Loading
 
 
 
Loading
 
Obispo y sacerdotes estadounidenses afirman que proteger el secreto de Confesión es esencial para la sociedad
Loading
 
5 de Junio de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Washington (Miércoles, 05-06-2019, Gaudium Press) El reciente avance de un proyecto de ley en el estado de California, Estados Unidos, que vulnera el Secreto de Confesión ha puesto de relieve la importancia del Sacramento en la vida de la Iglesia. El Obispo auxiliar de Portland, Mons. Peter L. Smith, recordó que los sacerdotes valoran tanto la sacralidad de la Confesión que no existe posibilidad alguna de que la norma que les impone denunciar hechos criminales conocidos a través del Sacramento sea obedecida.

CONFESION GAUDIUM PRESS.jpg
Los sacerdotes afirman estar dispuestos a enfrentar las consecuencias del desacato de la ley. 
En la Penitencia, "las personas se encuentran con la misericordia de Dios. Ellos encuentran el perdón de Dios para ellos, pero también se encuentran con que el Señor les ayuda a vivir su vida más plenamente como Él los llama", expuso el prelado, quien afirmó que esta confianza se traicionaría si existiera la sospecha de que cualquier información de las confesiones pudiera ser revelada. "Esta es la forma como deberíamos experimentar el sacramento de la reconciliación".

La forma de proteger de manera práctica el sigilo sacramental es el establecimiento de una pena muy severa, la de la excomunicación automática, a quienes revelen los contenidos de una confesión sacramental. Esta pena está reservada al Sumo Pontífice, de forma que sólo él y las personas a quien él autorice directamente tienen potestad para levantar la pena. Esto significa un grave peligro para la salvación del alma, de forma que los sacerdotes no cederán fácilmente a las presiones de un estado. "Yo nunca, jamás permitiría que me forzaran a decirles cualquier cosa que haya oído en el confesionario", comentó a CNS el P. Lawrence C. Goode, Párroco de San Francisco de Asís en Palo Alto, California. "Ciertamente, estaría dispuesto a ir a la cárcel por eso".

La forma actual de la Confesión es fruto de un desarrollo introducido por los monjes irlandeses en el siglo VI, ya que en sus inicios la Penitencia era un proceso grupal y público admitido una sola vez en la vida. "Una de las cosas más importantes y probablemente ignorada sobre la confesión es que, ante todo, es una necesidad humana", indicó el P. Thomas V. Berg, profesor de teología moral en el Seminario de San José en Yonkers, Nueva York. "Durante siglos los laicos han tenido la confianza y la certeza de que ese es el único lugar donde podrían aliviar la conciencia de cualquier cosa".

Con información de Detroit Catholic.

 

Loading
Obispo y sacerdotes estadounidenses afirman que proteger el secreto de Confesión es esencial para la sociedad

Washington (Miércoles, 05-06-2019, Gaudium Press) El reciente avance de un proyecto de ley en el estado de California, Estados Unidos, que vulnera el Secreto de Confesión ha puesto de relieve la importancia del Sacramento en la vida de la Iglesia. El Obispo auxiliar de Portland, Mons. Peter L. Smith, recordó que los sacerdotes valoran tanto la sacralidad de la Confesión que no existe posibilidad alguna de que la norma que les impone denunciar hechos criminales conocidos a través del Sacramento sea obedecida.

CONFESION GAUDIUM PRESS.jpg
Los sacerdotes afirman estar dispuestos a enfrentar las consecuencias del desacato de la ley. 
En la Penitencia, "las personas se encuentran con la misericordia de Dios. Ellos encuentran el perdón de Dios para ellos, pero también se encuentran con que el Señor les ayuda a vivir su vida más plenamente como Él los llama", expuso el prelado, quien afirmó que esta confianza se traicionaría si existiera la sospecha de que cualquier información de las confesiones pudiera ser revelada. "Esta es la forma como deberíamos experimentar el sacramento de la reconciliación".

La forma de proteger de manera práctica el sigilo sacramental es el establecimiento de una pena muy severa, la de la excomunicación automática, a quienes revelen los contenidos de una confesión sacramental. Esta pena está reservada al Sumo Pontífice, de forma que sólo él y las personas a quien él autorice directamente tienen potestad para levantar la pena. Esto significa un grave peligro para la salvación del alma, de forma que los sacerdotes no cederán fácilmente a las presiones de un estado. "Yo nunca, jamás permitiría que me forzaran a decirles cualquier cosa que haya oído en el confesionario", comentó a CNS el P. Lawrence C. Goode, Párroco de San Francisco de Asís en Palo Alto, California. "Ciertamente, estaría dispuesto a ir a la cárcel por eso".

La forma actual de la Confesión es fruto de un desarrollo introducido por los monjes irlandeses en el siglo VI, ya que en sus inicios la Penitencia era un proceso grupal y público admitido una sola vez en la vida. "Una de las cosas más importantes y probablemente ignorada sobre la confesión es que, ante todo, es una necesidad humana", indicó el P. Thomas V. Berg, profesor de teología moral en el Seminario de San José en Yonkers, Nueva York. "Durante siglos los laicos han tenido la confianza y la certeza de que ese es el único lugar donde podrían aliviar la conciencia de cualquier cosa".

Con información de Detroit Catholic.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

"Definimos hedonismo como la idea -más o menos bruta, más o menos consciente- de que la felicidad ...
 
Il 10 maggio si è aperta la fase diocesana nell’Aula della Conciliazione del Palazzo Lateranense, ...
 
Reproducimos la homilía proferida por Mons. Georg Gänswein, prefecto de la Casa Pontificia, en la ...
 
Desde este 26 de junio hasta el día 29 se desarrollan en Roma las Jornadas Internacionales de Edito ...
 
En la mañana de este miércoles, durante la Audiencia General, el Papa Francisco estuvo en la Plaza ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading