Loading
 
 
 
Loading
 
Libradnos del mal
Loading
 
21 de Junio de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Jueves, 21-06-2018, Gaudium Press) Una tarde se encontraba San Juan Bosco, en quien se destacaba su profundo conocimiento de las almas, recorriendo las avenidas de su ciudad natal, con el objetivo de llevar ovejas al redil de Dios.

2.jpg

Y he ahí que, en un instante, avista, del otro lado de la calle, un joven que sufría fuertes tentaciones, pues estaba siendo atormentado por una multitud de demonios.

De repente, el santo ve a lo lejos otro niño que se aproxima al joven.

Llegando a su encuentro, todos los demonios que allí atormentaban al muchacho huyen inmediatamente. Al contemplar esta escena, el hombre de Dios se pregunta:

- ¡Qué niño misterioso! ¡Quién podrá ser, pues consiguió espantar todos los demonios! ¿Será por acaso el Niño Jesús o el Ángel de la Guarda del pobre muchacho? Se indagó a sí mismo San Juan Bosco.

Tal vez el lector haya pensado algo similar.

En ese mismo momento, aparece al justo sacerdote su Ángel Custodio, que le pregunta:

- ¿Te gustaría saber quién es aquel niño que consiguió ahuyentar el escuadrón de demonios?

Obteniendo una respuesta afirmativa, el Ángel prosiguió:

- Aquel niño es una mala amistad, que equivale a toda esa presencia diabólica.

Así, los demonios, al ver al niño malo aproximarse, partieron tranquilos. Ellos sabían que aquella amistad valía por el trabajo de todos ellos...

Es el caso de decir: ¡"Dime con quién andas y te diré quién eres"!

Por María Alejandra Acevedo Sánchez

Loading
Libradnos del mal

Redacción (Jueves, 21-06-2018, Gaudium Press) Una tarde se encontraba San Juan Bosco, en quien se destacaba su profundo conocimiento de las almas, recorriendo las avenidas de su ciudad natal, con el objetivo de llevar ovejas al redil de Dios.

2.jpg

Y he ahí que, en un instante, avista, del otro lado de la calle, un joven que sufría fuertes tentaciones, pues estaba siendo atormentado por una multitud de demonios.

De repente, el santo ve a lo lejos otro niño que se aproxima al joven.

Llegando a su encuentro, todos los demonios que allí atormentaban al muchacho huyen inmediatamente. Al contemplar esta escena, el hombre de Dios se pregunta:

- ¡Qué niño misterioso! ¡Quién podrá ser, pues consiguió espantar todos los demonios! ¿Será por acaso el Niño Jesús o el Ángel de la Guarda del pobre muchacho? Se indagó a sí mismo San Juan Bosco.

Tal vez el lector haya pensado algo similar.

En ese mismo momento, aparece al justo sacerdote su Ángel Custodio, que le pregunta:

- ¿Te gustaría saber quién es aquel niño que consiguió ahuyentar el escuadrón de demonios?

Obteniendo una respuesta afirmativa, el Ángel prosiguió:

- Aquel niño es una mala amistad, que equivale a toda esa presencia diabólica.

Así, los demonios, al ver al niño malo aproximarse, partieron tranquilos. Ellos sabían que aquella amistad valía por el trabajo de todos ellos...

Es el caso de decir: ¡"Dime con quién andas y te diré quién eres"!

Por María Alejandra Acevedo Sánchez

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/96155-Libradnos-del-mal. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Con eso, los cristianos de Gaza quedan imposibilitados de atravesar la frontera del valle de Erez y ...
 
La Asociación de Universidades Jesuítas centroamericana pide también que cada una de las 200 univ ...
 
Al parecer -y lo afirman muchos autores de vida espiritual- la lucha espiritual termina el día de l ...
 
La muestra la componen tres escenas de destaque: la Anunciación, la Persecución de Herodes y el Na ...
 
El Santo Padre visitará las ciudades de Sofía y Rakovski, en Bulgaria, y Escopia, en la Ex-Repúbl ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading