Loading
 
 
 
Loading
 
La Eucaristía: alimento espiritual que el Buen Pastor nos ofrece
Loading
 
26 de Abril de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Viernes, 26-04-2019, Gaudium Press) Entre las más bellas figuras presentadas por Nuestro Señor, para hacernos comprender cuánto somos amados por Él, está la del pastor que cuida diligentemente de sus ovejas. El Evangelio de San Juan nos trae luces maravillosas que nos revelan a qué extremos el Buen Pastor se entrega a nosotros, con vistas a darnos la vida eterna.

Sumerjámonos en estas embriagadoras luces y dejémonos amar por Él y recíprocamente amémoslo con verdadera adoración.

Tenemos en el orden creado por Dios, elementos ricos en simbología que facilitan la comprensión de los atributos absolutos del Creador. Desde los minerales hasta los hombres y el universo angélico, encontramos aspectos que nos auxilian en la práctica del Primer Mandamiento, en el amor a Dios sobre todas las cosas.

5.jpg

De los más conmovedores símbolos que el propio Jesús Salvador presentó en sus predicaciones y metáforas, está el del Buen Pastor que cela por sus ovejas. En esta figura del Buen Pastor, así se manifiesta divinamente:

"Mis ovejas oyen mi voz, Yo las conozco, y ellas me siguen. Yo les doy la vida eterna; ellas jamás han de perecer, y nadie las robará de mi mano. Mi Padre, que me las dio, es mayor que todas las cosas; y nadie puede arrebatarlas de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos uno" (Jn 10, 27-30).

Verdad es que las criaturas nos sirven para ascender a Dios, desde una roca, una hormiga hasta un serafín. Entretanto, en el ápice de la creación está la Humanidad perfecta del Verbo Encarnado. Y, por tanto, "para nosotros nunca hubo ni habrá modelo igual y, menos todavía, superior a Jesucristo; sin embargo, nos conmueve hasta la última fimbria de nuestra sensibilidad verlo reflejado en la figura del Buen Pastor que cuida cariñosamente de sus ovejas" - como enseña Mons. João S. Clá Dias, EP. 1

Este cuidado, lleno de diligencia, que Jesús tiene por nosotros, en grado absoluto, como un celoso y buen pastor tiene por su rebaño, llega a un extremo que solo Dios lo puede concebir y realizar.

Busquemos alcanzar la altura de esta entrega del Divino Pastor por nosotros, a través de la explicitación del Fundador de los Heraldos:
"Jesús pasa a representarse, ya no solo como el Pastor, sino también como el pasto, pues confiere a las ovejas su propia vida.

Llevemos en cuenta que hasta incluso la vida física de ellas es alimentada por un ‘pasto', criatura suya, pues nada existe que no haya tenido en Él su origen."

Alimento espiritual: la Palabra de Dios y la Gracia

"Además, ellas son nutridas espiritualmente a través de su palabra, dado que, conforme Él mismo dice, ‘no solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios' (Mt 4, 4)."

"Y, por encima de todo, por la gracia (semilla de la gloria eterna), en función de la cual la propia vida de Cristo se introduce en sus almas y es alimentada por los Sacramentos, en especial la Eucaristía". 2

Aquí está el ápice de su amor por nosotros. Jesús, el Buen Pastor, se entrega a nosotros, en el Sacramento de la Eucaristía, "sacramento de la piedad, señal de unidad, vínculo de la caridad, banquete pascual en que Cristo es recibido como alimento, el espíritu es acumulado de gracia y nos es dado el compromiso de la gloria futura". 3

El insuperable alimento de la vida de las ovejas del Buen Pastor: La Eucaristía

Y continúa Mons. João S. Clá Dias, EP: "Así, la espiritualidad de ellas [almas] se va robusteciendo y siendo vivificadas en Él. Su propia Carne, Sangre, Alma y Divinidad constituyen el insuperable alimento de la vida de sus ovejas. Y en la eternidad, la gracia se transformará en gloria, recibiendo de Él su propia vida". 4

Como debemos así, acercarnos al Santísimo Sacramento, el pan espiritual por excelencia, y de él alimentarnos. Conforme nos dice San Juan Bosco, si nosotros tenemos "que comer todos los días, ¿por qué no comulgar todos los días?". Y nos aconseja: "Cristiano, si usted quiere hacer la acción más eficaz para vencer las tentaciones, y la más segura para hacerte perseverar en el bien, comulgue siempre que pueda". 5

Mediante la Comunión, transpuesta nuestra existencia terrena, recibiremos el Cielo. ¿Qué esto significa? "Entrar a la vida eterna significa estar libre de todos los tormentos y pasiones: ambiciones, envidias, odios, etc., como también haber sido perdonado de todos los pecados y desvaríos". 6

¡Que seamos estas verdaderas ovejas que pertenecen al rebaño del Buen Pastor, solícitas a su voz, recibamos a Él en la Eucaristía - nuestro verdadero alimento espiritual - y así ganaremos el premio de la vida eterna!

Por Adilson Costa da Costa

..................................................

1-Mons. João S. Clá Dias, EP. Uma nota de altíssima beleza na criação. In: O inédito sobre os Evangelhos. v. V, Coedição internacional de Città del Vaticano: Libreria Editrice Vaticana, São Paulo: Instituto Lumen Sapientiae, 2012, p. 310.
2- Mons. João S. Clá Dias, EP. Idem, p. 318-319.
3- Catecismo da Igreja Católica. Tópico n. 365: O Sacramento da Eucaristia. 11ª ed. São Paulo: Loyola, 2001, p. 1323.
4- Mons. João S. Clá Dias, EP. Idem, p. 319.
5- Teresio Bosco. Os pensamentos de D. Bosco. Tradução de Jacy Cogo. Brasília: ABC Gráfica
Editora, 2001, p. 21-22.
6- Mons. João Clá S. Clá Dias, idem, p. 319.

 

 

Loading
La Eucaristía: alimento espiritual que el Buen Pastor nos ofrece

Redacción (Viernes, 26-04-2019, Gaudium Press) Entre las más bellas figuras presentadas por Nuestro Señor, para hacernos comprender cuánto somos amados por Él, está la del pastor que cuida diligentemente de sus ovejas. El Evangelio de San Juan nos trae luces maravillosas que nos revelan a qué extremos el Buen Pastor se entrega a nosotros, con vistas a darnos la vida eterna.

Sumerjámonos en estas embriagadoras luces y dejémonos amar por Él y recíprocamente amémoslo con verdadera adoración.

Tenemos en el orden creado por Dios, elementos ricos en simbología que facilitan la comprensión de los atributos absolutos del Creador. Desde los minerales hasta los hombres y el universo angélico, encontramos aspectos que nos auxilian en la práctica del Primer Mandamiento, en el amor a Dios sobre todas las cosas.

5.jpg

De los más conmovedores símbolos que el propio Jesús Salvador presentó en sus predicaciones y metáforas, está el del Buen Pastor que cela por sus ovejas. En esta figura del Buen Pastor, así se manifiesta divinamente:

"Mis ovejas oyen mi voz, Yo las conozco, y ellas me siguen. Yo les doy la vida eterna; ellas jamás han de perecer, y nadie las robará de mi mano. Mi Padre, que me las dio, es mayor que todas las cosas; y nadie puede arrebatarlas de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos uno" (Jn 10, 27-30).

Verdad es que las criaturas nos sirven para ascender a Dios, desde una roca, una hormiga hasta un serafín. Entretanto, en el ápice de la creación está la Humanidad perfecta del Verbo Encarnado. Y, por tanto, "para nosotros nunca hubo ni habrá modelo igual y, menos todavía, superior a Jesucristo; sin embargo, nos conmueve hasta la última fimbria de nuestra sensibilidad verlo reflejado en la figura del Buen Pastor que cuida cariñosamente de sus ovejas" - como enseña Mons. João S. Clá Dias, EP. 1

Este cuidado, lleno de diligencia, que Jesús tiene por nosotros, en grado absoluto, como un celoso y buen pastor tiene por su rebaño, llega a un extremo que solo Dios lo puede concebir y realizar.

Busquemos alcanzar la altura de esta entrega del Divino Pastor por nosotros, a través de la explicitación del Fundador de los Heraldos:
"Jesús pasa a representarse, ya no solo como el Pastor, sino también como el pasto, pues confiere a las ovejas su propia vida.

Llevemos en cuenta que hasta incluso la vida física de ellas es alimentada por un ‘pasto', criatura suya, pues nada existe que no haya tenido en Él su origen."

Alimento espiritual: la Palabra de Dios y la Gracia

"Además, ellas son nutridas espiritualmente a través de su palabra, dado que, conforme Él mismo dice, ‘no solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios' (Mt 4, 4)."

"Y, por encima de todo, por la gracia (semilla de la gloria eterna), en función de la cual la propia vida de Cristo se introduce en sus almas y es alimentada por los Sacramentos, en especial la Eucaristía". 2

Aquí está el ápice de su amor por nosotros. Jesús, el Buen Pastor, se entrega a nosotros, en el Sacramento de la Eucaristía, "sacramento de la piedad, señal de unidad, vínculo de la caridad, banquete pascual en que Cristo es recibido como alimento, el espíritu es acumulado de gracia y nos es dado el compromiso de la gloria futura". 3

El insuperable alimento de la vida de las ovejas del Buen Pastor: La Eucaristía

Y continúa Mons. João S. Clá Dias, EP: "Así, la espiritualidad de ellas [almas] se va robusteciendo y siendo vivificadas en Él. Su propia Carne, Sangre, Alma y Divinidad constituyen el insuperable alimento de la vida de sus ovejas. Y en la eternidad, la gracia se transformará en gloria, recibiendo de Él su propia vida". 4

Como debemos así, acercarnos al Santísimo Sacramento, el pan espiritual por excelencia, y de él alimentarnos. Conforme nos dice San Juan Bosco, si nosotros tenemos "que comer todos los días, ¿por qué no comulgar todos los días?". Y nos aconseja: "Cristiano, si usted quiere hacer la acción más eficaz para vencer las tentaciones, y la más segura para hacerte perseverar en el bien, comulgue siempre que pueda". 5

Mediante la Comunión, transpuesta nuestra existencia terrena, recibiremos el Cielo. ¿Qué esto significa? "Entrar a la vida eterna significa estar libre de todos los tormentos y pasiones: ambiciones, envidias, odios, etc., como también haber sido perdonado de todos los pecados y desvaríos". 6

¡Que seamos estas verdaderas ovejas que pertenecen al rebaño del Buen Pastor, solícitas a su voz, recibamos a Él en la Eucaristía - nuestro verdadero alimento espiritual - y así ganaremos el premio de la vida eterna!

Por Adilson Costa da Costa

..................................................

1-Mons. João S. Clá Dias, EP. Uma nota de altíssima beleza na criação. In: O inédito sobre os Evangelhos. v. V, Coedição internacional de Città del Vaticano: Libreria Editrice Vaticana, São Paulo: Instituto Lumen Sapientiae, 2012, p. 310.
2- Mons. João S. Clá Dias, EP. Idem, p. 318-319.
3- Catecismo da Igreja Católica. Tópico n. 365: O Sacramento da Eucaristia. 11ª ed. São Paulo: Loyola, 2001, p. 1323.
4- Mons. João S. Clá Dias, EP. Idem, p. 319.
5- Teresio Bosco. Os pensamentos de D. Bosco. Tradução de Jacy Cogo. Brasília: ABC Gráfica
Editora, 2001, p. 21-22.
6- Mons. João Clá S. Clá Dias, idem, p. 319.

 

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/102768-La-Eucaristia--alimento-espiritual-que-el-Buen-Pastor-nos-ofrece-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Los homenajes marianos, que comenzaron el 15 de agosto con la bajada de Nuestra Señora de su camar ...
 
El pasado sábado, 14, la Catedral Basílica de la Inmaculada Concepción, quedó repleta de fieles ...
 
En la frontera con el estado de San Pablo, rodeado de verdes montes, se localiza el municipio minero ...
 
Por sexto año consecutivo los franciscanos de la Custodia de Tierra Santa organizan el festival que ...
 
La mistica Teresa d'Avila o meglio Teresa di Gesù, è stata una religiosa maestra di obbedienza e d ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading