Loading
 
 
 
Loading
 
El homenaje de Colombia al Sagrado Corazón
Loading
 
12 de Junio de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Martes, 12-06-2018, Gaudium Press) A propósito de la procesión en honor al Sagrado Corazón de Jesús que tiene lugar hace ya 132 años en Medellín, y que tuvo lugar el viernes pasado, vale la pena meditar en el gran misterio de amor y misericordia que esta devoción entraña, no solo para los colombianos, sino para la Iglesia universal.

Medellín y en general la región antioqueña, de la que es capital nuestra ciudad, tiene fama de ser un pueblo creyente y fiel; devoto de su religión y practicante de las virtudes. No es extraño entonces que, aunque fuera en Bogotá y en la persona del entonces Arzobispo Primado de la Nación, Monseñor Bernardo Herrera Restrepo, que se hizo por primera vez la consagración del país al Corazón del Salvador en 1902, haya sido Medellín el epicentro del movimiento de amor y devoción al Divino Corazón de Cristo, que desemboca en un homenaje lleno de gratitud: la así llamada marcha de la fe y del amor. Así Medellín se convierte en ciudad anfitriona que recoge el sentimiento de millones de colombianos que ven en el Corazón abierto de Jesucristo el alivio para sus penas, la fuerza para sus trabajos, el agua fresca que apaga la sed de esperanza y de consuelo.

5.jpg

A todos nos es familiar la idea del corazón como centro de los sentimientos, sobre todo el amor. Tal vez hacemos esta asociación por ser el corazón el órgano vital que irriga sangre a todo el organismo, haciendo que siempre fluya la vida. Esa es una perfecta imagen del amor de Dios: Aquel que nos irriga con su vida para que tengamos vida. Y de ello es un signo evidente el Corazón de Jesucristo, pues Cristo es el rostro del Padre.

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús, sembrada para siempre en nuestro suelo patrio gracias al eficaz apostolado de la Compañía de Jesús desde finales del siglo XIX, no es otra cosa que la conciencia que tenemos del amor misericordioso de un Dios que nos amó tanto, que envió a su Hijo al mundo para salvarnos en un acto extremo de amor: el sacrificio de la cruz. Allí, de modo excelente, se reveló de una vez y para siempre cuánto nos ama Dios.

El Concilio Vaticano II enseña que Jesús amó con corazón humano . Esto significa que, al encarnarse tomó para sí lo mejor de nosotros, y a todos nos dio corazón. En la Sagrada Escritura el corazón es el que piensa, el que siente, el que habla, el que llora, el que goza, el que ama. En efecto, san Pablo mismo nos dice que "el amor de Dios se ha derramado en nuestros corazones con el Espíritu que se nos ha dado" . Nuestra mirada entonces al Corazón de Jesús tiene que ser en clave de amor, y el amor tiene un riesgo: no ser correspondido. Pero Dios asume ese riesgo y nos recuerda con los signos de su Corazón abierto que cada uno de nosotros es objeto de un amor tan grande que, en lugar de tomar posesivamente la vida del otro, espera paciente que nos dejemos amar. Espera paciente que tomemos de su corazón la bondad y la mansedumbre, así lo leemos del mismo Cristo en el evangelio: Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón.

6.jpg

Esta conciencia, esclarecida y arraigada para siempre en lo más hondo del pueblo colombiano, deriva en la tremenda devoción que como consecuencia natural nuestras gentes tienen al Corazón de Jesús.

Histórico de la marcha en honor al Sagrado Corazón en Medellín

La primera de las 132 marchas que se han realizado hasta ahora en Medellín, tuvo lugar en 1887 por impulso del padre Zolio Arjona, jesuita, con el detalle particular de haber tenido lugar incluso antes de que el Papa León XIII consagrara a la humanidad entera al Corazón de Jesús, en 1899. Posteriormente, en 1902 y como acto de gratitud por el cese de la Guerra de los Mil Días, los presidentes de la República consagraron cada año hasta 1992 la patria al Corazón de Jesús en el templo del voto nacional, levantado en la capital de la nación para este propósito.

Sin dejar enfriar los sentimientos, esta tradición se mantiene en Medellín, y de ese modo la ciudad se convierte en las manos que le ofrecen a Cristo el homenaje público de adoración y devoción de todos los colombianos. Durante años la ciudad entera se ha volcado a las calles del centro para caminar con Cristo: parroquias, instituciones, centros educativos, autoridades militares, civiles, religiosas; fieles de todos los estratos se dan cita cada año convocados por la Iglesia particular en la voz de su arzobispo, para renovarle a Jesucristo su confianza y su filial amor, con una brillante procesión. De ese modo expresan su adoración al Corazón que, traspasado en el altar de la cruz, salvó al género humano. Este año, el sesquicentenario de la Arquidiócesis, la marcha de la fe y del amor encaja admirablemente en el lema elegido para el jubileo: 150 años caminando con Cristo.

Quiera Cristo Jesús seguir abriendo su corazón para que podamos entrar en él, y recibir allí la lección de paz y de esperanza que necesitamos.

Por Alejandro Usma

Loading
El homenaje de Colombia al Sagrado Corazón

Redacción (Martes, 12-06-2018, Gaudium Press) A propósito de la procesión en honor al Sagrado Corazón de Jesús que tiene lugar hace ya 132 años en Medellín, y que tuvo lugar el viernes pasado, vale la pena meditar en el gran misterio de amor y misericordia que esta devoción entraña, no solo para los colombianos, sino para la Iglesia universal.

Medellín y en general la región antioqueña, de la que es capital nuestra ciudad, tiene fama de ser un pueblo creyente y fiel; devoto de su religión y practicante de las virtudes. No es extraño entonces que, aunque fuera en Bogotá y en la persona del entonces Arzobispo Primado de la Nación, Monseñor Bernardo Herrera Restrepo, que se hizo por primera vez la consagración del país al Corazón del Salvador en 1902, haya sido Medellín el epicentro del movimiento de amor y devoción al Divino Corazón de Cristo, que desemboca en un homenaje lleno de gratitud: la así llamada marcha de la fe y del amor. Así Medellín se convierte en ciudad anfitriona que recoge el sentimiento de millones de colombianos que ven en el Corazón abierto de Jesucristo el alivio para sus penas, la fuerza para sus trabajos, el agua fresca que apaga la sed de esperanza y de consuelo.

5.jpg

A todos nos es familiar la idea del corazón como centro de los sentimientos, sobre todo el amor. Tal vez hacemos esta asociación por ser el corazón el órgano vital que irriga sangre a todo el organismo, haciendo que siempre fluya la vida. Esa es una perfecta imagen del amor de Dios: Aquel que nos irriga con su vida para que tengamos vida. Y de ello es un signo evidente el Corazón de Jesucristo, pues Cristo es el rostro del Padre.

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús, sembrada para siempre en nuestro suelo patrio gracias al eficaz apostolado de la Compañía de Jesús desde finales del siglo XIX, no es otra cosa que la conciencia que tenemos del amor misericordioso de un Dios que nos amó tanto, que envió a su Hijo al mundo para salvarnos en un acto extremo de amor: el sacrificio de la cruz. Allí, de modo excelente, se reveló de una vez y para siempre cuánto nos ama Dios.

El Concilio Vaticano II enseña que Jesús amó con corazón humano . Esto significa que, al encarnarse tomó para sí lo mejor de nosotros, y a todos nos dio corazón. En la Sagrada Escritura el corazón es el que piensa, el que siente, el que habla, el que llora, el que goza, el que ama. En efecto, san Pablo mismo nos dice que "el amor de Dios se ha derramado en nuestros corazones con el Espíritu que se nos ha dado" . Nuestra mirada entonces al Corazón de Jesús tiene que ser en clave de amor, y el amor tiene un riesgo: no ser correspondido. Pero Dios asume ese riesgo y nos recuerda con los signos de su Corazón abierto que cada uno de nosotros es objeto de un amor tan grande que, en lugar de tomar posesivamente la vida del otro, espera paciente que nos dejemos amar. Espera paciente que tomemos de su corazón la bondad y la mansedumbre, así lo leemos del mismo Cristo en el evangelio: Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón.

6.jpg

Esta conciencia, esclarecida y arraigada para siempre en lo más hondo del pueblo colombiano, deriva en la tremenda devoción que como consecuencia natural nuestras gentes tienen al Corazón de Jesús.

Histórico de la marcha en honor al Sagrado Corazón en Medellín

La primera de las 132 marchas que se han realizado hasta ahora en Medellín, tuvo lugar en 1887 por impulso del padre Zolio Arjona, jesuita, con el detalle particular de haber tenido lugar incluso antes de que el Papa León XIII consagrara a la humanidad entera al Corazón de Jesús, en 1899. Posteriormente, en 1902 y como acto de gratitud por el cese de la Guerra de los Mil Días, los presidentes de la República consagraron cada año hasta 1992 la patria al Corazón de Jesús en el templo del voto nacional, levantado en la capital de la nación para este propósito.

Sin dejar enfriar los sentimientos, esta tradición se mantiene en Medellín, y de ese modo la ciudad se convierte en las manos que le ofrecen a Cristo el homenaje público de adoración y devoción de todos los colombianos. Durante años la ciudad entera se ha volcado a las calles del centro para caminar con Cristo: parroquias, instituciones, centros educativos, autoridades militares, civiles, religiosas; fieles de todos los estratos se dan cita cada año convocados por la Iglesia particular en la voz de su arzobispo, para renovarle a Jesucristo su confianza y su filial amor, con una brillante procesión. De ese modo expresan su adoración al Corazón que, traspasado en el altar de la cruz, salvó al género humano. Este año, el sesquicentenario de la Arquidiócesis, la marcha de la fe y del amor encaja admirablemente en el lema elegido para el jubileo: 150 años caminando con Cristo.

Quiera Cristo Jesús seguir abriendo su corazón para que podamos entrar en él, y recibir allí la lección de paz y de esperanza que necesitamos.

Por Alejandro Usma

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/95876-El-homenaje-de-Colombia-al-Sagrado-Corazon. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Parecía hasta un montaje. Una noticia corrió el mundo hablando de las manchas de sangre del Santo ...
 
El Estado de Minas Gerais festejó en este mes de julio la memoria de Santa Ana, la abuela de Nuestr ...
 
Se prepara un año de celebraciones para señalar esos 175 años de fundación, que serán conmemora ...
 
El Card. Bechara Boutros Rai presidió la ceremonia de consagración en el mes de junio y agradeció ...
 
"Al llegar al cañón el rastro se esfumó. Los perros daban vueltas por uno y otro lado con la nari ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading