Loading
 
 
 
Loading
 
El Obispo de la Luna
Loading
 
3 de Agosto de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Orlando (Viernes, 03-08-2018, Gaudium Press) Tal vez alguno de nuestros lectores se ha llegado a preguntar a qué jurisdicción eclesiástica correspondería la Luna. Probablemente muchos de nuestros lectores no se lo han preguntado todavía ,como es el caso del redactor del presente escrito. Sin embargo, al tratarse de una institución milenaria, la Iglesia Católica muchas veces tiene más respuestas que el número de preguntas que estamos dispuestos a formular. Una anécdota del Obispo estadounidense William Donald Borders nos puede dar una respuesta a esta en particular.

OBISPO DE LA LUNA GAUDIUM PRESS.jpg
Mons. William Donald Borders fue nombrado primer Obispo de Orlando, Estados Unidos, en el año 1968 por el Beato Papa Pablo VI. En una ocasión, este prelado tuvo un encuentro con el Pontífice durante su visita Ad Limina y bromeó frente al él: "Usted sabe, Santo Padre, que yo soy el Obispo de la Luna". Ante la perplejidad del Pontífice, Mons. Borders explicó cómo bajo el Código de Derecho Canónico vigente en su momento la luna sería considerado un territorio descubierto que habría quedado bajo su autoridad con la llegada del hombre al satélite en el año de 1969.

Las leyes eclesiásticas estipulaban que la jurisdicción del territorio que se descubriera en una expedición sería del Obispado de donde partió dicha expedición. Cabo Cañaveral, el lugar de donde despegó la misión Apolo 11, se encuentra bajo la jurisdicción de la Diócesis de Orlando, así que Mons. Borders efectivamente podría haber sido considerado el primer Obispo de la Luna.

Este dato no va más allá de la anécdota, ya que la Luna no tiene ningún habitante humano, por lo que no existe presencia de la Iglesia en ese lugar. El que el Obispo se haya presentado esta manera frente al Pontífice simplemente ratifica su buen humor y la preparación institucional de la Iglesia para responder a las cuestiones prácticas más insospechadas del apostolado. En la actualidad, la jurisdicción de los territorios donde no se ha constituido una jerarquía eclesiástica recae sobre la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

Si la anécdota hubiera tenido una aplicación en la realidad, la Diócesis de Orlando, Estados Unidos, hubiera sido la diócesis territorial más grande, con más de 14 millones y medio de millas cuadradas, y la primera en tener jurisdicción fuera del planeta.

Con información de Aleteia.

 

 

Loading
El Obispo de la Luna

Orlando (Viernes, 03-08-2018, Gaudium Press) Tal vez alguno de nuestros lectores se ha llegado a preguntar a qué jurisdicción eclesiástica correspondería la Luna. Probablemente muchos de nuestros lectores no se lo han preguntado todavía ,como es el caso del redactor del presente escrito. Sin embargo, al tratarse de una institución milenaria, la Iglesia Católica muchas veces tiene más respuestas que el número de preguntas que estamos dispuestos a formular. Una anécdota del Obispo estadounidense William Donald Borders nos puede dar una respuesta a esta en particular.

OBISPO DE LA LUNA GAUDIUM PRESS.jpg
Mons. William Donald Borders fue nombrado primer Obispo de Orlando, Estados Unidos, en el año 1968 por el Beato Papa Pablo VI. En una ocasión, este prelado tuvo un encuentro con el Pontífice durante su visita Ad Limina y bromeó frente al él: "Usted sabe, Santo Padre, que yo soy el Obispo de la Luna". Ante la perplejidad del Pontífice, Mons. Borders explicó cómo bajo el Código de Derecho Canónico vigente en su momento la luna sería considerado un territorio descubierto que habría quedado bajo su autoridad con la llegada del hombre al satélite en el año de 1969.

Las leyes eclesiásticas estipulaban que la jurisdicción del territorio que se descubriera en una expedición sería del Obispado de donde partió dicha expedición. Cabo Cañaveral, el lugar de donde despegó la misión Apolo 11, se encuentra bajo la jurisdicción de la Diócesis de Orlando, así que Mons. Borders efectivamente podría haber sido considerado el primer Obispo de la Luna.

Este dato no va más allá de la anécdota, ya que la Luna no tiene ningún habitante humano, por lo que no existe presencia de la Iglesia en ese lugar. El que el Obispo se haya presentado esta manera frente al Pontífice simplemente ratifica su buen humor y la preparación institucional de la Iglesia para responder a las cuestiones prácticas más insospechadas del apostolado. En la actualidad, la jurisdicción de los territorios donde no se ha constituido una jerarquía eclesiástica recae sobre la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

Si la anécdota hubiera tenido una aplicación en la realidad, la Diócesis de Orlando, Estados Unidos, hubiera sido la diócesis territorial más grande, con más de 14 millones y medio de millas cuadradas, y la primera en tener jurisdicción fuera del planeta.

Con información de Aleteia.

 

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/97029-El-Obispo-de-la-Luna. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

"Un pajarito en la encantadora floresta percibió la llegada de otro que parecía estar perdido: vol ...
 
La conmemoración ocurrió el 10 de agosto y fue presidida por Mons. Carlos Briseño Arch, Obispo Au ...
 
Desde las 7:45 de la mañana, en la Catedral metropolitana de Buenos Aires se sucederán las celebra ...
 
La Orden de las Mercedes llegó a América Latina en 1519, acompañando a Hernán Cortés y el cuerp ...
 
La presencia del Santísimo Sacramento en procesiones en el Reino Unido había sido prohibida en 190 ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading