Loading
 
 
 
Loading
 
Obispos de Filipinas concretan llamado a la oración en tres días de oración y ayuno en reparación por blasfemias del presidente y oleada de violencia contra sacerdotes
Loading
 
9 de Julio de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Manila (Lunes, 09-07-2018, Gaudium Press) Los Obispos de Filipinas emitieron una exhortación pastoral titulada "Alégrense y Regocíjense", dedicada a dar una visión cristiana a las afrentas padecidas por la Iglesia en tiempos recientes, el agravamiento de la violencia en el país y las recientes blasfemias e insultos proferidos por el Presidente de la nacion, Rodrigo Duterte. Al final del documento, los Obispos convocaron a los creyentes a tres días de oración, ayuno y limosna que serán observados desde el próximo 16 de Julio, fiesta de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

OBISPOS DE FILIPINAS GAUDIUM PRESS.jpg
Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas. Foto: CBCP News.
En un texto que hizo referencia a numerosas noticias de actualidad que han involucrado a la Iglesia, los Obispos recordaron que los enemigos de los creyentes no son únicamente seres humanos. "Nosotros no buscamos protección de aquellos que podrían herirnos en vestir chalecos antibalas, porque las batallas que peleamos son espirituales", explicaron los Obispos filipinos. "En estos tiempos de oscuridad, cuando hay tanto odio y violencia, cuando el homicidio se ha convertido en una ocurrencia casi cotidiana, cuando las personas se han acostumbrado tanto a intercambiar insultos y palabras hirientes en los medios sociales, exhortamos a los fieles a permanecer firmes en nuestra vocación común y la misión de trabajar activamente por la paz".

Los prelados citaron numerosos pasajes del Evangelio que insisten en que la auténtica paz proviene de Jesucristo, quien tuvo que padecer persecución por parte de su propio pueblo y cuyos discípulos tuvieron que aprender a confiar en la protección y misericordia de Dios incluso en momentos de turbulencia y tribulación. "¿Qué tiene de nuevo que los sacerdotes sean asesinados por dar testimonio de Cristo? ¿Qué tiene de nuevo que los profetas modernos sean silenciados por las balas traidoras de los asesinos?", cuestionaron los Obispos.

También recordaron la expresión de Tertuliano que afirma que "la sangre de los mártires es la semilla de los cristianos" e hicieron un llamado a mantener la unidad, trabajando por aliviar el sufrimiento de los pobres y poniendo en práctica el estilo de Jesús, quien rechazó la venganza y clamó misericordia para sus verdugos. Reiteraron el respeto que la Iglesia otorga a la autoridad política, y remarcaron su independencia de los asuntos políticos y partidistas, reafirmando a su vez el trabajo y el espíritu de cooperación en favor del bien común y la guía que los prelados ofrecen desde la perspectiva de la fe y la moral para el bien de la sociedad.

Finalmente, anunciaron la jornada de tres días de ayuno, oración y penitencia para "invocar la misericordia de Dios y la justicia sobre todos los que han blasfemado el santo nombre de Dios, quienes insultan y dan falso testimonio y quienes cometen asesinatos o justifican el asesinato como un medio para enfrentar la criminalidad en el país". Los Obispos encomendaron al pueblo de Dios al cuidado maternal de la Santísima Virgen María, Madre de la Iglesia, a quien suplicaron: "Enséñanos a hacer solamente lo que tu Hijo nos pide y, cuando perdamos la esperanza ante la persecución, que estemos de pie junto a ti, al pie de la Cruz,y recuperemos nuestra fortaleza del Agua y la Sangre que fluyeron del costado herido de tu amado Hijo, nuestro Señor y Salvador Jesucristo"

Con información de CBCP News.

 

Loading
Obispos de Filipinas concretan llamado a la oración en tres días de oración y ayuno en reparación por blasfemias del presidente y oleada de violencia contra sacerdotes

Manila (Lunes, 09-07-2018, Gaudium Press) Los Obispos de Filipinas emitieron una exhortación pastoral titulada "Alégrense y Regocíjense", dedicada a dar una visión cristiana a las afrentas padecidas por la Iglesia en tiempos recientes, el agravamiento de la violencia en el país y las recientes blasfemias e insultos proferidos por el Presidente de la nacion, Rodrigo Duterte. Al final del documento, los Obispos convocaron a los creyentes a tres días de oración, ayuno y limosna que serán observados desde el próximo 16 de Julio, fiesta de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

OBISPOS DE FILIPINAS GAUDIUM PRESS.jpg
Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas. Foto: CBCP News.
En un texto que hizo referencia a numerosas noticias de actualidad que han involucrado a la Iglesia, los Obispos recordaron que los enemigos de los creyentes no son únicamente seres humanos. "Nosotros no buscamos protección de aquellos que podrían herirnos en vestir chalecos antibalas, porque las batallas que peleamos son espirituales", explicaron los Obispos filipinos. "En estos tiempos de oscuridad, cuando hay tanto odio y violencia, cuando el homicidio se ha convertido en una ocurrencia casi cotidiana, cuando las personas se han acostumbrado tanto a intercambiar insultos y palabras hirientes en los medios sociales, exhortamos a los fieles a permanecer firmes en nuestra vocación común y la misión de trabajar activamente por la paz".

Los prelados citaron numerosos pasajes del Evangelio que insisten en que la auténtica paz proviene de Jesucristo, quien tuvo que padecer persecución por parte de su propio pueblo y cuyos discípulos tuvieron que aprender a confiar en la protección y misericordia de Dios incluso en momentos de turbulencia y tribulación. "¿Qué tiene de nuevo que los sacerdotes sean asesinados por dar testimonio de Cristo? ¿Qué tiene de nuevo que los profetas modernos sean silenciados por las balas traidoras de los asesinos?", cuestionaron los Obispos.

También recordaron la expresión de Tertuliano que afirma que "la sangre de los mártires es la semilla de los cristianos" e hicieron un llamado a mantener la unidad, trabajando por aliviar el sufrimiento de los pobres y poniendo en práctica el estilo de Jesús, quien rechazó la venganza y clamó misericordia para sus verdugos. Reiteraron el respeto que la Iglesia otorga a la autoridad política, y remarcaron su independencia de los asuntos políticos y partidistas, reafirmando a su vez el trabajo y el espíritu de cooperación en favor del bien común y la guía que los prelados ofrecen desde la perspectiva de la fe y la moral para el bien de la sociedad.

Finalmente, anunciaron la jornada de tres días de ayuno, oración y penitencia para "invocar la misericordia de Dios y la justicia sobre todos los que han blasfemado el santo nombre de Dios, quienes insultan y dan falso testimonio y quienes cometen asesinatos o justifican el asesinato como un medio para enfrentar la criminalidad en el país". Los Obispos encomendaron al pueblo de Dios al cuidado maternal de la Santísima Virgen María, Madre de la Iglesia, a quien suplicaron: "Enséñanos a hacer solamente lo que tu Hijo nos pide y, cuando perdamos la esperanza ante la persecución, que estemos de pie junto a ti, al pie de la Cruz,y recuperemos nuestra fortaleza del Agua y la Sangre que fluyeron del costado herido de tu amado Hijo, nuestro Señor y Salvador Jesucristo"

Con información de CBCP News.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

En el Ángelus del 3er. Domingo de Adviento, el Papa Francisco comentó la primera lectura del día, ...
 
Dios quería demostrar que no necesitaba un lugar esplendoroso para entrar en la Historia de la huma ...
 
La tarde caía, los delicados y dorados rayos de sol entraban oblicuos por los vitrales, pero al fin ...
 
El Delegado de la Santa Sede, Mons. Jacek Pyl, describió la alegría de la comunidad de creyentes p ...
 
El presbítero ocultó a los niños de catequesis en una cisterna vacía durante 19 horas. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading