Loading
 
 
 
Loading
 
Ante la tragedia, fundarse en la esperanza que aporta el Espíritu Santo, indicó el Papa
Loading
 
16 de Junio de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Camerino - Italia (Domingo, 16-06-2016, Gaudum Press) El Papa Francisco ha realizado hoy una visita apostólica a la ciudad de Camerino, al noreste de Roma, población que resultó bastante afectada en el terremoto de 2016, particularmente el casco antiguo. Allí llevó el Pontífice su mensaje de aliento.

2.png

El Papa ofició una misa de la que destacamos algunos trechos de la homilía.

Teniendo presente casas en ruinas y lugares donde aún hay escombros, el Papa habló de la relación de Dios con los hombres:

"¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria? Dios que nos recuerda, Dios que sana nuestros recuerdos heridos ungiéndolos con esperanza, Dios que está cerca de nosotros para levantarnos desde dentro, nos ayuda a ser buenos constructores, consoladores de corazones". El Papa convocó a no dejarse abatir por la desesperanza, confiados en la ayuda de Dios.

El Papa recordó la promesa de Jesús, de que vendría el Espíritu Santo "el Consolador, el que no nos deja solos bajo las cargas de la vida. Es Él quien transforma nuestra memoria esclava en memoria libre, las heridas del pasado en recuerdos de salvación. Él hace en nosotros lo que ha hecho por Jesús: sus heridas, esas heridas feas talladas por el mal, por el poder del Espíritu Santo se han convertido en canales de misericordia, heridas luminosas en las que brilla el amor de Dios, un amor que se eleva, que resucita. Esto es lo que hace el Espíritu Santo cuando lo invitamos a nuestras heridas. Él unge los malos recuerdos con el bálsamo de la esperanza, porque el Espíritu Santo es el reconstructor de la esperanza".

Contrario a las esperanzas terrenales, que son pasajeras, la esperanza infundida por el Espíritu Santo es "de larga conservación".

El Pontífice continuó meditando sobre la acción del Espíritu Santo en nuestras almas:

"Él, que es Espíritu, entra en nuestro espíritu y así nos consuela desde dentro, nos trae la ternura de Dios dentro de nosotros. Con Dios, la carga de la vida no permanece sobre nuestros hombros: el Espíritu, a quien nombramos cada vez que hacemos la señal De la cruz, justo cuando nos tocamos la espalda, viene a darnos fuerza, a alentarnos, a soportar los pesos. De hecho, es un especialista en resucitar, criar, reconstruir. Se necesita más fuerza para reparar que para construir, para comenzar de nuevo que para iniciar, para reconciliarse que para ponerse de acuerdo. Esta es la fuerza que Dios nos da. Por lo tanto, el que se acerca a Dios no se derriba, comienza de nuevo, intenta de nuevo, reconstruye".

Con información de Vatican News

Loading
Ante la tragedia, fundarse en la esperanza que aporta el Espíritu Santo, indicó el Papa

Camerino - Italia (Domingo, 16-06-2016, Gaudum Press) El Papa Francisco ha realizado hoy una visita apostólica a la ciudad de Camerino, al noreste de Roma, población que resultó bastante afectada en el terremoto de 2016, particularmente el casco antiguo. Allí llevó el Pontífice su mensaje de aliento.

2.png

El Papa ofició una misa de la que destacamos algunos trechos de la homilía.

Teniendo presente casas en ruinas y lugares donde aún hay escombros, el Papa habló de la relación de Dios con los hombres:

"¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria? Dios que nos recuerda, Dios que sana nuestros recuerdos heridos ungiéndolos con esperanza, Dios que está cerca de nosotros para levantarnos desde dentro, nos ayuda a ser buenos constructores, consoladores de corazones". El Papa convocó a no dejarse abatir por la desesperanza, confiados en la ayuda de Dios.

El Papa recordó la promesa de Jesús, de que vendría el Espíritu Santo "el Consolador, el que no nos deja solos bajo las cargas de la vida. Es Él quien transforma nuestra memoria esclava en memoria libre, las heridas del pasado en recuerdos de salvación. Él hace en nosotros lo que ha hecho por Jesús: sus heridas, esas heridas feas talladas por el mal, por el poder del Espíritu Santo se han convertido en canales de misericordia, heridas luminosas en las que brilla el amor de Dios, un amor que se eleva, que resucita. Esto es lo que hace el Espíritu Santo cuando lo invitamos a nuestras heridas. Él unge los malos recuerdos con el bálsamo de la esperanza, porque el Espíritu Santo es el reconstructor de la esperanza".

Contrario a las esperanzas terrenales, que son pasajeras, la esperanza infundida por el Espíritu Santo es "de larga conservación".

El Pontífice continuó meditando sobre la acción del Espíritu Santo en nuestras almas:

"Él, que es Espíritu, entra en nuestro espíritu y así nos consuela desde dentro, nos trae la ternura de Dios dentro de nosotros. Con Dios, la carga de la vida no permanece sobre nuestros hombros: el Espíritu, a quien nombramos cada vez que hacemos la señal De la cruz, justo cuando nos tocamos la espalda, viene a darnos fuerza, a alentarnos, a soportar los pesos. De hecho, es un especialista en resucitar, criar, reconstruir. Se necesita más fuerza para reparar que para construir, para comenzar de nuevo que para iniciar, para reconciliarse que para ponerse de acuerdo. Esta es la fuerza que Dios nos da. Por lo tanto, el que se acerca a Dios no se derriba, comienza de nuevo, intenta de nuevo, reconstruye".

Con información de Vatican News


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Se trata de una de las principales obras de la primera mujer que se hizo miembro de la Academia de A ...
 
Mañana iniciará la agenda oficial, cuando el Papa visite la Casa de Gobierno en la celeremonia de ...
 
Preghiera contro la rabbia e l’impazienza ...
 
Los prelados se encuentran en medio de una campaña nacional para erradicar el vicio de la corrupci ...
 
"Es demasiado el dolor que han sufrido los nicaragüenses", advirtieron los Obispos en su comunicado ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading