Loading
 
 
 
Loading
 
En su mensaje Urbi et Orbi, el Papa recordó a los que sufren en conflictos, especialmente a los niños
Loading
 
26 de Diciembre de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Viernes, 26-12-2014, Gaudium Press) El Papa hizo ayer un sentido mensaje de navidad, con ocasión de la bendición 'Urbi et Orbi' (A la ciudad de Roma y al mundo entero) en el que recordó y pidió la asistencia divina para las personas que sufren en los principales conflictos del mundo, entre otros. Menciones especiales fueron hechas también de los sufrimientos de los niños, y de las personas afectadas por el ébola. Para el mensaje, se encontraban reunidas más de 80 mil personas en la Plaza de San Pedro.

"Jesús, el Hijo de Dios, el Salvador del mundo, nos ha nacido. Ha nacido en Belén de una virgen, cumpliendo las antiguas profecías". Con Jesús, ha llegado "la salvación para todas las personas y todos los pueblos", sentenció el Papa.

1.png
Pesebre en la Plaza de San Pedro - Foto: Radio Vaticano

Medio Oriente

A Él, el "Salvador del mundo, le pido que guarde a nuestros hermanos y hermanas de Irak y de Siria, que padecen desde hace demasiado tiempo los efectos del conflicto que aún perdura y, junto con los pertenecientes a otros grupos étnicos y religiosos, sufren una persecución brutal. Que la Navidad les traiga esperanza, así como a tantos desplazados, profugos y refugiados, niños, adultos y ancianos, de aquella región y de todo el mundo; que la indiferencia se transforme en cercanía y el rechazo en acogida, para que los que ahora están sumidos en la prueba reciban la ayuda humanitaria necesaria para sobrevivir a los rigores del invierno, puedan regresar a sus países y vivir con dignidad".

Después de pedir por quien quienes "están sufriendo en Ucrania", el Papa imploró por la paz en Nigeria, "donde se derrama más sangre y demasiadas personas son apartadas injustamente de sus seres queridos y retenidas como rehenes o masacradas". "También invoco la paz para otras partes del continente africano. Pienso, en particular, en Libia, el Sudán del Sur, la República Centroafricana y varias regiones de la República Democrática del Congo".

Los niños

Llega la hora de las oraciones por los infantes. "Que Jesús salve a tantos niños víctimas de la violencia, objeto de tráfico ilícito y trata de personas, o forzados a convertirse en soldados. Niños, tantos niños abusados. Que consuele a las familias de los niños muertos en Pakistán la semana pasada. Que sea cercano a los que sufren por enfermedad, en particular a las víctimas de la epidemia de ébola, especialmente en Liberia, Sierra Leona y Guinea".

También una mención especial a los niños que sufren en el vientre materno: "Niño Jesús, mi pensamiento se dirige hoy a todos los niños asesinados y maltratados, ya sea aquellos antes de ver la luz, privados del amor generoso de sus padres y sepultados por el egoísmo de una cultura que no ama a la vida", como a los niños que sufren a causa de las guerras. No podemos tener un "silencio cómplice" a ese respecto.

El Pontífice concluyó pidiendo la iluminación del Espíritu Santo a todos los hombres. "Que el poder de Cristo, que es liberación y servicio, se haga oír en tantos corazones que sufren la guerra, la persecución, la esclavitud. Que este poder divino, con su mansedumbre, extirpe la dureza de corazón de muchos hombres y mujeres sumidos en lo mundano y la indiferencia". Finalmente deseó una Feliz Navidad a todos.

Con información de Radio Vaticano

Loading
En su mensaje Urbi et Orbi, el Papa recordó a los que sufren en conflictos, especialmente a los niños

Ciudad del Vaticano (Viernes, 26-12-2014, Gaudium Press) El Papa hizo ayer un sentido mensaje de navidad, con ocasión de la bendición 'Urbi et Orbi' (A la ciudad de Roma y al mundo entero) en el que recordó y pidió la asistencia divina para las personas que sufren en los principales conflictos del mundo, entre otros. Menciones especiales fueron hechas también de los sufrimientos de los niños, y de las personas afectadas por el ébola. Para el mensaje, se encontraban reunidas más de 80 mil personas en la Plaza de San Pedro.

"Jesús, el Hijo de Dios, el Salvador del mundo, nos ha nacido. Ha nacido en Belén de una virgen, cumpliendo las antiguas profecías". Con Jesús, ha llegado "la salvación para todas las personas y todos los pueblos", sentenció el Papa.

1.png
Pesebre en la Plaza de San Pedro - Foto: Radio Vaticano

Medio Oriente

A Él, el "Salvador del mundo, le pido que guarde a nuestros hermanos y hermanas de Irak y de Siria, que padecen desde hace demasiado tiempo los efectos del conflicto que aún perdura y, junto con los pertenecientes a otros grupos étnicos y religiosos, sufren una persecución brutal. Que la Navidad les traiga esperanza, así como a tantos desplazados, profugos y refugiados, niños, adultos y ancianos, de aquella región y de todo el mundo; que la indiferencia se transforme en cercanía y el rechazo en acogida, para que los que ahora están sumidos en la prueba reciban la ayuda humanitaria necesaria para sobrevivir a los rigores del invierno, puedan regresar a sus países y vivir con dignidad".

Después de pedir por quien quienes "están sufriendo en Ucrania", el Papa imploró por la paz en Nigeria, "donde se derrama más sangre y demasiadas personas son apartadas injustamente de sus seres queridos y retenidas como rehenes o masacradas". "También invoco la paz para otras partes del continente africano. Pienso, en particular, en Libia, el Sudán del Sur, la República Centroafricana y varias regiones de la República Democrática del Congo".

Los niños

Llega la hora de las oraciones por los infantes. "Que Jesús salve a tantos niños víctimas de la violencia, objeto de tráfico ilícito y trata de personas, o forzados a convertirse en soldados. Niños, tantos niños abusados. Que consuele a las familias de los niños muertos en Pakistán la semana pasada. Que sea cercano a los que sufren por enfermedad, en particular a las víctimas de la epidemia de ébola, especialmente en Liberia, Sierra Leona y Guinea".

También una mención especial a los niños que sufren en el vientre materno: "Niño Jesús, mi pensamiento se dirige hoy a todos los niños asesinados y maltratados, ya sea aquellos antes de ver la luz, privados del amor generoso de sus padres y sepultados por el egoísmo de una cultura que no ama a la vida", como a los niños que sufren a causa de las guerras. No podemos tener un "silencio cómplice" a ese respecto.

El Pontífice concluyó pidiendo la iluminación del Espíritu Santo a todos los hombres. "Que el poder de Cristo, que es liberación y servicio, se haga oír en tantos corazones que sufren la guerra, la persecución, la esclavitud. Que este poder divino, con su mansedumbre, extirpe la dureza de corazón de muchos hombres y mujeres sumidos en lo mundano y la indiferencia". Finalmente deseó una Feliz Navidad a todos.

Con información de Radio Vaticano


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

"Al llegar al cañón el rastro se esfumó. Los perros daban vueltas por uno y otro lado con la nari ...
 
En comunicado firmado por el Cardenal Arzobispo de Bogotá, el Consejo Episcopal Latinoamericano - ...
 
En la ocasión, el obispo afirmó que la Iglesia "es siempre el rostro visible de algo invisible", y ...
 
El reporte motivaría al Estado a dictar lo que la Iglesia puede enseñar en las escuelas católicas ...
 
En medio a una crisis que ya dejó más de 350 muertos, en la noche del lunes, 16/07, desconocidos p ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading