Loading
 
 
 
Loading
 
Santa Ana y San Joaquín – una perla me lleva hasta ellos...
Loading
 
29 de Julio de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Lunes,26-07-2019, Gaudium Press) Algunas consideraciones sobre Santa Ana y San Joaquín, cuya memoria la Santa Iglesia conmemora el 26 de julio, me vinieron a la mente.

5.jpg

Esas consideraciones surgieron visitando y considerando lo que veía en una exposición temática sobre el mar.

Allí estaba una perla lindísima. Las perlas, como los diamantes tienen nombres, pero, yo me olvidé del nombre de ella. Pero no me olvidé de su belleza...

En cuanto contemplaba a aquel objeto poco común, pensé en la concha donde aquella maravilla fue formada.

La concha en la cual esta perla se formó -imaginé- debía tener algo de la belleza de ella.

Desde allí, a través de ilaciones, llegué rápidamente a Santa Ana y San Joaquín, a los cuales la liturgia oriental católica llama pintorescamente "los santos abuelos de Dios", pues son los padres de Nuestra Señora.

La insigne pareja de Santos forma, por así decir, ¡la concha que dio origen a una perla... y que Perla!

Y los pensamientos y recuerdos volaron, del mar a las estrellas, al Cielo, si quisieren.

San Juan Damasceno habla sobre esa concha:

"¡La pareja feliz, Joaquín y Ana! Con vosotros toda la creación se siente endeudada. Pues fue por vuestro intermedio que la criatura ofreció al Creador el más valioso de todos los dones, esto es, la madre pura, la única que era digna del Creador. (...)

Educaste a la perla de la virginidad, aquella que había de ser virgen antes del parto, virgen en el parto y continuaría virgen después del parto; aquella que, de manera única, conservaría siempre la virginidad, tanto en su cuerpo como en su corazón. (...)

Alcanzaste de Dios aquello que supera la naturaleza: engendraste para el mundo la Madre de Dios, que fue madre sin la participación de hombre alguno.

Llevando, a lo largo de vuestra existencia, una vida santa y piadosa, engendraste una hija que es superior a los ángeles y ahora es Reina de los ángeles.

¡Oh buenísima y dulcísima joven! ¡Oh hija de Adán y Madre de Dios! ¡Felices el padre y la madre que te engendraron! Felices los brazos que te cargaron". (1)

La Concha

Las fuentes históricas sobre la santa pareja fueron recogidas por los primeros Padres de la Iglesia, algunos de ellos contemporáneos a los Apóstoles. (2)

San Joaquín era descendiente de David, y Santa Ana (o Santana), cuyo nombre, en hebreo "Hanna", significa "gracia" era descendente de Aaron.

Como la generalidad de las jóvenes en Israel, Ana se casó muy temprano y ya casi llegada a la vejez, no tenía hijos, hecho este considerado por los judíos como una especie de maldición.

Por esta razón, ella y su esposo eran despreciados y hasta humillados en público, inclusive por sacerdotes del Templo.

Ellos recibían todo eso con paz de alma y resignación, en muchos casos de modo heroico.

Esas adversidades constituían para la santa pareja un amargo sufrimiento hasta que, ya viejos, ambos tienen la aparición de un ángel que les anuncia el nacimiento de un hijo.

La Perla

Santa Ana dio a luz a una linda niña a la cual dieron el nombre de Miriam (en latín "María") que en hebreo, significa "Señora soberana".

Según algunos investigadores, proviene del sánscrito "Maryáh", que quiere decir literalmente "la pureza, la virtud, la virginidad".

Fue María escogida por Dios para ser la Madre de su Divino Hijo, Jesús, siendo concebida sin pecado original, llena de gracia -conforme la salutación del ángel Gabriel-, co-Redentora, mediadora universal de todas las gracias.

Fue a Ella que recibimos por Madre, conforme las palabras de Jesús a San Juan Evangelista: "Hijo, ahí está tu Madre". (Jo 19, 27)

En las palabras del gran doctor mariano, San Luis Grignion de Montfort, María Santísima "es la obra-prima por excelencia del Altísimo, cuyo conocimiento y dominio el reservó para sí. María es la Madre admirable del Hijo, (...) y la esposa fiel del Espírito Santo, donde solo él puede penetrar. María es el santuario, el reposo de la Santísima Trinidad, en que Dios está más magnífica y divinamente que en cualquier otro lugar del universo, sin exceptuar su trono sobre los querubines y serafines" (3)

Fue así que de la Perla -de la que olvidé el nombre- llegué a la concha y pasé, entonces, a considerar otra perla más bella para llegar a una concha formada por dos santos que celebramos:

Santa Ana y San Joaquín, abuelos de Jesús.

Por João Sergio Guimaraes
......................................

(1) São João Damasceno, Nativitatem B. Mariae V, nºs. 2.4.5.6. apud Liturgia das Horas, tradução da segunda edição típica vaticana, Ed. Paulus, São Paulo, 2000, vol. III, p. 1450)
(2) Entre outros San Ignacio de Antioquía (que fue consagrado Obispo por San Pedro), San Gregorio de Nisa, San Clemente de Alejandria, San Justino, etc.
(3) San Luis Maria Grignion de Montfort, "Tratado da verdadeira Devoção à Santíssima Virgem", Ed. Vozes, Petrópolis, 46ª edição, 2017, nº 5, p. 20-21.

 

Loading
Santa Ana y San Joaquín – una perla me lleva hasta ellos...

Redacción (Lunes,26-07-2019, Gaudium Press) Algunas consideraciones sobre Santa Ana y San Joaquín, cuya memoria la Santa Iglesia conmemora el 26 de julio, me vinieron a la mente.

5.jpg

Esas consideraciones surgieron visitando y considerando lo que veía en una exposición temática sobre el mar.

Allí estaba una perla lindísima. Las perlas, como los diamantes tienen nombres, pero, yo me olvidé del nombre de ella. Pero no me olvidé de su belleza...

En cuanto contemplaba a aquel objeto poco común, pensé en la concha donde aquella maravilla fue formada.

La concha en la cual esta perla se formó -imaginé- debía tener algo de la belleza de ella.

Desde allí, a través de ilaciones, llegué rápidamente a Santa Ana y San Joaquín, a los cuales la liturgia oriental católica llama pintorescamente "los santos abuelos de Dios", pues son los padres de Nuestra Señora.

La insigne pareja de Santos forma, por así decir, ¡la concha que dio origen a una perla... y que Perla!

Y los pensamientos y recuerdos volaron, del mar a las estrellas, al Cielo, si quisieren.

San Juan Damasceno habla sobre esa concha:

"¡La pareja feliz, Joaquín y Ana! Con vosotros toda la creación se siente endeudada. Pues fue por vuestro intermedio que la criatura ofreció al Creador el más valioso de todos los dones, esto es, la madre pura, la única que era digna del Creador. (...)

Educaste a la perla de la virginidad, aquella que había de ser virgen antes del parto, virgen en el parto y continuaría virgen después del parto; aquella que, de manera única, conservaría siempre la virginidad, tanto en su cuerpo como en su corazón. (...)

Alcanzaste de Dios aquello que supera la naturaleza: engendraste para el mundo la Madre de Dios, que fue madre sin la participación de hombre alguno.

Llevando, a lo largo de vuestra existencia, una vida santa y piadosa, engendraste una hija que es superior a los ángeles y ahora es Reina de los ángeles.

¡Oh buenísima y dulcísima joven! ¡Oh hija de Adán y Madre de Dios! ¡Felices el padre y la madre que te engendraron! Felices los brazos que te cargaron". (1)

La Concha

Las fuentes históricas sobre la santa pareja fueron recogidas por los primeros Padres de la Iglesia, algunos de ellos contemporáneos a los Apóstoles. (2)

San Joaquín era descendiente de David, y Santa Ana (o Santana), cuyo nombre, en hebreo "Hanna", significa "gracia" era descendente de Aaron.

Como la generalidad de las jóvenes en Israel, Ana se casó muy temprano y ya casi llegada a la vejez, no tenía hijos, hecho este considerado por los judíos como una especie de maldición.

Por esta razón, ella y su esposo eran despreciados y hasta humillados en público, inclusive por sacerdotes del Templo.

Ellos recibían todo eso con paz de alma y resignación, en muchos casos de modo heroico.

Esas adversidades constituían para la santa pareja un amargo sufrimiento hasta que, ya viejos, ambos tienen la aparición de un ángel que les anuncia el nacimiento de un hijo.

La Perla

Santa Ana dio a luz a una linda niña a la cual dieron el nombre de Miriam (en latín "María") que en hebreo, significa "Señora soberana".

Según algunos investigadores, proviene del sánscrito "Maryáh", que quiere decir literalmente "la pureza, la virtud, la virginidad".

Fue María escogida por Dios para ser la Madre de su Divino Hijo, Jesús, siendo concebida sin pecado original, llena de gracia -conforme la salutación del ángel Gabriel-, co-Redentora, mediadora universal de todas las gracias.

Fue a Ella que recibimos por Madre, conforme las palabras de Jesús a San Juan Evangelista: "Hijo, ahí está tu Madre". (Jo 19, 27)

En las palabras del gran doctor mariano, San Luis Grignion de Montfort, María Santísima "es la obra-prima por excelencia del Altísimo, cuyo conocimiento y dominio el reservó para sí. María es la Madre admirable del Hijo, (...) y la esposa fiel del Espírito Santo, donde solo él puede penetrar. María es el santuario, el reposo de la Santísima Trinidad, en que Dios está más magnífica y divinamente que en cualquier otro lugar del universo, sin exceptuar su trono sobre los querubines y serafines" (3)

Fue así que de la Perla -de la que olvidé el nombre- llegué a la concha y pasé, entonces, a considerar otra perla más bella para llegar a una concha formada por dos santos que celebramos:

Santa Ana y San Joaquín, abuelos de Jesús.

Por João Sergio Guimaraes
......................................

(1) São João Damasceno, Nativitatem B. Mariae V, nºs. 2.4.5.6. apud Liturgia das Horas, tradução da segunda edição típica vaticana, Ed. Paulus, São Paulo, 2000, vol. III, p. 1450)
(2) Entre outros San Ignacio de Antioquía (que fue consagrado Obispo por San Pedro), San Gregorio de Nisa, San Clemente de Alejandria, San Justino, etc.
(3) San Luis Maria Grignion de Montfort, "Tratado da verdadeira Devoção à Santíssima Virgem", Ed. Vozes, Petrópolis, 46ª edição, 2017, nº 5, p. 20-21.

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/104304-Santa-Ana-y-San-Joaquin--ndash--una-perla-me-lleva-hasta-ellos---. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La propuesta de la celebración de este día fue presentada a la ONU por Polonia con el apoyo de los ...
 
El prelado viajó a Budapest para celebrar la fiesta de San Esteban, Patrono de Hungría. ...
 
Emma Morosini concluyó exitosamente la larga peregrinación a sus 95 años de edad. ...
 
La disciplina fue reformada después de siglos en que el Sacramento estuvo limitado a los adultos. ...
 
La historia franciscana en el país austral comenzó el 20 de agosto de 1553 con la llegada de los p ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading