Loading
 
 
 
Loading
 
Asia Bibi rompe su silencio: pide justicia para acusados de blasfemia en Pakistán
Loading
 
3 de Septiembre de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Londres (martes, 03-09-2019, Gaudium Press) Cuatro meses después de su tardía liberación y exilio a una ubicación no revelada en Canadá, la mujer católica desafortunadamente famosa por haber sido condenada a muerte por un supuesto delito de blasfemia en Pakistán, Asia Bibi, concedió su primer entrevista a un medio de comunicación. En diálogo con el informativo británico The Sunday Telegraph, Bibi pidió justicia para otros acusados por este delito y relató la profunda afectación padecida por una injusta condena que marcó su vida y la de su familia.

ASIA BIBI GAUDIUM PRESS.jpeg
Asia Bibi, antes de su acusación por supuesto delito de blasfemia. 
"Toda mi vida se desmoronó, mis hijos sufrieron... lo ocurrido ha tenido un gran impacto en mi vida", lamentó la creyente, según reportó la revista Alfa y Omega. "A veces estaba tan decepcionada y perdía tanto el valor que me preguntaba si saldría de la cárcel o no, qué pasaría después, si me quedaría aquí toda mi vida". A pesar de su intenso sufrimiento, guardaba compostura delante de sus hijas cuando la visitaban en la cárcel, pero confesó que frecuentemente lloraba cuando se encontraba sola. "Pensaba en mi familia todo el tiempo", recordó.

Las penalidades de Asia Bibi no finalizaron cuando la Suprema Corte finalmente anuló la injusta sentencia proferida en su contra, ya que fue enviada a una ubicación oculta para protegerla de las retaliaciones de grupos extremistas y apaciguar los ánimos tras una oleada de protestas desatadas por su liberación. Siete meses fue la duración de su nuevo confinamiento en libertad en un ambiente de incertidumbre que le provocó depresión y síntomas cardíacos. Finalmente dejó su país en una operación encubierta. "Mi corazón se rompió cuando me fui de esa manera. Pakistán es mi país, Pakistán es mi tierra natal, amo a mi país, amo mi tierra".

Las intensas tribulaciones de Bibi llamaron la atención de la opinión pública internacional, y numerosos eventos en diversos países contribuyeron a presionar a las autoridades para que finalmente garantizara los derechos de la creyente. Pero esta no es la suerte de otros acusados. "La ley de blasfemia pakistaní tienen a muchos otros aún tras las rejas y necesitan un juicio justo", reclamó Bibi. " La forma en que se alega que una persona es blasfema, sin investigación ni pruebas, debe tenerse en cuenta. Esta ley tiene que revisarse y debe haber mecanismos adecuados al aplicar esta ley. No debemos considerar a nadie pecaminoso por este acto sin ninguna prueba de ello".

Con información de Alfa y Omega.

 

Loading
Asia Bibi rompe su silencio: pide justicia para acusados de blasfemia en Pakistán

Londres (martes, 03-09-2019, Gaudium Press) Cuatro meses después de su tardía liberación y exilio a una ubicación no revelada en Canadá, la mujer católica desafortunadamente famosa por haber sido condenada a muerte por un supuesto delito de blasfemia en Pakistán, Asia Bibi, concedió su primer entrevista a un medio de comunicación. En diálogo con el informativo británico The Sunday Telegraph, Bibi pidió justicia para otros acusados por este delito y relató la profunda afectación padecida por una injusta condena que marcó su vida y la de su familia.

ASIA BIBI GAUDIUM PRESS.jpeg
Asia Bibi, antes de su acusación por supuesto delito de blasfemia. 
"Toda mi vida se desmoronó, mis hijos sufrieron... lo ocurrido ha tenido un gran impacto en mi vida", lamentó la creyente, según reportó la revista Alfa y Omega. "A veces estaba tan decepcionada y perdía tanto el valor que me preguntaba si saldría de la cárcel o no, qué pasaría después, si me quedaría aquí toda mi vida". A pesar de su intenso sufrimiento, guardaba compostura delante de sus hijas cuando la visitaban en la cárcel, pero confesó que frecuentemente lloraba cuando se encontraba sola. "Pensaba en mi familia todo el tiempo", recordó.

Las penalidades de Asia Bibi no finalizaron cuando la Suprema Corte finalmente anuló la injusta sentencia proferida en su contra, ya que fue enviada a una ubicación oculta para protegerla de las retaliaciones de grupos extremistas y apaciguar los ánimos tras una oleada de protestas desatadas por su liberación. Siete meses fue la duración de su nuevo confinamiento en libertad en un ambiente de incertidumbre que le provocó depresión y síntomas cardíacos. Finalmente dejó su país en una operación encubierta. "Mi corazón se rompió cuando me fui de esa manera. Pakistán es mi país, Pakistán es mi tierra natal, amo a mi país, amo mi tierra".

Las intensas tribulaciones de Bibi llamaron la atención de la opinión pública internacional, y numerosos eventos en diversos países contribuyeron a presionar a las autoridades para que finalmente garantizara los derechos de la creyente. Pero esta no es la suerte de otros acusados. "La ley de blasfemia pakistaní tienen a muchos otros aún tras las rejas y necesitan un juicio justo", reclamó Bibi. " La forma en que se alega que una persona es blasfema, sin investigación ni pruebas, debe tenerse en cuenta. Esta ley tiene que revisarse y debe haber mecanismos adecuados al aplicar esta ley. No debemos considerar a nadie pecaminoso por este acto sin ninguna prueba de ello".

Con información de Alfa y Omega.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Una buena noticia es la reconstrucción de la biblioteca cristiana de la localidad Qaragosh, en la p ...
 
El Papa Francisco, en la misa de este jueves 19, en la Casa Santa Marta, comentó la primera carta d ...
 
"La persecución abierta y declarada contra Cristo y su Iglesia, siempre ha dado como resultado el a ...
 
Un verdadero heraldo del Evangelio ...
 
En el sector de la Pequeña Italia, el Santo patrón de Nápoles es recordado con el que se convirti ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading