Loading
 
 
 
Loading
 
El nuevo Cardenal de Vietnam dice que recibió su fe por osmosis, "sin dolor y sin esfuerzo"
Loading
 
8 de Enero de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Hanoi (Jueves, 08-01-2014, Gaudium Press) Mons. Pierre Nguyen Van Nhon, Arzobispo de Hanói y futuro Cardenal de la Iglesia, dice que recibió su fe por osmosis "sin dolor y sin esfuerzo", en el seno hogareño. Su familia "iba a misa casi todos los días. Nos comunicamos. Se recitaban las oraciones de la noche, y aquellas de antes y después de las comidas. Sucedía lo mismo en buena parte de las familias católicas vietnamitas", había declarado el Arzobispo en entrevista años atrás.

También para él fue sorpresiva su designación como purpurado. De 74 años, el prelado más bien se estaba preparando para dejar su sede episcopal al comando de generaciones más jóvenes. Entretanto, la Providencia le tenía otros destinos.

Su principal preocupación como Pastor de Hanói es cómo fortalecer y compartir la fe cristiana, en un ambiente donde el despoblamiento del campo y la llegada de inmigrantes a las periferias urbanas colocaba esta fe en condiciones de abandono y fragilidad. Son "muchos" los que "terminan por no ir más a la Iglesia, no rezan más".

Buscó siempre mantener las adecuadas relaciones con la autoridad civil, en el trazo de lo señalado por Benedicto XVI a los obispos vietnamitas en visita Ad Limina, cuando el Papa emérito señaló que la Iglesia "no entiende en ningún caso sustituirse a los responsables del gobierno, solo quiere, en un espíritu de diálogo y colaboración respetuosa, poder tener una justa parte en la vida de la nación al servicio de todas las personas".

Es claro también que el elegido cardenal no ha dejado de denunciar públicamente los abusos y expropiaciones forzosas realizadas con la ayuda de agentes estatales, en perjuicio de la Iglesia. Cuando fue demolido el antiguo monasterio carmelita de Hanói para hacer un hospital, el pronto purpurado escribió al Primer Ministro y a los líderes de la administración de la ciudad reiterando que la Arquidiócesis nunca había donado al Estado ninguno de los 95 edificios de su propiedad difundidos por la ciudad y en uso actualmente por instituciones públicas. Es claro entretanto que para Mons. Pierre el principal logro a alcanzar es la del cultivo del Evangelio en la labor pastoral del día a día.

Loading
El nuevo Cardenal de Vietnam dice que recibió su fe por osmosis, "sin dolor y sin esfuerzo"

Hanoi (Jueves, 08-01-2014, Gaudium Press) Mons. Pierre Nguyen Van Nhon, Arzobispo de Hanói y futuro Cardenal de la Iglesia, dice que recibió su fe por osmosis "sin dolor y sin esfuerzo", en el seno hogareño. Su familia "iba a misa casi todos los días. Nos comunicamos. Se recitaban las oraciones de la noche, y aquellas de antes y después de las comidas. Sucedía lo mismo en buena parte de las familias católicas vietnamitas", había declarado el Arzobispo en entrevista años atrás.

También para él fue sorpresiva su designación como purpurado. De 74 años, el prelado más bien se estaba preparando para dejar su sede episcopal al comando de generaciones más jóvenes. Entretanto, la Providencia le tenía otros destinos.

Su principal preocupación como Pastor de Hanói es cómo fortalecer y compartir la fe cristiana, en un ambiente donde el despoblamiento del campo y la llegada de inmigrantes a las periferias urbanas colocaba esta fe en condiciones de abandono y fragilidad. Son "muchos" los que "terminan por no ir más a la Iglesia, no rezan más".

Buscó siempre mantener las adecuadas relaciones con la autoridad civil, en el trazo de lo señalado por Benedicto XVI a los obispos vietnamitas en visita Ad Limina, cuando el Papa emérito señaló que la Iglesia "no entiende en ningún caso sustituirse a los responsables del gobierno, solo quiere, en un espíritu de diálogo y colaboración respetuosa, poder tener una justa parte en la vida de la nación al servicio de todas las personas".

Es claro también que el elegido cardenal no ha dejado de denunciar públicamente los abusos y expropiaciones forzosas realizadas con la ayuda de agentes estatales, en perjuicio de la Iglesia. Cuando fue demolido el antiguo monasterio carmelita de Hanói para hacer un hospital, el pronto purpurado escribió al Primer Ministro y a los líderes de la administración de la ciudad reiterando que la Arquidiócesis nunca había donado al Estado ninguno de los 95 edificios de su propiedad difundidos por la ciudad y en uso actualmente por instituciones públicas. Es claro entretanto que para Mons. Pierre el principal logro a alcanzar es la del cultivo del Evangelio en la labor pastoral del día a día.


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Custodia, obra de Enrique de Arfe, supuso un antes y un después de la arquitectura del momento. ...
 
En su meditación del Ángelus de ayer, el Papa reflexionó sobre la vida de San Juan Bautista ...
 
Nuncio Apostólico llamó a sacerdotes y seminaristas a seguir el ejemplo de oración de san Luis Go ...
 
Se trata de una iniciativa que combina las nuevas tecnologías con episodio bíblicos, y brinda una ...
 
Toda la riqueza cultural, las buenas maneras, la distinción en el trato, la dulzura de vivir, el pe ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading