Loading
 
 
 
Loading
 
Grupo de 33 varones en una parroquia de EEUU se unen para hacer un desafío de 90 días de fuertes prácticas penitenciales
Loading
 
30 de Marzo de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Dearborn (Sábado, 30-03-2019, Gaudium Press) Un grupo de 33 varones pertenecientes a la parroquia del Divino Niño en Dearborn, Estados Unidos, decidieron unirse a un desafío penitencial que busca ahondar en la práctica de la fe e ir más allá de la penitencia habitual de la Cuaresma. El nombre de la iniciativa es Éxodo 90, y consta de 90 días de sacrificios que comenzó para los feligreses de Dearborn el día 21 de enero para terminar en la Solemnidad de la Pascua.

exodo 90 gaudium press.png
Diseño promocional del desafío Éxodo 90: "Usted no es un hombre débil".
"Éxodo 90 es un ejercicio espiritual para la renovación de la Iglesia. Es un período desafiante de 90 días de oración y ascetismo, apoyado por una fraternidad de hombres de ideas afines", propone la presentación oficial del desafío. Los que realizan el reto destinan de 20 a 60 minutos de oración diara en silencio y meditan pasajes del Libro del Éxodo. También renuncian a la televisión, las películas, los espectáculos deportivos y los videojuegos, así como al alcohol y los postres. Se pide a los practicantes bañarse con agua fría, hacer ejercicio, escuchar música que los ayude a contemplar a Dios y ayunar los días miércoles y viernes.

Todas estas prácticas son apoyadas comunitariamente, por lo que se recomienda emprender el desafío en grupos que se reúnen una vez por semana en el que se ora, se comparte el avance en las prácticas penitenciales y se motiva a seguir adelante. El programa fue diseñado por el P. Brian Doerr y los seminaristas del Seminario Mount St. Mary de Emmitsburg. La práctica surgió como una forma de promover "una libertad personal más perfecta a medida que anticipaban su servicio en la Iglesia", pero se extendió a personas que discernían su vocación al matrimonio o luchaban con algún vicio.

"Creo que este es un recurso tremendo en términos de liberarse de las distracciones en su vida que no son necesariamente inmorales, pero que lo alejan de Dios y de la familia", afirmó el P. Matthew Hood, párroco asociado del Divino Niño quien ya había hecho el reto junto con otros sacerdotes de la Diócesis, a Detroit Catholic. "También ayuda al cuerpo de Cristo, porque así como cuando una persona peca, todos somos afectados, cuando una persona crece en virtud, el cuerpo también lo hace".

Uno de los fieles de la parroquia se sintió inspirado a seguir este ejemplo junto a dos amigos y le propuso al P. Hood abrir la posibilidad a otros feligreses. "Al principio, me preguntó si creía que la gente estaba lista para esto", relató. "Pero a veces creo que alimentamos a las personas con cuchara, y creo que los hombres realmente quieren ser desafiados". Los fieles, que aún avanzan en el desafío, reportaron inicialmente tener mucho más tiempo disponible para Dios y para compartir con la familia, además de un renovado sentido sobre lo poco que habían ofrecido antes en su seguimiento de Cristo.

Con información de Detroit Catholic.

 

Loading
Grupo de 33 varones en una parroquia de EEUU se unen para hacer un desafío de 90 días de fuertes prácticas penitenciales

Dearborn (Sábado, 30-03-2019, Gaudium Press) Un grupo de 33 varones pertenecientes a la parroquia del Divino Niño en Dearborn, Estados Unidos, decidieron unirse a un desafío penitencial que busca ahondar en la práctica de la fe e ir más allá de la penitencia habitual de la Cuaresma. El nombre de la iniciativa es Éxodo 90, y consta de 90 días de sacrificios que comenzó para los feligreses de Dearborn el día 21 de enero para terminar en la Solemnidad de la Pascua.

exodo 90 gaudium press.png
Diseño promocional del desafío Éxodo 90: "Usted no es un hombre débil".
"Éxodo 90 es un ejercicio espiritual para la renovación de la Iglesia. Es un período desafiante de 90 días de oración y ascetismo, apoyado por una fraternidad de hombres de ideas afines", propone la presentación oficial del desafío. Los que realizan el reto destinan de 20 a 60 minutos de oración diara en silencio y meditan pasajes del Libro del Éxodo. También renuncian a la televisión, las películas, los espectáculos deportivos y los videojuegos, así como al alcohol y los postres. Se pide a los practicantes bañarse con agua fría, hacer ejercicio, escuchar música que los ayude a contemplar a Dios y ayunar los días miércoles y viernes.

Todas estas prácticas son apoyadas comunitariamente, por lo que se recomienda emprender el desafío en grupos que se reúnen una vez por semana en el que se ora, se comparte el avance en las prácticas penitenciales y se motiva a seguir adelante. El programa fue diseñado por el P. Brian Doerr y los seminaristas del Seminario Mount St. Mary de Emmitsburg. La práctica surgió como una forma de promover "una libertad personal más perfecta a medida que anticipaban su servicio en la Iglesia", pero se extendió a personas que discernían su vocación al matrimonio o luchaban con algún vicio.

"Creo que este es un recurso tremendo en términos de liberarse de las distracciones en su vida que no son necesariamente inmorales, pero que lo alejan de Dios y de la familia", afirmó el P. Matthew Hood, párroco asociado del Divino Niño quien ya había hecho el reto junto con otros sacerdotes de la Diócesis, a Detroit Catholic. "También ayuda al cuerpo de Cristo, porque así como cuando una persona peca, todos somos afectados, cuando una persona crece en virtud, el cuerpo también lo hace".

Uno de los fieles de la parroquia se sintió inspirado a seguir este ejemplo junto a dos amigos y le propuso al P. Hood abrir la posibilidad a otros feligreses. "Al principio, me preguntó si creía que la gente estaba lista para esto", relató. "Pero a veces creo que alimentamos a las personas con cuchara, y creo que los hombres realmente quieren ser desafiados". Los fieles, que aún avanzan en el desafío, reportaron inicialmente tener mucho más tiempo disponible para Dios y para compartir con la familia, además de un renovado sentido sobre lo poco que habían ofrecido antes en su seguimiento de Cristo.

Con información de Detroit Catholic.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Más de 200 muertos y 400 heridos es el saldo de la más reciente expresión de violencia anticristi ...
 
Los 120 Mártires canonizados por San Juan Pablo II son el nuevo objetivo de la lucha del régimen c ...
 
Los nuevos miembros de la Iglesia deben asociarse a la misión evangelizadora de la Iglesia. ...
 
Ayer, en la Misa de la Resurrección del Señor, el Pontífice se dirigió a los feligreses que ocup ...
 
Los 294 catecúmenos estaban así distribuidos: 154 son de la capital Phnom Penh, 80 son de la ciuda ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading