Loading
 
 
 
Loading
 
Mons. Miguel Ángel Builes, Obispo Colombiano, un paso más cerca de su beatificación
Loading
 
22 de Mayo de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Martes, 22-05-2018, Gaudium Press) La Iglesia en Colombia está de celebración con el anuncio hecho por el Vaticano del reconocimiento, por parte del Papa Francisco, de las virtudes heroicas de Mons. Miguel Ángel Builes Gómez, quien fuese Obispo de Santa Rosa de Osos en Colombia.

El pasado sábado 19 de mayo el Santo Padre recibió en audiencia al Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Cardenal Angelo Amato, SDB, autorizando a tal congregación promulgar los Decretos de las virtudes heroicas de 12 Siervos de Dios, entre ellos el Obispo Colombiano.

Mons Miguel Angel Builes_Santa Rosa de Osos.jpg
Mons. Miguel Ángel Builes Gómez / Foto: Diócesis de Santa Rosa de Osos.

Mons. Miguel Ángel Builes Gómez nació el 19 de septiembre de 1888 en la población colombiana de Donmatías, departamento de Antioquia. Fue ordenado sacerdote el 29 de septiembre de 1914 por Mons. Maximiliano Crespo. En su labor sacerdotal fue vicario cooperador de Valdivia, misionero del Bajo Cauca, párroco de El Tiegre, Santa Isabel, Tierradentro y Remedios; y fue ordenado Obispo de Santa Rosa de Osos el 3 de agosto de 1924, durante el pontificado de Pío XI. Allí permaneció por cerca de 43 años.

Su principal legado como obispo fue la fundación del Seminario de Misiones de Yarumal el 3 de julio de 1927; así como la Congregación de las Hermanas Misioneras Teresitas el 11 de abril de 1929; la Congregación de las Hijas de Nuestra Señora de las Misericordias el 11 de octubre de 1951; y la ya extinta Congregación de las Hermanas Teresitas Contemplativas en 1939. Asimismo presidió innumerables ordenaciones sacerdotales y creó 23 parroquias.

Según se describe en artículo difundido por la Diócesis de Santa Rosa de Osos, las fundaciones que realizó fueron respuesta a la voluntad de Dios. Como lo relató sobre una de ellas el propio prelado en "Mi Diario", el 19 de noviembre de 1964:

"Me pidió mi Dios querido que le formara unos misioneritos en unión con San Francisco Javier y mi adorada Teresita del Niño Jesús (...) Me pidió luego mi Dios que le regalara una comunidad de vírgenes; como se lo había yo prometido en el seminario de Antioquia, antes de mi subdiaconado, para que ellas derramaran el aroma de su virginidad y amaran a su Esposo por tantas almas entregadas a las liviandades y a la lascivia, y Santa Teresita me impulsó a ello con aquellas palabras: ‘Quiero Amado mío plantar tu cruz en tierra infiel y en las más remotas islas'. Y he aquí como en 1929 aparecieron las Teresitas misioneras".

Bajo su gobierno pastoral construyó la edificación de la Curia, el Seminario y la Basílica Menor de Nuestra Señora de las Misericordias; también creó el Fondo de Solidaridad Sacerdotal y el Mutuo Auxilio de Clero.

Su labor en la diócesis culminó en 1965, trasladándose a la ciudad de Medellín, donde falleció el 29 de septiembre de 1971. Sus restos mortales reposan en el mausoleo de la Catedral de Santa Rosa de Osos. Treinta años después, el 29 de septiembre de 2001, inició su proceso de beatificación y canonización.

Junto a Mons. Builes Gómez, el Vaticano también dio el reconocimiento de las virtudes heroicas de Leonor de Santa María, religiosa argentina de la Orden de Santo Domingo; la española Francisca de las Llagas de Jesús, religiosa profesa de la Segunda Orden de San Francisco del Monasterio de la Divina Providencia de Badalona; el estadounidense Norbert McAuliffe, hermano del Instituto de los Hermanos del Sagrado Corazón; los italianos Enrico Mauri, sacerdote diocesano, fundador de los Oblatos de Cristo Rey, Pietro Uccelli, sacerdote de la Pía Sociedad de San Francisco Javier para las Misiones Extranjeras, Pio Dellepiane, sacerdote de la Orden de los Mínimos, y María Edvige Zivelonghi, hermana de la Congregación de las Hijas de Jesús; además de la alemana Ángela María del Corazón de Jesús, de la Congregación de las Hermanas de la Santísima Trinidad, quien falleció en Polonia en el campo de concentración de Birkenau en Auschwitz; el también alemán Wilhem Eberschweiler, sacerdote de la Compañía de Jesús; el Cardenal polaco y salesiano August Józef Hlond; y el francés Jean-Baptiste Berthier, sacerdote del Instituto de los Misioneros de Nuestra Señora.

Con información de Vatican News y Diócesis de Santa Rosa de Osos.

 

Loading
Mons. Miguel Ángel Builes, Obispo Colombiano, un paso más cerca de su beatificación

Redacción (Martes, 22-05-2018, Gaudium Press) La Iglesia en Colombia está de celebración con el anuncio hecho por el Vaticano del reconocimiento, por parte del Papa Francisco, de las virtudes heroicas de Mons. Miguel Ángel Builes Gómez, quien fuese Obispo de Santa Rosa de Osos en Colombia.

El pasado sábado 19 de mayo el Santo Padre recibió en audiencia al Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Cardenal Angelo Amato, SDB, autorizando a tal congregación promulgar los Decretos de las virtudes heroicas de 12 Siervos de Dios, entre ellos el Obispo Colombiano.

Mons Miguel Angel Builes_Santa Rosa de Osos.jpg
Mons. Miguel Ángel Builes Gómez / Foto: Diócesis de Santa Rosa de Osos.

Mons. Miguel Ángel Builes Gómez nació el 19 de septiembre de 1888 en la población colombiana de Donmatías, departamento de Antioquia. Fue ordenado sacerdote el 29 de septiembre de 1914 por Mons. Maximiliano Crespo. En su labor sacerdotal fue vicario cooperador de Valdivia, misionero del Bajo Cauca, párroco de El Tiegre, Santa Isabel, Tierradentro y Remedios; y fue ordenado Obispo de Santa Rosa de Osos el 3 de agosto de 1924, durante el pontificado de Pío XI. Allí permaneció por cerca de 43 años.

Su principal legado como obispo fue la fundación del Seminario de Misiones de Yarumal el 3 de julio de 1927; así como la Congregación de las Hermanas Misioneras Teresitas el 11 de abril de 1929; la Congregación de las Hijas de Nuestra Señora de las Misericordias el 11 de octubre de 1951; y la ya extinta Congregación de las Hermanas Teresitas Contemplativas en 1939. Asimismo presidió innumerables ordenaciones sacerdotales y creó 23 parroquias.

Según se describe en artículo difundido por la Diócesis de Santa Rosa de Osos, las fundaciones que realizó fueron respuesta a la voluntad de Dios. Como lo relató sobre una de ellas el propio prelado en "Mi Diario", el 19 de noviembre de 1964:

"Me pidió mi Dios querido que le formara unos misioneritos en unión con San Francisco Javier y mi adorada Teresita del Niño Jesús (...) Me pidió luego mi Dios que le regalara una comunidad de vírgenes; como se lo había yo prometido en el seminario de Antioquia, antes de mi subdiaconado, para que ellas derramaran el aroma de su virginidad y amaran a su Esposo por tantas almas entregadas a las liviandades y a la lascivia, y Santa Teresita me impulsó a ello con aquellas palabras: ‘Quiero Amado mío plantar tu cruz en tierra infiel y en las más remotas islas'. Y he aquí como en 1929 aparecieron las Teresitas misioneras".

Bajo su gobierno pastoral construyó la edificación de la Curia, el Seminario y la Basílica Menor de Nuestra Señora de las Misericordias; también creó el Fondo de Solidaridad Sacerdotal y el Mutuo Auxilio de Clero.

Su labor en la diócesis culminó en 1965, trasladándose a la ciudad de Medellín, donde falleció el 29 de septiembre de 1971. Sus restos mortales reposan en el mausoleo de la Catedral de Santa Rosa de Osos. Treinta años después, el 29 de septiembre de 2001, inició su proceso de beatificación y canonización.

Junto a Mons. Builes Gómez, el Vaticano también dio el reconocimiento de las virtudes heroicas de Leonor de Santa María, religiosa argentina de la Orden de Santo Domingo; la española Francisca de las Llagas de Jesús, religiosa profesa de la Segunda Orden de San Francisco del Monasterio de la Divina Providencia de Badalona; el estadounidense Norbert McAuliffe, hermano del Instituto de los Hermanos del Sagrado Corazón; los italianos Enrico Mauri, sacerdote diocesano, fundador de los Oblatos de Cristo Rey, Pietro Uccelli, sacerdote de la Pía Sociedad de San Francisco Javier para las Misiones Extranjeras, Pio Dellepiane, sacerdote de la Orden de los Mínimos, y María Edvige Zivelonghi, hermana de la Congregación de las Hijas de Jesús; además de la alemana Ángela María del Corazón de Jesús, de la Congregación de las Hermanas de la Santísima Trinidad, quien falleció en Polonia en el campo de concentración de Birkenau en Auschwitz; el también alemán Wilhem Eberschweiler, sacerdote de la Compañía de Jesús; el Cardenal polaco y salesiano August Józef Hlond; y el francés Jean-Baptiste Berthier, sacerdote del Instituto de los Misioneros de Nuestra Señora.

Con información de Vatican News y Diócesis de Santa Rosa de Osos.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

En comunicado firmado por el Cardenal Arzobispo de Bogotá, el Consejo Episcopal Latinoamericano - ...
 
En la ocasión, el obispo afirmó que la Iglesia "es siempre el rostro visible de algo invisible", y ...
 
El reporte motivaría al Estado a dictar lo que la Iglesia puede enseñar en las escuelas católicas ...
 
En medio a una crisis que ya dejó más de 350 muertos, en la noche del lunes, 16/07, desconocidos p ...
 
El prelado aconsejó vestir dignamente "por la Iglesia, el honor y la gloria de Dios". ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading