Loading
 
 
 
Loading
 
Bajo el lema "Con María digamos Sí, sí a la Vida", argentinos homenajean a la Virgen del Iguazú
Loading
 
21 de Agosto de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Puerto de Iguazú (Martes, 21-08-2018, Gaudium Press) El domingo 19 de agosto en Puerto Iguazú, Provincia de Misiones, en Argentina se realizó la 31º Peregrinación a Santa María del Iguazú que llevó por lema "Con María digamos Sí, sí a la Vida". Preparando tal celebración, Mons. Marcelo Raúl Martorell, Obispo de Puerto Iguazú, dirigió un mensaje a los fieles de su diócesis, invitándoles a buscar, de la mano de Nuestra Señora, los auténticos valores cristianos.

"Queridos hermanos, la celebración de la fiesta de Nuestra Madre nos llena el corazón con la alegría de saber que al celebrar a María celebramos también al Autor de nuestra Redención, Jesucristo el Señor. Alabemos a Dios por que Él obró maravillas entre nosotros, especialmente en la venida del Salvador", inicia el prelado en la misiva.

Refiriéndose luego al ‘Magníficat', canto de alabanza a Dios que hace la Virgen, dice que éste nos recuerda la justicia del mismo Dios, ya que "los que aman y temen a Dios verán a Dios. Nosotros queremos ver a Dios, a ese Dios que llevamos en nuestros corazones y al cual rendimos culto".

Santa María de Yguazú.jpg
Nuestra Señora del Iguazú es una talla en madera elaborada con el llamado árbol misionero, la cancharana.

Mons. Martorell también se dirige de manera especial a las familias, señalando: "Dios quiso para su Hijo una familia, la familia de Nazaret. Ella debe ser ejemplo para nuestras familias, modelo y espejo para su construcción y para sus vivencias personales y personalizantes".

A los padres invitó para que procuren que sus hijos "no cambien la luz de la vida por la noche oscura de las drogas, del sexo, de las diversiones sin límites", y les enseñen "a resistir las fascinaciones del mundo, que aprendan a conocer el Evangelio y que no tengan miedo a sus exigencias, que se sientan atraídos por la figura de Jesús, imagen del perfecto ser humano (...), que no tengan miedo en recibir a Cristo en sus vidas porque Él no quita nada sino que por el contrario lo da todo".

Culminando el mensaje, el Obispo de Puerto de Iguazú exhortó a ir tras los valores del Evangelio, dejando de creer en las ilusiones de la concepción materialista, creyendo más en Dios:

"Creamos más en Dios, perseveremos en la fe, en el amor a Jesucristo y sigamos el ejemplo de fidelidad de María, expresión fiel y auténtica del cristianismo y veremos el amanecer de una sociedad más humana, más digna del ser humano".

"Que la Virgen Madre del Iguazú nos ayude en la búsqueda de los auténticos valores de la vida cristiana, auxilie nuestras familias, las proteja en el amor y nos ayude a conseguir el pan cotidiano", concluye Mons. Martorell.

La devoción a la Madre del Iguazú se remonta al antiguo pueblo de los Jesuitas fundado muy cerca de las catataras del Yguazú en el año 1626 por los Padres Diego Boroa y Claudio Buyer, que llevó por nombre Santa María del Yguazú. Era tiempo de la evangelización de los pueblos aborígenes.

Del lugar solo quedaron las ruinas, ya que la misión debió abandonar el asentamiento por causa de la persecución de los blancos; pero con el tiempo, al tratar de rescatar el título de Nuestra Señora del Yguazú de manera providencial apareció la imagen de la Virgen, una preciosa talla de madera elaborada con árbol misionero, la cancharana, que muy bien refleja la cultura del Puerto de Iguazú.

Con información del Obispado de Puerto Iguazú y AICA.

 

Loading
Bajo el lema "Con María digamos Sí, sí a la Vida", argentinos homenajean a la Virgen del Iguazú

Puerto de Iguazú (Martes, 21-08-2018, Gaudium Press) El domingo 19 de agosto en Puerto Iguazú, Provincia de Misiones, en Argentina se realizó la 31º Peregrinación a Santa María del Iguazú que llevó por lema "Con María digamos Sí, sí a la Vida". Preparando tal celebración, Mons. Marcelo Raúl Martorell, Obispo de Puerto Iguazú, dirigió un mensaje a los fieles de su diócesis, invitándoles a buscar, de la mano de Nuestra Señora, los auténticos valores cristianos.

"Queridos hermanos, la celebración de la fiesta de Nuestra Madre nos llena el corazón con la alegría de saber que al celebrar a María celebramos también al Autor de nuestra Redención, Jesucristo el Señor. Alabemos a Dios por que Él obró maravillas entre nosotros, especialmente en la venida del Salvador", inicia el prelado en la misiva.

Refiriéndose luego al ‘Magníficat', canto de alabanza a Dios que hace la Virgen, dice que éste nos recuerda la justicia del mismo Dios, ya que "los que aman y temen a Dios verán a Dios. Nosotros queremos ver a Dios, a ese Dios que llevamos en nuestros corazones y al cual rendimos culto".

Santa María de Yguazú.jpg
Nuestra Señora del Iguazú es una talla en madera elaborada con el llamado árbol misionero, la cancharana.

Mons. Martorell también se dirige de manera especial a las familias, señalando: "Dios quiso para su Hijo una familia, la familia de Nazaret. Ella debe ser ejemplo para nuestras familias, modelo y espejo para su construcción y para sus vivencias personales y personalizantes".

A los padres invitó para que procuren que sus hijos "no cambien la luz de la vida por la noche oscura de las drogas, del sexo, de las diversiones sin límites", y les enseñen "a resistir las fascinaciones del mundo, que aprendan a conocer el Evangelio y que no tengan miedo a sus exigencias, que se sientan atraídos por la figura de Jesús, imagen del perfecto ser humano (...), que no tengan miedo en recibir a Cristo en sus vidas porque Él no quita nada sino que por el contrario lo da todo".

Culminando el mensaje, el Obispo de Puerto de Iguazú exhortó a ir tras los valores del Evangelio, dejando de creer en las ilusiones de la concepción materialista, creyendo más en Dios:

"Creamos más en Dios, perseveremos en la fe, en el amor a Jesucristo y sigamos el ejemplo de fidelidad de María, expresión fiel y auténtica del cristianismo y veremos el amanecer de una sociedad más humana, más digna del ser humano".

"Que la Virgen Madre del Iguazú nos ayude en la búsqueda de los auténticos valores de la vida cristiana, auxilie nuestras familias, las proteja en el amor y nos ayude a conseguir el pan cotidiano", concluye Mons. Martorell.

La devoción a la Madre del Iguazú se remonta al antiguo pueblo de los Jesuitas fundado muy cerca de las catataras del Yguazú en el año 1626 por los Padres Diego Boroa y Claudio Buyer, que llevó por nombre Santa María del Yguazú. Era tiempo de la evangelización de los pueblos aborígenes.

Del lugar solo quedaron las ruinas, ya que la misión debió abandonar el asentamiento por causa de la persecución de los blancos; pero con el tiempo, al tratar de rescatar el título de Nuestra Señora del Yguazú de manera providencial apareció la imagen de la Virgen, una preciosa talla de madera elaborada con árbol misionero, la cancharana, que muy bien refleja la cultura del Puerto de Iguazú.

Con información del Obispado de Puerto Iguazú y AICA.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Con un mensaje del Papa y una procesión se dio inicio al evento que reúne cerca de tres mil repre ...
 
El prelado aconsejó a los creyentes rechazar una iniciativa de modificación del Código Penal. ...
 
El evento de oración superó ampliamente las expectativas de organizadores y motivó cierre de call ...
 
El primer concierto tendrá lugar el 30 de septiembre con el organista Mattias Wager, de la Catedral ...
 
A través de una puesta en escena se recordó el recorrido que hace un año -del 6 al 10 de septiemb ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading