Loading
 
 
 
Loading
 
Arzobispo de Montevideo, Uruguay, anima a los católicos a defender su identidad en medio de las presiones
Loading
 
21 de Febrero de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Montevideo (Miércoles, 21-02-2018, Gaudium Press) El Cardenal Daniel Sturla, Arzobispo de Montevideo, Uruguay, animó a un testimonio de la fe en el país a pesar de las presiones contrarias expresadas en hechos recientes como el del veto a la imagen de la Santísima Virgen en la rambla de Montevideo. El purpurado explicó al semanario Búsqueda la participación de la Iglesia en temas controversiales y el gran aporte del trabajo social que desarrolla en medio de la población más vulnerable.

cardenal sturla gaudium press.jpg
Cardenal Daniel Sturla, Arzobispo de Montevideo, Uruguay. Foto: Conferencia Episcopal del Uruguay
"En este país, por muchas razones históricas, entre otras, el decirse católico no es bien sonante en la sociedad. Por ahí me digo cristiano y queda mejor, pero decirme católico suena mal. Creo además que en ese sentido hay una discriminación hacia la Iglesia Católica", expuso el Cardenal al hablar de su clara actitud de no identificarse con sectores políticos y los intentos de silenciar la voz de la Iglesia en temas relacionados con el bien común. "El caso de la Virgen María en la rambla fue un típico caso de discriminación hacia la Iglesia Católica".

El Arzobispo recordó los mensajes de apoyo recibidos durante la controversia desatada por el retiro de la imagen religiosa, incluido el reconocimiento de la embajadora de Israel de la libertad de los judíos para celebrar eventos religiosos en el mismo espacio sin protesta de las autoridades en solidaridad de los reclamos del prelado. "Es una sociedad donde decirse católico cuesta. Creo que eso es precisamente lo que estamos tratando de impulsar: ser católicos no achicados ni acomplejados, tampoco agrandados. Simplemente contentos de ser lo que somos: católicos", expresó el Card. Sturla, quien recordó que la Iglesia Católica es una de las instituciones fundadoras del país.

"La Iglesia es partera de la patria, estuvimos desde la evangelización de los indios, la fundación de las ciudades, las murallas de Montevideo las construyeron los jesuitas con los indios de las Misiones. Tantas ciudades se fundaron por parte de sacerdotes: Florida, Trinidad, Santo Domingo de Soriano, Mercedes. Y podríamos seguir", recordó. "La Iglesia ha estado presente en Uruguay con cantidad de instituciones sociales y educativas, ha fundado sindicatos, tiene los cottolengos con chicos y chicas que hay que ir a ver lo que son. La Iglesia está en todos los barrios, ha estado en la atención de los ancianos, de enfermos de Sida".

La falta de conciencia sobre este papel de la Iglesia corresponde según el Cardenal al éxito parcial de los intentos de descristianizar la sociedad a inicios del siglo XX. "Al uruguayo le cuesta mucho expresar lo religioso porque precisamente el dogma del jacobinismo ha sido que lo religioso pertenece al ámbito de la conciencia individual. Eso los uruguayos, aún los católicos, lo tenemos medio incorporado", explicó. "Los jóvenes que han ido a las jornadas mundiales de la juventud vienen con un impulso grande porque sienten que no son cuatro gatos locos, sino que son muchos y gente de todo tipo, que cree y que expresa con alegría la fe. Y esto hace mucho bien".

Con información de Búsqueda.

 

Loading
Arzobispo de Montevideo, Uruguay, anima a los católicos a defender su identidad en medio de las presiones

Montevideo (Miércoles, 21-02-2018, Gaudium Press) El Cardenal Daniel Sturla, Arzobispo de Montevideo, Uruguay, animó a un testimonio de la fe en el país a pesar de las presiones contrarias expresadas en hechos recientes como el del veto a la imagen de la Santísima Virgen en la rambla de Montevideo. El purpurado explicó al semanario Búsqueda la participación de la Iglesia en temas controversiales y el gran aporte del trabajo social que desarrolla en medio de la población más vulnerable.

cardenal sturla gaudium press.jpg
Cardenal Daniel Sturla, Arzobispo de Montevideo, Uruguay. Foto: Conferencia Episcopal del Uruguay
"En este país, por muchas razones históricas, entre otras, el decirse católico no es bien sonante en la sociedad. Por ahí me digo cristiano y queda mejor, pero decirme católico suena mal. Creo además que en ese sentido hay una discriminación hacia la Iglesia Católica", expuso el Cardenal al hablar de su clara actitud de no identificarse con sectores políticos y los intentos de silenciar la voz de la Iglesia en temas relacionados con el bien común. "El caso de la Virgen María en la rambla fue un típico caso de discriminación hacia la Iglesia Católica".

El Arzobispo recordó los mensajes de apoyo recibidos durante la controversia desatada por el retiro de la imagen religiosa, incluido el reconocimiento de la embajadora de Israel de la libertad de los judíos para celebrar eventos religiosos en el mismo espacio sin protesta de las autoridades en solidaridad de los reclamos del prelado. "Es una sociedad donde decirse católico cuesta. Creo que eso es precisamente lo que estamos tratando de impulsar: ser católicos no achicados ni acomplejados, tampoco agrandados. Simplemente contentos de ser lo que somos: católicos", expresó el Card. Sturla, quien recordó que la Iglesia Católica es una de las instituciones fundadoras del país.

"La Iglesia es partera de la patria, estuvimos desde la evangelización de los indios, la fundación de las ciudades, las murallas de Montevideo las construyeron los jesuitas con los indios de las Misiones. Tantas ciudades se fundaron por parte de sacerdotes: Florida, Trinidad, Santo Domingo de Soriano, Mercedes. Y podríamos seguir", recordó. "La Iglesia ha estado presente en Uruguay con cantidad de instituciones sociales y educativas, ha fundado sindicatos, tiene los cottolengos con chicos y chicas que hay que ir a ver lo que son. La Iglesia está en todos los barrios, ha estado en la atención de los ancianos, de enfermos de Sida".

La falta de conciencia sobre este papel de la Iglesia corresponde según el Cardenal al éxito parcial de los intentos de descristianizar la sociedad a inicios del siglo XX. "Al uruguayo le cuesta mucho expresar lo religioso porque precisamente el dogma del jacobinismo ha sido que lo religioso pertenece al ámbito de la conciencia individual. Eso los uruguayos, aún los católicos, lo tenemos medio incorporado", explicó. "Los jóvenes que han ido a las jornadas mundiales de la juventud vienen con un impulso grande porque sienten que no son cuatro gatos locos, sino que son muchos y gente de todo tipo, que cree y que expresa con alegría la fe. Y esto hace mucho bien".

Con información de Búsqueda.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Recopilando varios textos, homilías y conferencias, el purpurado ofrece reflexiones sobre la educac ...
 
El hallazgo se produjo en una investigación a una casa de subasta y un anticuario que permitió la ...
 
La Orden registra un aumento de vocaciones y crecimiento en el número de parroquias a las cuales si ...
 
Mons. Mario Iceta, Presidente de la Subcomisión de Familia de la CEE, afirma que la Carta Encíclic ...
 
El purpurado afirma no temer a la muerte pero ser muy cuidadoso con lo que come y bebe. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading