Loading
 
 
 
Loading
 
Valencia vivió la "procesión de los niños", tradición con más de 390 años de historia
Loading
 
15 de Junio de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Valencia (Viernes, 15-06-2018, Gaudium Press) Cientos de niños y niñas, junto con sus familias, fueron protagonistas en Valencia de una nueva edición de la "Procesión de los niños", una tradición que cuenta ya con más de 390 años de historia en esta ciudad española.

La romería, que ocurrió en lunes 11 de junio, fue organizada por la Asociación de Niños de la Calle San Vicente Ferrer para conmemorar al que es considerado el primer orfanato del mundo: el Colegio Imperial de Niños Huérfanos, que fundo San Vicente Ferrer en la Ciudad de Valencia en el año 1410.

La procesión comenzó desde la Iglesia de San Agustín, para tomar camino al templete dedicado a Vicente Ferrer. Presidiendo el recorrido estuvo la venerada imagen del santo valenciano.

Foto_Manolo Guallart_AVAN.jpg
La procesión ocurrió por primera vez en el año 1625, celebrándose desde entonces de manera ininterrumpida / Foto: Manolo Guallart - Archidiócesis de Valencia.

Rafael Pinazo, presidente de la Asociación, quien es citado por la Diócesis de Valencia en nota de prensa, contó cómo se vivió el recorrido procesional el pasado lunes: "La comitiva formada por cientos de niños y sus familias acompañó a la imagen de San Vicente, obra de Ignacio Vergara, que fue entronizada en el altar del templete y el martes, después de un concierto, fue trasladada a la sede de la entidad y después, al domicilio de los Clavarios donde permanecerá todo el año".

La procesión ocurrió por primera vez en el año 1625, celebrándose desde entonces de manera ininterrumpida.

"Cuando los niños huérfanos vivían frente a San Agustín salían a la calle vestidos de dominicos y procesionaban con la imagen de San Vicente para pedir donativos para el orfanato, y eso es lo que conmemoramos con nuestra fiesta", añadió Pinazo.

Las celebraciones para recordar la fundación del orfanato, comenzaron el sábado 9 de junio con la fiesta infantil en la sede de la Asociación. El domingo 10 a las 13:00 tuvo lugar una misa en la parroquia de San Agustín. En la tarde ocurrió el tradicional bautizo en la Casa Natalicia de San Vicente Ferrer, cuando una pequeña de 20 meses fue bautizada; y se cerró la jornada con la cabalgata en la que participaron niños y familias. Todo enmarcado también dentro del Año Santo Jubilar Vicentino que dese el 9 de abril se desarrolla en Valencia (Ver nota anterior: Cardenal Cañizares abrirá el 9 de abril el Año Santo Jubilar de San Vicente Ferrer).

La Asociación de Niños de la Calle tiene sus orígenes en el siglo XV cuando San Vicente Ferrer recogía a niños huérfanos y abandonados y los dejaba al cuidado de la Congregación de los Beguines. Esta labor fue asumida en el siglo XVI por la entonces Cofradía del Bienaventurado San Vicente Ferrer, obra que recibió importantes ayudas por parte del Emperador Carlos I de España, quien desde Bruselas pidió al Virrey de Valencia proveer a la obra vicentina.

La Asociación también recibió el apoyo de los reyes Felipe II y III. Este último en 1620 dona el antiguo Colegio de Moriscos para ser colegio y habitación de los niños huérfanos de San Vicente Ferrer. Es el 6 de noviembre de 1624 cuando los pequeños ocupan el colegio -"Casa del Emperador"-, hecho que se recuerda todos los años con la procesión de niños.

Con información de la Archidiócesis de Valencia.

 

Loading
Valencia vivió la "procesión de los niños", tradición con más de 390 años de historia

Valencia (Viernes, 15-06-2018, Gaudium Press) Cientos de niños y niñas, junto con sus familias, fueron protagonistas en Valencia de una nueva edición de la "Procesión de los niños", una tradición que cuenta ya con más de 390 años de historia en esta ciudad española.

La romería, que ocurrió en lunes 11 de junio, fue organizada por la Asociación de Niños de la Calle San Vicente Ferrer para conmemorar al que es considerado el primer orfanato del mundo: el Colegio Imperial de Niños Huérfanos, que fundo San Vicente Ferrer en la Ciudad de Valencia en el año 1410.

La procesión comenzó desde la Iglesia de San Agustín, para tomar camino al templete dedicado a Vicente Ferrer. Presidiendo el recorrido estuvo la venerada imagen del santo valenciano.

Foto_Manolo Guallart_AVAN.jpg
La procesión ocurrió por primera vez en el año 1625, celebrándose desde entonces de manera ininterrumpida / Foto: Manolo Guallart - Archidiócesis de Valencia.

Rafael Pinazo, presidente de la Asociación, quien es citado por la Diócesis de Valencia en nota de prensa, contó cómo se vivió el recorrido procesional el pasado lunes: "La comitiva formada por cientos de niños y sus familias acompañó a la imagen de San Vicente, obra de Ignacio Vergara, que fue entronizada en el altar del templete y el martes, después de un concierto, fue trasladada a la sede de la entidad y después, al domicilio de los Clavarios donde permanecerá todo el año".

La procesión ocurrió por primera vez en el año 1625, celebrándose desde entonces de manera ininterrumpida.

"Cuando los niños huérfanos vivían frente a San Agustín salían a la calle vestidos de dominicos y procesionaban con la imagen de San Vicente para pedir donativos para el orfanato, y eso es lo que conmemoramos con nuestra fiesta", añadió Pinazo.

Las celebraciones para recordar la fundación del orfanato, comenzaron el sábado 9 de junio con la fiesta infantil en la sede de la Asociación. El domingo 10 a las 13:00 tuvo lugar una misa en la parroquia de San Agustín. En la tarde ocurrió el tradicional bautizo en la Casa Natalicia de San Vicente Ferrer, cuando una pequeña de 20 meses fue bautizada; y se cerró la jornada con la cabalgata en la que participaron niños y familias. Todo enmarcado también dentro del Año Santo Jubilar Vicentino que dese el 9 de abril se desarrolla en Valencia (Ver nota anterior: Cardenal Cañizares abrirá el 9 de abril el Año Santo Jubilar de San Vicente Ferrer).

La Asociación de Niños de la Calle tiene sus orígenes en el siglo XV cuando San Vicente Ferrer recogía a niños huérfanos y abandonados y los dejaba al cuidado de la Congregación de los Beguines. Esta labor fue asumida en el siglo XVI por la entonces Cofradía del Bienaventurado San Vicente Ferrer, obra que recibió importantes ayudas por parte del Emperador Carlos I de España, quien desde Bruselas pidió al Virrey de Valencia proveer a la obra vicentina.

La Asociación también recibió el apoyo de los reyes Felipe II y III. Este último en 1620 dona el antiguo Colegio de Moriscos para ser colegio y habitación de los niños huérfanos de San Vicente Ferrer. Es el 6 de noviembre de 1624 cuando los pequeños ocupan el colegio -"Casa del Emperador"-, hecho que se recuerda todos los años con la procesión de niños.

Con información de la Archidiócesis de Valencia.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El Delegado de la Santa Sede, Mons. Jacek Pyl, describió la alegría de la comunidad de creyentes p ...
 
El presbítero ocultó a los niños de catequesis en una cisterna vacía durante 19 horas. ...
 
Mons. Ariel Torrado Mosconi presidió la consagración del altar y dedicación del templo el día 13 ...
 
Con eso, los cristianos de Gaza quedan imposibilitados de atravesar la frontera del valle de Erez y ...
 
La Asociación de Universidades Jesuítas centroamericana pide también que cada una de las 200 univ ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading