Loading
 
 
 
Loading
 
No olvidar lo que el Señor hizo en nuestra vida, recomienda el Papa en homilía
Loading
 
8 de Marzo de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Viernes, 08-03-2019, Gaudium Press) Al inicio de la Cuaresma, el Papa Francisco celebró misa en la Capilla de la Casa Santa Marta, este jueves, 07/03.

3.jpg

Él recomendó, en la homilía que allí profirió, iniciar la Cuaresma pidiendo la gracia de la memoria, de recordar aquello que el Señor hizo en nuestra vida.

De hecho, dijo el Papa, en el camino rumbo al encuentro con Cristo resucitado es preciso estar atentos a no volver para atrás, no ser sordos en el alma y al peligro de la idolatría.

La reflexión de Francisco fue basada en la Primera Lectura del día, extraída del Deuteronomio que trata de una parte del discurso que Moisés hizo al pueblo para prepararlo para entrar en la Tierra prometida, colocándolo delante de una elección entre la vida y la muerte.

"Es un apelo a nuestra libertad", dijo, para luego explicar tres palabras-claves de Moisés: Si "tú corazón se vuelve para atrás"; "si tú no oyes"; y "si te dejas llevar a postrarte delante de otros dioses":

"Cuando el corazón se vuelve para atrás, cuando toma una estrada que no es la estrada justa -sea atrás, sea otra estrada, pero no va por la estrada justa- pierde la orientación, pierde la brújula, rumbo a la cual debe seguir adelante. Y un corazón sin brújula es un peligro público; es un peligro para la persona y para los otros. Y cuando un corazón toma esa estrada equivocada, es cuando no oye, es cuando se deja llevar, conducirse por los dioses, cuando se torna idólatra.

Sordos en el alma

"También nosotros en algún momento nos tornamos sordos en el alma, no oímos al Señor", dijo el Papa advirtiendo contra los "fuegos de artificio" que nos llaman, "los falsos dioses" que nos llaman a la idolatría.

Ese es el peligro a lo largo de la estrada, "rumbo a la tierra que fue prometida a todos nosotros: la tierra del encuentro con Cristo resucitado."

Gracia de la memoria

La "Cuaresma nos ayuda a caminar en esta estrada", dijo, agregando que "no oír al Señor" y las promesas que nos hizo, es perder la memoria: es cuando se pierde "la memoria de las grandes cosas que el Señor hizo en nuestra vida, que hizo en su Iglesia, en su pueblo, y nos habituamos a caminar nosotros, con nuestras fuerzas", con nuestra autosuficiencia.

Por eso Francisco exhorta a iniciar la Cuaresma pidiendo "la gracia de la memoria".

Después, él vuelve al sermón que Moisés hizo al pueblo, poco antes, cuando lo exhortó, una vez llegado "a aquella tierra" que no conquistó, cuando habrá comido del trigo que no sembró, a recordar de "todo el camino" que el Señor le hizo recorrer.

Pero cuando estamos bien, cuando tenemos todo al alcance de la mano, "espiritualmente seguimos bien", existe el peligro de perder "la memoria del camino", recordó el Papa Francisco:

"El bienestar, inclusive el bienestar espiritual tiene este peligro: el peligro de caer en una cierta amnesia, una falta de memoria: estoy bien así y me olvido de aquello que el Señor hizo en mi vida, de todas las gracias que nos dio y creo que es mérito mío y sigo adelante así. Y ahí el corazón comienza a caminar para atrás, porque no oye la voz del propio corazón: la memoria. La gracia de la memoria."

Sin volver atrás

Francisco recordó un pasaje de la Carta a los Hebreos que parece seguir el mismo esquema, en el cual se exhorta a recordar "los primeros días".

"Perder la memoria es muy común", resaltó el Pontífice: también el pueblo de Israel perdió la memoria.

"En el perder la memoria hay algo de selectivo: recuerdo aquello que me conviene ahora y no recuerdo algo que me amenaza."

Él ejemplificó el hecho de que el pueblo recordaba en el desierto que Dios lo había salvado, "no podía olvidar eso". Pero, este pueblo comenzó a lamentarse por la falta de agua y carne "y a pensar en las cosas que tenía en Egipto", como las cebollas.

Francisco resaltó que esto se trataba de algo "selectivo" porque "se olvida que todas esas cosas las comían en la mesa de la esclavitud".

Memoria que nos coloca en el camino justo

En seguida, el Papa reiteró la invitación a la memoria que nos coloca en el camino justo.

Es preciso "recordar para seguir adelante; no perder la historia: la historia de la salvación, la historia de mi vida, la historia de Jesús conmigo".

No parar, no volver atrás, no dejarse llevar por los ídolos.

La idolatría, efectivamente, "no es solamente ir a un templo pagano y adorar una estatua".

"La idolatría es una actitud del corazón, cuando tú prefieres eso porque es más cómodo para ti y no prefieres al Señor porque lo olvidaste. Al inicio de la Cuaresma nos hará bien a todos pedir la gracia de custodiar la memoria, custodiar la memoria del Señor enteramente, de todo aquello que el Señor hizo en mi vida: como me quiso bien, como me amó."

Y, de ese recuerdo, continuar adelante. Y nos hará bien también repetir continuamente el consejo de Pablo a Timoteo, su amado discípulo: ‘Acuérdate de Jesucristo resucitado de los muertos'.

Repito: ‘Acuérdate de Jesucristo resucitado', acuérdate de Jesús, Jesús que me acompañó hasta ahora y que me acompañará hasta el momento en el cual debo comparecer delante de Él, Jesús glorioso. El Señor nos dé esa gracia de conservar la memoria." (JSG)

(De la Redacción de Gaudium Press, con informaciones de Vatican News)

Loading
No olvidar lo que el Señor hizo en nuestra vida, recomienda el Papa en homilía

Ciudad del Vaticano (Viernes, 08-03-2019, Gaudium Press) Al inicio de la Cuaresma, el Papa Francisco celebró misa en la Capilla de la Casa Santa Marta, este jueves, 07/03.

3.jpg

Él recomendó, en la homilía que allí profirió, iniciar la Cuaresma pidiendo la gracia de la memoria, de recordar aquello que el Señor hizo en nuestra vida.

De hecho, dijo el Papa, en el camino rumbo al encuentro con Cristo resucitado es preciso estar atentos a no volver para atrás, no ser sordos en el alma y al peligro de la idolatría.

La reflexión de Francisco fue basada en la Primera Lectura del día, extraída del Deuteronomio que trata de una parte del discurso que Moisés hizo al pueblo para prepararlo para entrar en la Tierra prometida, colocándolo delante de una elección entre la vida y la muerte.

"Es un apelo a nuestra libertad", dijo, para luego explicar tres palabras-claves de Moisés: Si "tú corazón se vuelve para atrás"; "si tú no oyes"; y "si te dejas llevar a postrarte delante de otros dioses":

"Cuando el corazón se vuelve para atrás, cuando toma una estrada que no es la estrada justa -sea atrás, sea otra estrada, pero no va por la estrada justa- pierde la orientación, pierde la brújula, rumbo a la cual debe seguir adelante. Y un corazón sin brújula es un peligro público; es un peligro para la persona y para los otros. Y cuando un corazón toma esa estrada equivocada, es cuando no oye, es cuando se deja llevar, conducirse por los dioses, cuando se torna idólatra.

Sordos en el alma

"También nosotros en algún momento nos tornamos sordos en el alma, no oímos al Señor", dijo el Papa advirtiendo contra los "fuegos de artificio" que nos llaman, "los falsos dioses" que nos llaman a la idolatría.

Ese es el peligro a lo largo de la estrada, "rumbo a la tierra que fue prometida a todos nosotros: la tierra del encuentro con Cristo resucitado."

Gracia de la memoria

La "Cuaresma nos ayuda a caminar en esta estrada", dijo, agregando que "no oír al Señor" y las promesas que nos hizo, es perder la memoria: es cuando se pierde "la memoria de las grandes cosas que el Señor hizo en nuestra vida, que hizo en su Iglesia, en su pueblo, y nos habituamos a caminar nosotros, con nuestras fuerzas", con nuestra autosuficiencia.

Por eso Francisco exhorta a iniciar la Cuaresma pidiendo "la gracia de la memoria".

Después, él vuelve al sermón que Moisés hizo al pueblo, poco antes, cuando lo exhortó, una vez llegado "a aquella tierra" que no conquistó, cuando habrá comido del trigo que no sembró, a recordar de "todo el camino" que el Señor le hizo recorrer.

Pero cuando estamos bien, cuando tenemos todo al alcance de la mano, "espiritualmente seguimos bien", existe el peligro de perder "la memoria del camino", recordó el Papa Francisco:

"El bienestar, inclusive el bienestar espiritual tiene este peligro: el peligro de caer en una cierta amnesia, una falta de memoria: estoy bien así y me olvido de aquello que el Señor hizo en mi vida, de todas las gracias que nos dio y creo que es mérito mío y sigo adelante así. Y ahí el corazón comienza a caminar para atrás, porque no oye la voz del propio corazón: la memoria. La gracia de la memoria."

Sin volver atrás

Francisco recordó un pasaje de la Carta a los Hebreos que parece seguir el mismo esquema, en el cual se exhorta a recordar "los primeros días".

"Perder la memoria es muy común", resaltó el Pontífice: también el pueblo de Israel perdió la memoria.

"En el perder la memoria hay algo de selectivo: recuerdo aquello que me conviene ahora y no recuerdo algo que me amenaza."

Él ejemplificó el hecho de que el pueblo recordaba en el desierto que Dios lo había salvado, "no podía olvidar eso". Pero, este pueblo comenzó a lamentarse por la falta de agua y carne "y a pensar en las cosas que tenía en Egipto", como las cebollas.

Francisco resaltó que esto se trataba de algo "selectivo" porque "se olvida que todas esas cosas las comían en la mesa de la esclavitud".

Memoria que nos coloca en el camino justo

En seguida, el Papa reiteró la invitación a la memoria que nos coloca en el camino justo.

Es preciso "recordar para seguir adelante; no perder la historia: la historia de la salvación, la historia de mi vida, la historia de Jesús conmigo".

No parar, no volver atrás, no dejarse llevar por los ídolos.

La idolatría, efectivamente, "no es solamente ir a un templo pagano y adorar una estatua".

"La idolatría es una actitud del corazón, cuando tú prefieres eso porque es más cómodo para ti y no prefieres al Señor porque lo olvidaste. Al inicio de la Cuaresma nos hará bien a todos pedir la gracia de custodiar la memoria, custodiar la memoria del Señor enteramente, de todo aquello que el Señor hizo en mi vida: como me quiso bien, como me amó."

Y, de ese recuerdo, continuar adelante. Y nos hará bien también repetir continuamente el consejo de Pablo a Timoteo, su amado discípulo: ‘Acuérdate de Jesucristo resucitado de los muertos'.

Repito: ‘Acuérdate de Jesucristo resucitado', acuérdate de Jesús, Jesús que me acompañó hasta ahora y que me acompañará hasta el momento en el cual debo comparecer delante de Él, Jesús glorioso. El Señor nos dé esa gracia de conservar la memoria." (JSG)

(De la Redacción de Gaudium Press, con informaciones de Vatican News)

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/101747-No-olvidar-lo-que-el-Senor-hizo-en-nuestra-vida--recomienda-el-Papa-en-homilia-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Los inenarrables dolores de Jesús en la Pasión nos enseñan a cargar con nuestra propia cruz. Nos ...
 
Moisés, gran legislador, gran mediador, portador hacia la Tierra Prometida ...
 
Los presbíteros renuevan sus promesas sagradas y su unidad con el Obispo en la Santa Misa Crismal. ...
 
El responsable de la Missio Sui Iuris de Afganistán manifestó su esperanza en la acción de Dios e ...
 
Las mujeres pertenecen a la Fervorosa Hermandad de Nazarenos de la Flagelación y Gloria. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading