Loading
 
 
 
Loading
 
Jornada Diocesana de la Juventud y Domingo de Ramos son celebrados en Río de Janeiro
Loading
 
16 de Abril de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Rio de Janeiro (Martes, 16-04-2019, Gaudium Press) La Iglesia celebró este último domingo, 14 de abril, la entrada triunfal de Nuestro Señor Jesucristo en Jerusalén. Recordando ese acontecimiento, en el cual el pueblo cortó hojas de palmeras para cubrir el suelo por donde Jesús pasó montado en un borrico, pocos días antes de padecer en la cruz, a esa celebración se le dio el nombre de Domingo de Ramos.

En la ciudad de Río de Janeiro, el arzobispo local, Cardenal Orani João Tempesta, presidió la celebración en la Catedral Metropolitana de San Sebastián, con una Bendición y Procesión de los Ramos.

11.jpg

En su homilía, el purpurado recordó la Jornada Diocesana de la Juventud (JDJ), también celebrada en esta fecha, en la cual los jóvenes del mundo entero se reúnen en sus diócesis para participar de esa versión diocesana de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Creada en la década del año 1980 por el entonces Papa Juan Pablo II, el evento de este año tuvo el tema inspirado en el Año Vocacional Sacerdotal: "He aquí la sierva del Señor. Hágase en mi según tu palabra" (Lc 1, 38).

"En ese año vocacional arquidiocesano nosotros bendecimos a Dios por tantas y tan bellas vocaciones que tenemos en la iglesia de Río de Janeiro, en especial, por nuestras vocaciones sacerdotales. Al mismo tiempo, también pedimos al Señor por todas las realidades en la que están insertados nuestros jóvenes... Sea en las parroquias, en los varios movimientos y pastorales, por aquellos que están presos por la droga o por el alcohol, aquellos que están alejados de Dios, por los que están privados de libertad, en fin... En tantas otras situaciones que la Iglesia mira con cariño y busca anunciar a Jesucristo", resaltó el Cardenal Tempesta.

El Arzobispo de Rio de Janeiro destacó también el significado del Domingo de Ramos y de la Pasión del Señor, subrayando la importancia de aclamar a Aquel que vino, viene y vendrá - Jesucristo, Nuestro Señor - y da sentido a nuestras cruces y a nuestras vidas, dándonos la certeza de la vida nueva.

"Con esta Procesión de los Ramos queremos también hacer nuestra parte de actualización, de acoger a Jesucristo. Cuando llega a Jerusalén, su ciudad, Él es acogido por los hijos de los hebreos que cantan con ramos de olivo: ‘Bendito los que vienen en nombre del Señor! Jesús, rey de Israel, hosanna en las alturas!' Que también nosotros, jóvenes y adultos, niños y ancianos, casados y solteros, consagrados y laicos, podamos encontrar y acoger a Jesucristo que viene y pasa en nuestras vidas. ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Nosotros precisamos verlo y encontrarlo!", exhortó.

Concluyendo su homilía, Mons. Orani manifestó su deseo de que "después de esos 40 días de Cuaresma la gente pueda anunciar en esta semana la alegría de estar con Cristo y proclamar, el próximo domingo, la Pascua del Señor, que vence el pecado y la muerte. Con los ramos en las manos, hacemos ese gesto de actualización y aclamamos a Aquel que vino, viene y vendrá: Jesucristo, Nuestro Señor, que da sentido a nuestras cruces, nuestras vidas, y nos da la certeza de la vida nueva". (EPC)

 

Loading
Jornada Diocesana de la Juventud y Domingo de Ramos son celebrados en Río de Janeiro

Rio de Janeiro (Martes, 16-04-2019, Gaudium Press) La Iglesia celebró este último domingo, 14 de abril, la entrada triunfal de Nuestro Señor Jesucristo en Jerusalén. Recordando ese acontecimiento, en el cual el pueblo cortó hojas de palmeras para cubrir el suelo por donde Jesús pasó montado en un borrico, pocos días antes de padecer en la cruz, a esa celebración se le dio el nombre de Domingo de Ramos.

En la ciudad de Río de Janeiro, el arzobispo local, Cardenal Orani João Tempesta, presidió la celebración en la Catedral Metropolitana de San Sebastián, con una Bendición y Procesión de los Ramos.

11.jpg

En su homilía, el purpurado recordó la Jornada Diocesana de la Juventud (JDJ), también celebrada en esta fecha, en la cual los jóvenes del mundo entero se reúnen en sus diócesis para participar de esa versión diocesana de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Creada en la década del año 1980 por el entonces Papa Juan Pablo II, el evento de este año tuvo el tema inspirado en el Año Vocacional Sacerdotal: "He aquí la sierva del Señor. Hágase en mi según tu palabra" (Lc 1, 38).

"En ese año vocacional arquidiocesano nosotros bendecimos a Dios por tantas y tan bellas vocaciones que tenemos en la iglesia de Río de Janeiro, en especial, por nuestras vocaciones sacerdotales. Al mismo tiempo, también pedimos al Señor por todas las realidades en la que están insertados nuestros jóvenes... Sea en las parroquias, en los varios movimientos y pastorales, por aquellos que están presos por la droga o por el alcohol, aquellos que están alejados de Dios, por los que están privados de libertad, en fin... En tantas otras situaciones que la Iglesia mira con cariño y busca anunciar a Jesucristo", resaltó el Cardenal Tempesta.

El Arzobispo de Rio de Janeiro destacó también el significado del Domingo de Ramos y de la Pasión del Señor, subrayando la importancia de aclamar a Aquel que vino, viene y vendrá - Jesucristo, Nuestro Señor - y da sentido a nuestras cruces y a nuestras vidas, dándonos la certeza de la vida nueva.

"Con esta Procesión de los Ramos queremos también hacer nuestra parte de actualización, de acoger a Jesucristo. Cuando llega a Jerusalén, su ciudad, Él es acogido por los hijos de los hebreos que cantan con ramos de olivo: ‘Bendito los que vienen en nombre del Señor! Jesús, rey de Israel, hosanna en las alturas!' Que también nosotros, jóvenes y adultos, niños y ancianos, casados y solteros, consagrados y laicos, podamos encontrar y acoger a Jesucristo que viene y pasa en nuestras vidas. ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Nosotros precisamos verlo y encontrarlo!", exhortó.

Concluyendo su homilía, Mons. Orani manifestó su deseo de que "después de esos 40 días de Cuaresma la gente pueda anunciar en esta semana la alegría de estar con Cristo y proclamar, el próximo domingo, la Pascua del Señor, que vence el pecado y la muerte. Con los ramos en las manos, hacemos ese gesto de actualización y aclamamos a Aquel que vino, viene y vendrá: Jesucristo, Nuestro Señor, que da sentido a nuestras cruces, nuestras vidas, y nos da la certeza de la vida nueva". (EPC)

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Los homenajes iniciarán el sábado 27 de abril y se extenderán hasta el domingo 5 de mayo. Los fes ...
 
Un decreto della Congregazione per il Culto Divino e la Disciplina dei Sacramenti ha stabilito nel c ...
 
Por medio de los atractivos buenos, bellos y verdaderos encontrados en la naturaleza material que no ...
 
El evento es promovido por la coordinación nacional de los Consejos Misioneros de Seminaristas y po ...
 
En su paso por San Pablo, una de las cuatro ciudades que visitará, el purpurado participará de dos ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading