veces perdemos en nuestras vidas al Señor: "Debemos sentirnos angustiados cuando durante más de tres días olvidamos a Jesús, sin rezar, sin leer el Evangelio, sin sentir la necesidad de su presencia y su amistad consoladora. María y José lo buscaron y lo encontraron en el templo mientras enseñaba: es sobre todo en la casa de Dios donde podemos encontrar al divino Maestro y aceptar su mensaje de salvación. En la celebración eucarística tenemos una experiencia viva de Cristo; él nos habla, nos ofrece su Palabra que ilumina nuestro camino, nos dona su Cuerpo en la Eucaristía de la que tomamos fuerzas para afrontar las dificultades de cada día", enseñó el Papa.

El Pontífice concluyó su meditación pidiendo a Dios por las familias "especialmente por aquellas en las que, por diversas razones, faltan la paz y la armonía".

Con información de Vatican News


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El programa de Patronos de las Artes en los Museos Vaticanos cuenta con capítulos en Singapur y Hon ...
 
La peregrinación fue una promesa hecha a Dios, a los no nacidos, a los Caballeros de Colón y a los ...
 
Las religiosas se encuentran en buenas condiciones, según informaron a las autoridades que lograron ...
 
La Conferencia de Obispos Católicos se abstuvo de comentar mientras avanza la investigación polic ...
 
La Madre Agnes Mariam de la Croix, Carmelita Descalza, relató el portento sucedido durante la ocupa ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading