Loading
 
 
 
Loading
 
En la catequesis de la audiencia general el Papa habló sobre aquello que roba la esperanza
Loading
 
27 de Septiembre de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 27-07-2017, Gaudium Press) El Papa hoy, en la Audiencia General en la Plaza de San Pedro, habló sobre los enemigos de la esperanza. 

2.png

Define la esperanza como, por ejemplo, aquel impuso del corazón de quien parte dejando, "la casa, la tierra, a veces familiares y parientes - pienso en los migrantes -, para buscar una vida mejor, más digna para sí y para sus seres queridos". La esperanza espera algo mejor.

A veces la satisfacción completa de las necesidades va en contravía de la esperanza. "La esperanza no es una virtud para gente con el estómago lleno. Es por esto que, desde siempre, los pobres son los primeros portadores de la esperanza", dijo el Pontífice.

"Tener un alma vacía es el peor obstáculo a la esperanza. Es un riesgo al cual nadie puede estar excluido; porque ser tentados contra la esperanza puede suceder también cuando se recorre el camino de la vida cristiana. Los monjes de la antigüedad habían denunciado uno de los peores enemigos del fervor. Decían así: ese "demonio del mediodía" que va romper una vida de empeño, justamente cuando arde en lo alto el sol. Esta tentación nos sorprende cuando menos lo esperamos: las jornadas se hacen monótonas y aburridas, ningún valor más parece merecer la fatiga. Esta actitud se llama desidia, que corroe la vida desde dentro hasta dejarla como un contenedor vacío".

Hay que combatir la desidia, cuidando "el propio corazón, oponiéndonos a las tentaciones de infelicidad, que seguramente no provienen de Dios. Y allí donde nuestras fuerzas parecieran débiles y la batalla contra la angustia particularmente dura, podemos siempre recurrir al nombre de Jesús. Podemos repetir esa oración sencilla, del cual encontramos rastros también en los Evangelios y que se ha convertido en el fundamento de tantas tradiciones espirituales cristianas: "¡Señor Jesucristo, Hijo del Dios vivo, ten piedad de mi pecador!". Bella oración. "¡Señor Jesucristo, Hijo del Dios vivo, ten piedad de mi pecador!". Esta es una oración de esperanza, porque me dirijo a Aquel que puede abrir las puertas y resolver los problemas y hacerme ver el horizonte, el horizonte de la esperanza".

El Papa concluyó su catequesis pidiendo que invoquemos al Señor para enfrentar la desesperación.

Con información de Radio Vaticano

Loading
En la catequesis de la audiencia general el Papa habló sobre aquello que roba la esperanza

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 27-07-2017, Gaudium Press) El Papa hoy, en la Audiencia General en la Plaza de San Pedro, habló sobre los enemigos de la esperanza. 

2.png

Define la esperanza como, por ejemplo, aquel impuso del corazón de quien parte dejando, "la casa, la tierra, a veces familiares y parientes - pienso en los migrantes -, para buscar una vida mejor, más digna para sí y para sus seres queridos". La esperanza espera algo mejor.

A veces la satisfacción completa de las necesidades va en contravía de la esperanza. "La esperanza no es una virtud para gente con el estómago lleno. Es por esto que, desde siempre, los pobres son los primeros portadores de la esperanza", dijo el Pontífice.

"Tener un alma vacía es el peor obstáculo a la esperanza. Es un riesgo al cual nadie puede estar excluido; porque ser tentados contra la esperanza puede suceder también cuando se recorre el camino de la vida cristiana. Los monjes de la antigüedad habían denunciado uno de los peores enemigos del fervor. Decían así: ese "demonio del mediodía" que va romper una vida de empeño, justamente cuando arde en lo alto el sol. Esta tentación nos sorprende cuando menos lo esperamos: las jornadas se hacen monótonas y aburridas, ningún valor más parece merecer la fatiga. Esta actitud se llama desidia, que corroe la vida desde dentro hasta dejarla como un contenedor vacío".

Hay que combatir la desidia, cuidando "el propio corazón, oponiéndonos a las tentaciones de infelicidad, que seguramente no provienen de Dios. Y allí donde nuestras fuerzas parecieran débiles y la batalla contra la angustia particularmente dura, podemos siempre recurrir al nombre de Jesús. Podemos repetir esa oración sencilla, del cual encontramos rastros también en los Evangelios y que se ha convertido en el fundamento de tantas tradiciones espirituales cristianas: "¡Señor Jesucristo, Hijo del Dios vivo, ten piedad de mi pecador!". Bella oración. "¡Señor Jesucristo, Hijo del Dios vivo, ten piedad de mi pecador!". Esta es una oración de esperanza, porque me dirijo a Aquel que puede abrir las puertas y resolver los problemas y hacerme ver el horizonte, el horizonte de la esperanza".

El Papa concluyó su catequesis pidiendo que invoquemos al Señor para enfrentar la desesperación.

Con información de Radio Vaticano


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Custodia, obra de Enrique de Arfe, supuso un antes y un después de la arquitectura del momento. ...
 
En su meditación del Ángelus de ayer, el Papa reflexionó sobre la vida de San Juan Bautista ...
 
Nuncio Apostólico llamó a sacerdotes y seminaristas a seguir el ejemplo de oración de san Luis Go ...
 
Se trata de una iniciativa que combina las nuevas tecnologías con episodio bíblicos, y brinda una ...
 
Toda la riqueza cultural, las buenas maneras, la distinción en el trato, la dulzura de vivir, el pe ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading