Loading
 
 
 
Loading
 
Papa recibió delegaciones de Verona y Catanzaro, ciudades que regalaron pesebre y árbol de Plaza de San Pedro
Loading
 
19 de Diciembre de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Viernes, 19-12-2014, Gaudium Press) El Papa Francisco ha recibido hoy a la delegaciones de las ciudades italianas de Verona y Catanzaro, aquellas que donaron el pesebre y el árbol que por esta época de Navidad engalanan la Plaza de San Pedro. A ellos el Pontífice dirigió significativas palabras sobre el significado de estos tradicionales símbolos.

"El pesebre y el árbol de Navidad son signos navideños siempre sugestivos y queridos para nuestras familias cristianas: evocan el Misterio de la encarnación, el Hijo unigénito de Dios hecho hombre para salvarnos y la luz que Jesús ha traído al mundo con su nacimiento.

Pesebre_Gaudium_Press.jpg

Pesebre en terracota policromada en el Museo de la Casa de Correos

y Telégrafos en Lima, Perú

Asimismo el pesebre y el árbol tocan el corazón de todos, también el de los que no creen, porque hablan de fraternidad, intimidad y amistad, llamando a los hombres de nuestro tiempo a redescubrir la belleza de la sencillez, del compartir y de la solidaridad. Son una invitación a la unidad, a la concordia y a la paz. A hacer un espacio, en nuestra vida personal y social, para Dios, que no viene con arrogancia a imponer su poder, sino a ofrecer su amor omnipotente a través de la frágil figura de un Niño. Por lo que el pesebre y el árbol traen un mensaje de luz, esperanza y amor", expresó el Pontífice.

¿Para qué vino Jesús al mundo? ¿Qué obligaciones trae al género humano su venida? "Él, el Mesías se hizo hombre y vino entre nosotros para disipar las tinieblas del error y del pecado brindando a la humanidad su luz divina. El mismo Jesús dice: ‘Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la Vida' (Jn 8,12) ¡Sigámoslo a Él, luz verdadera, para no perdernos y para reflejar a nuestra vez luz y calor sobre cuantos atraviesan momentos de dificultad y oscuridad interior!"

El Pontífice agradeció a las ciudades los obsequios ofrecidos, imploró para las delegaciones la protección maternal de la Virgen María y les deseó a todos una Feliz Navidad.

Con información de Radio Vaticano

Loading
Papa recibió delegaciones de Verona y Catanzaro, ciudades que regalaron pesebre y árbol de Plaza de San Pedro

Ciudad del Vaticano (Viernes, 19-12-2014, Gaudium Press) El Papa Francisco ha recibido hoy a la delegaciones de las ciudades italianas de Verona y Catanzaro, aquellas que donaron el pesebre y el árbol que por esta época de Navidad engalanan la Plaza de San Pedro. A ellos el Pontífice dirigió significativas palabras sobre el significado de estos tradicionales símbolos.

"El pesebre y el árbol de Navidad son signos navideños siempre sugestivos y queridos para nuestras familias cristianas: evocan el Misterio de la encarnación, el Hijo unigénito de Dios hecho hombre para salvarnos y la luz que Jesús ha traído al mundo con su nacimiento.

Pesebre_Gaudium_Press.jpg

Pesebre en terracota policromada en el Museo de la Casa de Correos

y Telégrafos en Lima, Perú

Asimismo el pesebre y el árbol tocan el corazón de todos, también el de los que no creen, porque hablan de fraternidad, intimidad y amistad, llamando a los hombres de nuestro tiempo a redescubrir la belleza de la sencillez, del compartir y de la solidaridad. Son una invitación a la unidad, a la concordia y a la paz. A hacer un espacio, en nuestra vida personal y social, para Dios, que no viene con arrogancia a imponer su poder, sino a ofrecer su amor omnipotente a través de la frágil figura de un Niño. Por lo que el pesebre y el árbol traen un mensaje de luz, esperanza y amor", expresó el Pontífice.

¿Para qué vino Jesús al mundo? ¿Qué obligaciones trae al género humano su venida? "Él, el Mesías se hizo hombre y vino entre nosotros para disipar las tinieblas del error y del pecado brindando a la humanidad su luz divina. El mismo Jesús dice: ‘Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la Vida' (Jn 8,12) ¡Sigámoslo a Él, luz verdadera, para no perdernos y para reflejar a nuestra vez luz y calor sobre cuantos atraviesan momentos de dificultad y oscuridad interior!"

El Pontífice agradeció a las ciudades los obsequios ofrecidos, imploró para las delegaciones la protección maternal de la Virgen María y les deseó a todos una Feliz Navidad.

Con información de Radio Vaticano


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Recopilando varios textos, homilías y conferencias, el purpurado ofrece reflexiones sobre la educac ...
 
El hallazgo se produjo en una investigación a una casa de subasta y un anticuario que permitió la ...
 
La Orden registra un aumento de vocaciones y crecimiento en el número de parroquias a las cuales si ...
 
Mons. Mario Iceta, Presidente de la Subcomisión de Familia de la CEE, afirma que la Carta Encíclic ...
 
El purpurado afirma no temer a la muerte pero ser muy cuidadoso con lo que come y bebe. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading