Loading
 
 
 
Loading
 
En su catequesis el Papa habló de la esclavitud del pecado y su liberación
Loading
 
12 de Septiembre de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 12-09-2018, Gaudium Press) Al tratar del tercer mandamiento del Decálogo -santificar la fiestas-, hoy en su catequesis de la Audiencia General, el Papa Francisco observó que en el libro del Deuteronomio se "establece este mandamiento para que el esclavo pueda también descansar y celebrar así el recuerdo de la Pascua de liberación; es decir, conmemora el final de la esclavitud ya que los esclavos por definición no pueden descansar".

1.png

Esta liberación de la esclavitud tiene también un sentido místico, analógico.

La peor esclavitud es la del propio "ego", que conduce al pecado. No hay descanso para quien vive de la gula y de la lujuria; el ansia de poseer destruye al avaro, el fuego de la ira y la carcoma de la envidia corroen las relaciones; y el egocentrismo del soberbio lo aísla y aleja de los demás. La persona sujeta a los vicios no es libre.

En cambio, quien está libre del pecado, aún en prisión es libre. "De hecho, precisa el Pontífice, hay personas que, incluso en la cárcel, experimentan una gran libertad de espíritu. Pensemos, por ejemplo, en San Maximiliano Kolbe, o en el Cardenal Van Thuan, que transformaron las opresiones oscuras en lugares de luz. Como también hay personas que están marcadas por grandes fragilidades interiores pero que conocen el reposo de la misericordia y saben cómo transmitirla".

Siendo el "ego", el centrarse en sí mismo, la raíz del pecado, abrirse al otro a través de la caridad tiene sentido curativo y es la libertad. "El verdadero amor es la verdadera libertad - afirma el Pontífice - se separa de la posesión, reconstruye las relaciones, sabe acoger y valorar al prójimo, transforma todo esfuerzo en un don gozoso y lo hace capaz de comunión. El amor nos hace libres incluso en la cárcel, aunque seamos débiles y limitados".

El Papa también recordó que hoy la Iglesia celebra el Santísimo Nombre de María: "Pidámosle a nuestra Madre del Cielo que nos ayude a vivir el descanso dominical como un tiempo privilegiado de encuentro con el Señor y con los demás, dejando que el amor de Jesús nos libere de todas nuestras esclavitudes".

Con información de Vatican News

Loading
En su catequesis el Papa habló de la esclavitud del pecado y su liberación

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 12-09-2018, Gaudium Press) Al tratar del tercer mandamiento del Decálogo -santificar la fiestas-, hoy en su catequesis de la Audiencia General, el Papa Francisco observó que en el libro del Deuteronomio se "establece este mandamiento para que el esclavo pueda también descansar y celebrar así el recuerdo de la Pascua de liberación; es decir, conmemora el final de la esclavitud ya que los esclavos por definición no pueden descansar".

1.png

Esta liberación de la esclavitud tiene también un sentido místico, analógico.

La peor esclavitud es la del propio "ego", que conduce al pecado. No hay descanso para quien vive de la gula y de la lujuria; el ansia de poseer destruye al avaro, el fuego de la ira y la carcoma de la envidia corroen las relaciones; y el egocentrismo del soberbio lo aísla y aleja de los demás. La persona sujeta a los vicios no es libre.

En cambio, quien está libre del pecado, aún en prisión es libre. "De hecho, precisa el Pontífice, hay personas que, incluso en la cárcel, experimentan una gran libertad de espíritu. Pensemos, por ejemplo, en San Maximiliano Kolbe, o en el Cardenal Van Thuan, que transformaron las opresiones oscuras en lugares de luz. Como también hay personas que están marcadas por grandes fragilidades interiores pero que conocen el reposo de la misericordia y saben cómo transmitirla".

Siendo el "ego", el centrarse en sí mismo, la raíz del pecado, abrirse al otro a través de la caridad tiene sentido curativo y es la libertad. "El verdadero amor es la verdadera libertad - afirma el Pontífice - se separa de la posesión, reconstruye las relaciones, sabe acoger y valorar al prójimo, transforma todo esfuerzo en un don gozoso y lo hace capaz de comunión. El amor nos hace libres incluso en la cárcel, aunque seamos débiles y limitados".

El Papa también recordó que hoy la Iglesia celebra el Santísimo Nombre de María: "Pidámosle a nuestra Madre del Cielo que nos ayude a vivir el descanso dominical como un tiempo privilegiado de encuentro con el Señor y con los demás, dejando que el amor de Jesús nos libere de todas nuestras esclavitudes".

Con información de Vatican News

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/97961-En-su-catequesis-el-Papa-hablo-de-la-esclavitud-del-pecado-y-su-liberacion. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

"El paganismo y la superstición hacían creer que en las cascadas, en los ríos y en los lagos, inc ...
 
La Arquidiócesis de Puerto Alegre tendrá un nuevo centro administrativo. Con el nombre de San Juan ...
 
Miles de personas participaron en la bendición anual en el Sydney Fish Market. ...
 
Según más de 40 académicos e investigadores, el templo es "incontrovertiblemente católico". ...
 
Las misiones buscaron el desarrollo y protección de los indígenas, quienes padecieron un trato muc ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading