Loading
 
 
 
Loading
 
Presidente de comisión de Episcopado brasileño enuncia lista de principios para evitar abusos litúrgicos
Loading
 
7 de Mayo de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Lunes, 04-05-2018, Gaudium Press) El presidente de la Comisión Episcopal Pastoral para la Liturgia de la Conferencia Nacional de Obispos del Brasil (CNBB) y obispo de Libramiento de Nuestra Señora, Mons. Armando Bucciol, en texto publicado en el site de la Conferencia, comenta el uso de posturas y comportamientos que no corresponden a las orientaciones de la Iglesia Católica.

5.jpg

Al mencionar el hecho de que, en las redes sociales, han sido vehiculadas imágenes que muestran comportamientos incoherentes con los preceptos católicos dentro de las ceremonias religiosas, que son claros abusos litúrgicos, Mons. Bucciol observa estas posturas como expresiones de "creatividad salvaje" y que acaban difundiendo la imagen de la llamada "liturgia ‘show", de baja o equivoca coherencia con la identidad litúrgica de la Iglesia. "Estos vídeos no reflejan lo que ocurre en la gran mayoría de las comunidades eclesiales", afirmó.

El prelado defiende que es preciso mejorar esas conductas y cree que la gran mayoría de los ministros ordenados celebra con fe, competencia y espiritualidad.

"Si deslices superficiales, abusos litúrgicos, expresiones banales, a veces, reciben la honra (o deshonra) de la rápida y ambigua difusión mediática, tengo certeza, y experiencia, de que las millares de celebraciones que ocurren por el país son bien preparadas, vividas y alimentan la fe, en Jesús, de tantos hermanos y hermanas", dijo.

Todavía conforme el presidente de la Comisión para la Liturgia, los abusos litúrgicos no pueden ser ignorados e justificados, una vez que son resultantes de insuficiente o equivocada comprensión de lo que es liturgia y del "papel" del ministro.

Delante de este escenario, Mons. Armando recuerda algunos principios que considera esenciales y que deberían iluminar a quien preside y colabora en las celebraciones litúrgicas:

1 - Antes y por encima de todo, el protagonista (‘primer actor') es Jesucristo que, en el Espíritu Santo, une a su Iglesia en la perenne alabanza al Padre, en su entrega por amor. Es Él el que debe aparecer y resplandecer, no el ‘siervo';

2 - Los ‘ministros' son solo (indignos) ‘siervos', de Cristo y de la Iglesia. Nadie es ‘dueño' en esta delicada y exigente misión, que pide muchas competencias y una verdadera ‘vida en el Espíritu', esto es, oración - diálogo íntimo y eclesial con el Señor;

3 - Es preciso adquirir un estilo celebrativo maduro, en la formación teológica (‘profesional' del ministro) y en la experiencia de fe, comenzando por la iniciación cristiana, antes, y por la vivencia litúrgica en las casas de formación. La liturgia exige la comprensión de lo que somos y lo que debemos hacer;

4 - En la liturgia, no es suficiente seguir al pie de la letra las rúbricas [ndr. indicaciones de las actitudes que se deben seguir en la misa] (lo que es importante, pero no basta). Se pide mucho más. Se trata de comprender y vivir ‘desde dentro', el misterio pascual de Cristo, con todas las consecuencias que comporta, a nivel personal y pastoral;

5 - Quien preside no es un ‘actor' (o comediante) que debe embellecer ceremonias para entretener a su público que, satisfecho por el espectáculo, aplaude y... ¡'le gustó'! Nada de eso tiene que ver con lo que celebramos cuando ¡‘anunciamos la muerte del Señor'! (LMI)

De la redacción de Gaudium Press, con informaciones de la CNBB

 

 

Loading
Presidente de comisión de Episcopado brasileño enuncia lista de principios para evitar abusos litúrgicos

Redacción (Lunes, 04-05-2018, Gaudium Press) El presidente de la Comisión Episcopal Pastoral para la Liturgia de la Conferencia Nacional de Obispos del Brasil (CNBB) y obispo de Libramiento de Nuestra Señora, Mons. Armando Bucciol, en texto publicado en el site de la Conferencia, comenta el uso de posturas y comportamientos que no corresponden a las orientaciones de la Iglesia Católica.

5.jpg

Al mencionar el hecho de que, en las redes sociales, han sido vehiculadas imágenes que muestran comportamientos incoherentes con los preceptos católicos dentro de las ceremonias religiosas, que son claros abusos litúrgicos, Mons. Bucciol observa estas posturas como expresiones de "creatividad salvaje" y que acaban difundiendo la imagen de la llamada "liturgia ‘show", de baja o equivoca coherencia con la identidad litúrgica de la Iglesia. "Estos vídeos no reflejan lo que ocurre en la gran mayoría de las comunidades eclesiales", afirmó.

El prelado defiende que es preciso mejorar esas conductas y cree que la gran mayoría de los ministros ordenados celebra con fe, competencia y espiritualidad.

"Si deslices superficiales, abusos litúrgicos, expresiones banales, a veces, reciben la honra (o deshonra) de la rápida y ambigua difusión mediática, tengo certeza, y experiencia, de que las millares de celebraciones que ocurren por el país son bien preparadas, vividas y alimentan la fe, en Jesús, de tantos hermanos y hermanas", dijo.

Todavía conforme el presidente de la Comisión para la Liturgia, los abusos litúrgicos no pueden ser ignorados e justificados, una vez que son resultantes de insuficiente o equivocada comprensión de lo que es liturgia y del "papel" del ministro.

Delante de este escenario, Mons. Armando recuerda algunos principios que considera esenciales y que deberían iluminar a quien preside y colabora en las celebraciones litúrgicas:

1 - Antes y por encima de todo, el protagonista (‘primer actor') es Jesucristo que, en el Espíritu Santo, une a su Iglesia en la perenne alabanza al Padre, en su entrega por amor. Es Él el que debe aparecer y resplandecer, no el ‘siervo';

2 - Los ‘ministros' son solo (indignos) ‘siervos', de Cristo y de la Iglesia. Nadie es ‘dueño' en esta delicada y exigente misión, que pide muchas competencias y una verdadera ‘vida en el Espíritu', esto es, oración - diálogo íntimo y eclesial con el Señor;

3 - Es preciso adquirir un estilo celebrativo maduro, en la formación teológica (‘profesional' del ministro) y en la experiencia de fe, comenzando por la iniciación cristiana, antes, y por la vivencia litúrgica en las casas de formación. La liturgia exige la comprensión de lo que somos y lo que debemos hacer;

4 - En la liturgia, no es suficiente seguir al pie de la letra las rúbricas [ndr. indicaciones de las actitudes que se deben seguir en la misa] (lo que es importante, pero no basta). Se pide mucho más. Se trata de comprender y vivir ‘desde dentro', el misterio pascual de Cristo, con todas las consecuencias que comporta, a nivel personal y pastoral;

5 - Quien preside no es un ‘actor' (o comediante) que debe embellecer ceremonias para entretener a su público que, satisfecho por el espectáculo, aplaude y... ¡'le gustó'! Nada de eso tiene que ver con lo que celebramos cuando ¡‘anunciamos la muerte del Señor'! (LMI)

De la redacción de Gaudium Press, con informaciones de la CNBB

 

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Un 18 de diciembre, del año 1859, era fundada por San Juan Bosco en Turín, Italia, la Pía Socieda ...
 
El honor concedido por la Santa Sede fue comunicado por Monseñor Edward Dajczak el pasado 18 de dic ...
 
Los sacerdotes continúan su ministerio a pesar de que cinco de ellos ya han sido asesinados en 2018 ...
 
Antonio Martín de las Mulas recibió el premio en el Cervantes Institute de Nueva York, Estados Uni ...
 
En su catequesis de la Audiencia General que precede a la Navidad, el Papa Francisco invitó a "acog ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading