Loading
 
 
 
Loading
 
Las tres ofrendas
Loading
 
1 de Agosto de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Lunes, 01-08-2016, Gaudium Press) Se cuenta, en las crónicas de la Orden de los Menores, que, cierta vez, Nuestro Señor apareció a San Francisco de Asís, pidiéndole tres ofrendas. A lo que el santo respondió: "No tengo nada para ofrecer, porque ya me entregué todo a Vos, y todo lo que me pertenece os pertenece. Lo único que tengo es esta túnica y esta cuerda, que también son vuestras".

sanfrancisco_gaudium_press.JPG

Nuestro Señor insistió, diciéndole que colocase la mano en el pecho y sacase de ahí una ofrenda. San Francisco obedeció, y sacó de su pecho una moneda de oro tan brillante como nunca viera antes. La entregó a Nuestro Señor, que le ordenó repetir el gesto, y, por segunda vez, el Santo encontró una moneda. Faltaba apenas la tercera ofrenda. Nuestro Señor mandó al monje hacer lo mismo por tercera vez y, así, se completaron las tres ofrendas pedidas.

Nuestro Señor entonces le explicó que las tres monedas simbolizaban la dorada obediencia, la preciosa pobreza y la hermosa castidad. San Francisco entonces declaró que en nada le remordía la consciencia por el hecho de guardar tales monedas en el pecho...

En el día de nuestro Juicio, cuando seamos cobrados por Dios, ¿podremos decir como este gran Santo que todo lo que tenemos guardado con nosotros en nada nos remuerde la consciencia?

Por la Hna. Patricia Rivas, EP

 

Loading
Las tres ofrendas

Redacción (Lunes, 01-08-2016, Gaudium Press) Se cuenta, en las crónicas de la Orden de los Menores, que, cierta vez, Nuestro Señor apareció a San Francisco de Asís, pidiéndole tres ofrendas. A lo que el santo respondió: "No tengo nada para ofrecer, porque ya me entregué todo a Vos, y todo lo que me pertenece os pertenece. Lo único que tengo es esta túnica y esta cuerda, que también son vuestras".

sanfrancisco_gaudium_press.JPG

Nuestro Señor insistió, diciéndole que colocase la mano en el pecho y sacase de ahí una ofrenda. San Francisco obedeció, y sacó de su pecho una moneda de oro tan brillante como nunca viera antes. La entregó a Nuestro Señor, que le ordenó repetir el gesto, y, por segunda vez, el Santo encontró una moneda. Faltaba apenas la tercera ofrenda. Nuestro Señor mandó al monje hacer lo mismo por tercera vez y, así, se completaron las tres ofrendas pedidas.

Nuestro Señor entonces le explicó que las tres monedas simbolizaban la dorada obediencia, la preciosa pobreza y la hermosa castidad. San Francisco entonces declaró que en nada le remordía la consciencia por el hecho de guardar tales monedas en el pecho...

En el día de nuestro Juicio, cuando seamos cobrados por Dios, ¿podremos decir como este gran Santo que todo lo que tenemos guardado con nosotros en nada nos remuerde la consciencia?

Por la Hna. Patricia Rivas, EP

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/81060-Las-tres-ofrendas. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Recopilando varios textos, homilías y conferencias, el purpurado ofrece reflexiones sobre la educac ...
 
El hallazgo se produjo en una investigación a una casa de subasta y un anticuario que permitió la ...
 
La Orden registra un aumento de vocaciones y crecimiento en el número de parroquias a las cuales si ...
 
Mons. Mario Iceta, Presidente de la Subcomisión de Familia de la CEE, afirma que la Carta Encíclic ...
 
El purpurado afirma no temer a la muerte pero ser muy cuidadoso con lo que come y bebe. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading