Loading
 
 
 
Loading
 
Papa Francisco: oración de las Benedictinas enriquece la Iglesia
Loading
 
11 de Septiembre de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Martes, 10-09-2018, Gaudium Press) En la Sala del Consistorio, en el Vaticano, 120 participantes del VIII Simposio de la Unión Internacional de las Benedictinas fueron recibidas por el Pontífice Romano.

El Congreso que está siendo realizado en Roma tuvo su inicio el día 6 de septiembre y va hasta el próximo día 13.

El tema escogido para el Simposio fue: "Todos sean acogidos como otro Cristo" y fue sacado de la Regla de San Bento.

2.jpg

Vocación peculiar a la hospitalidad

En su discurso el Papa dijo que "este simposio es una ocasión propicia, para que las Benedictinas del mundo entero vivan juntas un tiempo de oración y reflexionen sobre los diversos modos en que el carisma de San Benito, después de 1500 años, continúa resonando y es actuado en nuestros días".

Refiriéndose al tema del Simposio, el Papa dijo que "esta expresión imprimió en la Orden Benedictina una vocación peculiar a la hospitalidad", según las palabras de Jesús ¡"Era extranjero y me acogiste"!

Francisco detalló que "Hoy, en el mundo, hay muchas personas que buscan vivir la ternura, la compasión, la misericordia y la acogida de Cristo en su vida. A ellas, ustedes ofrecen el don precioso de su testimonio, cuando se tornan instrumentos de la ternura de Dios a los que necesitan".

Ora et Labora

Hace siglos que los lugares benedictinos son conocidos como lugares de oración y de generosa hospitalidad. Por eso, Francisco alentó a las monjas a continuar esta obra evangélica en sus monasterios:

"El lema ‘Ora et labora' coloca la oración en el centro de su vida. La celebración diaria de la Santa Misa y la Liturgia de las Horas las coloca en el corazón de la vida eclesial. Todos los días, su oración enriquece el ‘respiro' de la Iglesia. Su oración es de alabanza, de acción de gracias, de súplica y de intercesión".

Francisco explicó que la oración de alabanza da voz a la humanidad y a la Creación; la acción de gracias es dada por los innúmeros y continuos beneficios del Señor; la de súplica, por los sufrimientos y anhelos de los hombres y mujeres; y la oración de intercesión es hecha por los que sufren, ponderó:

"Ustedes no encuentran físicamente estas personas, pero son sus hermanas en la fe y en el Cuerpo de Cristo. El valor de su oración no puede ser calculado, pero, seguramente, es un don preciosísimo:

‘Dios siempre oye las oraciones de los corazones humildes y llenos de compasión'."

Buenas administradoras de los dones de Dios

Al concluir su pronunciamiento, el Santo Padre agradeció a las monjas Benedictinas su cuidado especial por el ambiente y por preservar los dones de la tierra. Las Monjas Benedictinas del mundo son buenas administradoras de los dones de Dios, subrayó el Papa:

"Como mujeres, ustedes sienten y aprecian, de modo particular, la belleza y la armonía de la Creación. Sus Monasterios, muchas veces, se sitúan en lugares de gran belleza, para donde las personas se dirigen a encontrar silencio y contemplar las maravillas de la Creación. Continúen así, para que las obras de Dios puedan ser admiradas".

Francisco terminó su breve discurso diciendo que "la oración, el trabajo, la hospitalidad, la generosidad de las Benedictinas concurren para manifestar la comunión y la unidad, hechas de paz, de acogimiento recíproco y de amor fraterno". (JSG)

 

 

Loading
Papa Francisco: oración de las Benedictinas enriquece la Iglesia

Ciudad del Vaticano (Martes, 10-09-2018, Gaudium Press) En la Sala del Consistorio, en el Vaticano, 120 participantes del VIII Simposio de la Unión Internacional de las Benedictinas fueron recibidas por el Pontífice Romano.

El Congreso que está siendo realizado en Roma tuvo su inicio el día 6 de septiembre y va hasta el próximo día 13.

El tema escogido para el Simposio fue: "Todos sean acogidos como otro Cristo" y fue sacado de la Regla de San Bento.

2.jpg

Vocación peculiar a la hospitalidad

En su discurso el Papa dijo que "este simposio es una ocasión propicia, para que las Benedictinas del mundo entero vivan juntas un tiempo de oración y reflexionen sobre los diversos modos en que el carisma de San Benito, después de 1500 años, continúa resonando y es actuado en nuestros días".

Refiriéndose al tema del Simposio, el Papa dijo que "esta expresión imprimió en la Orden Benedictina una vocación peculiar a la hospitalidad", según las palabras de Jesús ¡"Era extranjero y me acogiste"!

Francisco detalló que "Hoy, en el mundo, hay muchas personas que buscan vivir la ternura, la compasión, la misericordia y la acogida de Cristo en su vida. A ellas, ustedes ofrecen el don precioso de su testimonio, cuando se tornan instrumentos de la ternura de Dios a los que necesitan".

Ora et Labora

Hace siglos que los lugares benedictinos son conocidos como lugares de oración y de generosa hospitalidad. Por eso, Francisco alentó a las monjas a continuar esta obra evangélica en sus monasterios:

"El lema ‘Ora et labora' coloca la oración en el centro de su vida. La celebración diaria de la Santa Misa y la Liturgia de las Horas las coloca en el corazón de la vida eclesial. Todos los días, su oración enriquece el ‘respiro' de la Iglesia. Su oración es de alabanza, de acción de gracias, de súplica y de intercesión".

Francisco explicó que la oración de alabanza da voz a la humanidad y a la Creación; la acción de gracias es dada por los innúmeros y continuos beneficios del Señor; la de súplica, por los sufrimientos y anhelos de los hombres y mujeres; y la oración de intercesión es hecha por los que sufren, ponderó:

"Ustedes no encuentran físicamente estas personas, pero son sus hermanas en la fe y en el Cuerpo de Cristo. El valor de su oración no puede ser calculado, pero, seguramente, es un don preciosísimo:

‘Dios siempre oye las oraciones de los corazones humildes y llenos de compasión'."

Buenas administradoras de los dones de Dios

Al concluir su pronunciamiento, el Santo Padre agradeció a las monjas Benedictinas su cuidado especial por el ambiente y por preservar los dones de la tierra. Las Monjas Benedictinas del mundo son buenas administradoras de los dones de Dios, subrayó el Papa:

"Como mujeres, ustedes sienten y aprecian, de modo particular, la belleza y la armonía de la Creación. Sus Monasterios, muchas veces, se sitúan en lugares de gran belleza, para donde las personas se dirigen a encontrar silencio y contemplar las maravillas de la Creación. Continúen así, para que las obras de Dios puedan ser admiradas".

Francisco terminó su breve discurso diciendo que "la oración, el trabajo, la hospitalidad, la generosidad de las Benedictinas concurren para manifestar la comunión y la unidad, hechas de paz, de acogimiento recíproco y de amor fraterno". (JSG)

 

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/97942-Papa-Francisco--oracion-de-las-Benedictinas-enriquece-la-Iglesia-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Con un mensaje del Papa y una procesión se dio inicio al evento que reúne cerca de tres mil repre ...
 
El prelado aconsejó a los creyentes rechazar una iniciativa de modificación del Código Penal. ...
 
El evento de oración superó ampliamente las expectativas de organizadores y motivó cierre de call ...
 
El primer concierto tendrá lugar el 30 de septiembre con el organista Mattias Wager, de la Catedral ...
 
A través de una puesta en escena se recordó el recorrido que hace un año -del 6 al 10 de septiemb ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading