Loading
 
 
 
Loading
 
"La Santísima Virgen ocupa un lugar central en el misterio de Cristo": Arzobispo de Sevilla
Loading
 
7 de Mayo de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Sevilla (Lunes, 07-05-2018, Gaudium Press) El Arzobispo de Sevilla, Mons. Juan José Asenjo, ha dedicado su carta pastoral del mes de mayo a la devoción a la Santísima Virgen, recordando el papel central que ocupa Nuestra Señora en el misterio de la Salvación.

En la misiva, titulada "Mayo, mes de María", el prelado se opone a algunas afirmaciones que indican que la devoción a la Virgen es algo impropio de personas espiritualmente maduras, o incluso un adorno del que se puede prescindir, señalando contundentemente que no son verdaderas, y recordando que "la Santísima Virgen ocupa una lugar central en el misterio de Cristo y en el misterio de la Iglesia", ya que "la devoción y el amor a Santa María pertenecen a la entraña misma de la piedad cristiana".

"Ella es la madre de Jesús. Ella, como peregrina de la fe, aceptó humilde y confiada, su misteriosa maternidad, haciendo posible la encarnación del Verbo. Ella fue la primera en admirar los milagros de su Hijo, la primera oyente de su palabra, su más fiel y atenta discípula, la encarnación más verdadera del Evangelio. Ella, por fin, al pie de la Cruz, nos recibe como hijos y acepta el dolor y la muerte de su Hijo y lo ofrece al Padre, convirtiéndose por un misterioso designio de la Providencia de Dios, en corredentora de toda la humanidad", agrega Mons. Asenjo.

Sevilla_GaudiumPress_Foto_Lúcio César Rodrigues Alves.jpg
"Para ser auténticamente cristianos, hay que ser verdaderamente marinos": Pablo VI / Foto: Lúcio César Rodrigues Alves - Gaudium Press.

Recuerda asimismo, que al ser María madre y corredentora, Ella es "medianera de todas las gracias necesarias para nuestra salvación, para nuestra santificación y para nuestra fidelidad". Lo que en absoluto, "oscurece o disminuye la única mediación de Cristo", sino todo lo contrario: "Esta mediación maternal es querida por Cristo y se apoya y depende de los méritos de Cristo y de ellos obtiene toda su eficacia".

Por esta razón el Arzobispo de Sevilla señala que la devoción mariana, conocer a la Virgen, amarla, imitarla, acudir a Ella durante el día con el rezo del Rosario, el Ángelus, las tres Avemarías, entre otras devociones, "no es algo de lo que podamos prescindir sin que se conmuevan los cimientos mismos de la nuestra vida cristiana".

En este sentido el prelado hace un especial énfasis en la frase que dejó escrita el beato Papa Pablo VI en la exhortación apostólica ‘Marialis cultus', que dice: "Para ser auténticamente cristianos, hay que ser verdaderamente marinos", marcando que "María es el Arca de la Alianza, el lugar de nuestro encuentro con el Señor; refugio e pecadores, consuelo de los afligidos y remedio y auxilio de los cristianos (...) Ella es, por fin, la causa de nuestra alegría y la garantía de nuestra fidelidad".

Concluyendo la carta pastoral, Mons. Asenjo invita a los fieles de su diócesis a honrar a la Virgen María, sobre todo durante el mes de mayo: "acudamos a visitarla en sus santuarios y ermitas con amor y sentido penitencial. Qué bueno que en nuestras parroquias se restauraran las flores de mayo".

El Arzobispo de Sevilla finaliza su mensaje conmemorando que "el amor y el culto a la Virgen es un motor formidable de dinamismo espiritual, de fidelidad al Evangelio y de vigor apostólico", y llamando para que "nunca nos acostemos tranquilos sin haber tenido un detalle filial con Nuestra Señora".

Con información de la Archidiócesis de Sevilla.

 

Loading
"La Santísima Virgen ocupa un lugar central en el misterio de Cristo": Arzobispo de Sevilla

Sevilla (Lunes, 07-05-2018, Gaudium Press) El Arzobispo de Sevilla, Mons. Juan José Asenjo, ha dedicado su carta pastoral del mes de mayo a la devoción a la Santísima Virgen, recordando el papel central que ocupa Nuestra Señora en el misterio de la Salvación.

En la misiva, titulada "Mayo, mes de María", el prelado se opone a algunas afirmaciones que indican que la devoción a la Virgen es algo impropio de personas espiritualmente maduras, o incluso un adorno del que se puede prescindir, señalando contundentemente que no son verdaderas, y recordando que "la Santísima Virgen ocupa una lugar central en el misterio de Cristo y en el misterio de la Iglesia", ya que "la devoción y el amor a Santa María pertenecen a la entraña misma de la piedad cristiana".

"Ella es la madre de Jesús. Ella, como peregrina de la fe, aceptó humilde y confiada, su misteriosa maternidad, haciendo posible la encarnación del Verbo. Ella fue la primera en admirar los milagros de su Hijo, la primera oyente de su palabra, su más fiel y atenta discípula, la encarnación más verdadera del Evangelio. Ella, por fin, al pie de la Cruz, nos recibe como hijos y acepta el dolor y la muerte de su Hijo y lo ofrece al Padre, convirtiéndose por un misterioso designio de la Providencia de Dios, en corredentora de toda la humanidad", agrega Mons. Asenjo.

Sevilla_GaudiumPress_Foto_Lúcio César Rodrigues Alves.jpg
"Para ser auténticamente cristianos, hay que ser verdaderamente marinos": Pablo VI / Foto: Lúcio César Rodrigues Alves - Gaudium Press.

Recuerda asimismo, que al ser María madre y corredentora, Ella es "medianera de todas las gracias necesarias para nuestra salvación, para nuestra santificación y para nuestra fidelidad". Lo que en absoluto, "oscurece o disminuye la única mediación de Cristo", sino todo lo contrario: "Esta mediación maternal es querida por Cristo y se apoya y depende de los méritos de Cristo y de ellos obtiene toda su eficacia".

Por esta razón el Arzobispo de Sevilla señala que la devoción mariana, conocer a la Virgen, amarla, imitarla, acudir a Ella durante el día con el rezo del Rosario, el Ángelus, las tres Avemarías, entre otras devociones, "no es algo de lo que podamos prescindir sin que se conmuevan los cimientos mismos de la nuestra vida cristiana".

En este sentido el prelado hace un especial énfasis en la frase que dejó escrita el beato Papa Pablo VI en la exhortación apostólica ‘Marialis cultus', que dice: "Para ser auténticamente cristianos, hay que ser verdaderamente marinos", marcando que "María es el Arca de la Alianza, el lugar de nuestro encuentro con el Señor; refugio e pecadores, consuelo de los afligidos y remedio y auxilio de los cristianos (...) Ella es, por fin, la causa de nuestra alegría y la garantía de nuestra fidelidad".

Concluyendo la carta pastoral, Mons. Asenjo invita a los fieles de su diócesis a honrar a la Virgen María, sobre todo durante el mes de mayo: "acudamos a visitarla en sus santuarios y ermitas con amor y sentido penitencial. Qué bueno que en nuestras parroquias se restauraran las flores de mayo".

El Arzobispo de Sevilla finaliza su mensaje conmemorando que "el amor y el culto a la Virgen es un motor formidable de dinamismo espiritual, de fidelidad al Evangelio y de vigor apostólico", y llamando para que "nunca nos acostemos tranquilos sin haber tenido un detalle filial con Nuestra Señora".

Con información de la Archidiócesis de Sevilla.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Parecía hasta un montaje. Una noticia corrió el mundo hablando de las manchas de sangre del Santo ...
 
El Estado de Minas Gerais festejó en este mes de julio la memoria de Santa Ana, la abuela de Nuestr ...
 
Se prepara un año de celebraciones para señalar esos 175 años de fundación, que serán conmemora ...
 
El Card. Bechara Boutros Rai presidió la ceremonia de consagración en el mes de junio y agradeció ...
 
"Al llegar al cañón el rastro se esfumó. Los perros daban vueltas por uno y otro lado con la nari ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading