Loading
 
 
 
Loading
 
El prisionero de lo virtual pierde el gusto de la realidad, dice el Papa, en Macedonia
Loading
 
8 de Mayo de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Skopje - Macedonia (Miércoles, 08-05-2019, Gaudium Press) En la primera Misa celebrada por un Pontífice en Macedonia, Francisco hizo su homilía basándose en el Evangelio de Juan 6, 35, más específicamente en el versículo: "Quien viene a Mí no tendrá más hambre y quien cree en Mí jamás tendrá sed".

La celebración la presidió en una plaza, en la capital Skopje.

Realidad virtual.jpg

Prisioneros de la virtualidad

Dijo el Papa Francisco: "El Señor vino para dar vida al mundo y siempre lo hace de una manera que consigue desafiar la mezquindad de nuestros cálculos, la mediocridad de nuestras expectativas y la superficialidad de nuestros intelectualismos".

Según dijo Francisco, la multitud reunida alrededor de Jesús descubrió que el hambre de pan tenía también otros nombres: hambre de Dios, hambre de fraternidad, hambre de encuentro y de fiesta compartida.

Para el Pontífice, al contrario, "nos habituamos a comer el pan duro de la desinformación, y acabamos prisioneros del descrédito, de los rótulos y la infamia; juzgamos que el conformismo saciaría nuestra sed, y acabamos por llenarnos de indiferencia e insensibilidad; nos alimentamos con sueños de esplendor y grandeza, y acabamos por comer distracción, cierre y soledad; nos empanturramos de conexiones, y perdimos el gusto de la fraternidad. Prisioneros de la virtualidad, perdimos el gusto y el sabor de la realidad".

¿Cuál es nuestra hambre?

Debemos decir con fuerza y sin miedo: tenemos hambre, Señor, afirmó el Papa:

"Hambre de pan, hambre de fraternidad, hambre de Dios."

De acuerdo con el Papa, debemos salir de nuestras soledades, de la indiferencia y abrirnos a la ternura y la conersión.

Según Francisco, la Madre Teresa de Calcuta, que nació en Skopje, conocía bien esta hambre, al punto de fundar su vida sobre dos pilares: ¡Jesús encarnado en la Eucaristía y Jesús encarnado en los pobres!

El "amor de Dios y amor del prójimo se funden en un todo: en el más pequeñito, encontramos el propio Jesús y, en Jesús, encontramos a Dios", dijo el Pontífice citando la Encíclica "Deus caritas est" de Benedicto XVI.

"Alentémonos unos a otros a levantarnos de pie y experimentar la abundancia de su amor; dejemos que Él sacie nuestra hambre y sed en el sacramento del altar y en el sacramento del hermano", señaló el Francisco para concluir. (JSG)

De la Redacción Gaudium Press, con informaciones Vatican News.

 

Loading
El prisionero de lo virtual pierde el gusto de la realidad, dice el Papa, en Macedonia

Skopje - Macedonia (Miércoles, 08-05-2019, Gaudium Press) En la primera Misa celebrada por un Pontífice en Macedonia, Francisco hizo su homilía basándose en el Evangelio de Juan 6, 35, más específicamente en el versículo: "Quien viene a Mí no tendrá más hambre y quien cree en Mí jamás tendrá sed".

La celebración la presidió en una plaza, en la capital Skopje.

Realidad virtual.jpg

Prisioneros de la virtualidad

Dijo el Papa Francisco: "El Señor vino para dar vida al mundo y siempre lo hace de una manera que consigue desafiar la mezquindad de nuestros cálculos, la mediocridad de nuestras expectativas y la superficialidad de nuestros intelectualismos".

Según dijo Francisco, la multitud reunida alrededor de Jesús descubrió que el hambre de pan tenía también otros nombres: hambre de Dios, hambre de fraternidad, hambre de encuentro y de fiesta compartida.

Para el Pontífice, al contrario, "nos habituamos a comer el pan duro de la desinformación, y acabamos prisioneros del descrédito, de los rótulos y la infamia; juzgamos que el conformismo saciaría nuestra sed, y acabamos por llenarnos de indiferencia e insensibilidad; nos alimentamos con sueños de esplendor y grandeza, y acabamos por comer distracción, cierre y soledad; nos empanturramos de conexiones, y perdimos el gusto de la fraternidad. Prisioneros de la virtualidad, perdimos el gusto y el sabor de la realidad".

¿Cuál es nuestra hambre?

Debemos decir con fuerza y sin miedo: tenemos hambre, Señor, afirmó el Papa:

"Hambre de pan, hambre de fraternidad, hambre de Dios."

De acuerdo con el Papa, debemos salir de nuestras soledades, de la indiferencia y abrirnos a la ternura y la conersión.

Según Francisco, la Madre Teresa de Calcuta, que nació en Skopje, conocía bien esta hambre, al punto de fundar su vida sobre dos pilares: ¡Jesús encarnado en la Eucaristía y Jesús encarnado en los pobres!

El "amor de Dios y amor del prójimo se funden en un todo: en el más pequeñito, encontramos el propio Jesús y, en Jesús, encontramos a Dios", dijo el Pontífice citando la Encíclica "Deus caritas est" de Benedicto XVI.

"Alentémonos unos a otros a levantarnos de pie y experimentar la abundancia de su amor; dejemos que Él sacie nuestra hambre y sed en el sacramento del altar y en el sacramento del hermano", señaló el Francisco para concluir. (JSG)

De la Redacción Gaudium Press, con informaciones Vatican News.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La decisión genera inquietud en una época de aumento de vulneraciones a esta libertad por parte de ...
 
El establecimiento parroquial se surte con los donativos de los fieles locales y poco a poco consigu ...
 
Un viaggio che per metterà al Pontefice di incontrare il patriarca e di celebrare la Liturgia con l ...
 
Tutti gli anni, il 22 maggio una grande festa in onore di Santa Rita organizzata dagli Araldi del Va ...
 
El Arzobispo de Utrecht, Países Bajos, concedió una entrevista en la cual manifestó una fuerte p ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading