Loading
 
 
 
Loading
 
Un tesoro: ¿Cómo encontrarlo?
Loading
 
18 de Septiembre de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Martes, 18-09-2018, Gaudium Press) ¿Quién no soñó con un tesoro?

Probablemente todos ya soñaron con el encuentro de un gran tesoro. Un tesoro que traiga despreocupación de toda especie, para el resto de la vida.

1.jpg

La imagen de un tesoro escondido y que podemos encontrar marca a fondo el imaginario de los hombres, en todos los períodos de la humanidad.

Tanto es así que el propio Nuestro Señor Jesucristo en sus parábolas usó la imagen del tesoro escondido, del tesoro encontrado, del tesoro perdido, para explicar lo que es el Reino de los Cielos. (Mt 13, 44)

Hay un tesoro a disposición de cada uno de nosotros.

Tesoros los hay de todas las especies.

Existen los tesoros materiales que son los más citados, más proclamados como disponibles para ser encontrados.

Pero existen también otras formas de tesoros. Y estos parecen ser los tesoros verdaderos y sin duda los de mayor valor...

Estoy hablando de los tesoros espirituales que, aunque menos recordados, son los que nuestras almas verdaderamente anhelan. Son estos tesoros espirituales a los que nos remiten las parábolas de Nuestro Señor.

Si quieren, estos son los verdaderos tesoros...

Son tesoros que nunca se pudren, tesoros a los cuales el gusano roedor no ataca.

Vale la pena que ellos sean buscados por quien nunca los tuvo. Y, también para los que los tuvieron y perdieron, vale la pena ir atrás de ellos, buscarlos, incesantemente.

Muchas veces no sabemos que es la falta de esos tesoros la que nos trae añoranzas inexplicables, o, lo que es peor, vacíos incomprendidos y malestares que no sabemos de dónde vienen.

¡Tesoros... que son los únicos capaces de traer la porción de felicidad que podemos gozar en esta tierra de exilio!

¡Descubrí un mapa de ese tesoro!!!

Él está bien descrito, es mapa bien trazado, bien diseñado, sus indicaciones nos conduce al tesoro. Quien "diseñó" ese mapa fue, nada más nada menos que San Alfonso María de Ligorio, Doctor de la Iglesia.

Aquí va para usted este mapa; él mismo es un tesoro... ¡Tesoro que, con cuánta razón, es de los más deseados!

Máximas de San Alfonso María de Ligorio para encontrar el tesoro de la felicidad

Para vivir siempre bien es preciso que grabemos profundamente en el alma ciertas máximas generales de vida eterna:

- Todo lo que viene de Dios, o próspero o adverso, es bueno y para nuestro bien

- Cueste Dios lo que cueste, nunca nos saldrá caro.

- Sin Dios no se puede tener verdadera paz.

- Perdido Dios, está todo perdido.

- Solo es necesario amar a Dios y salvar el alma.

- Lo que no se hace por Dios, redunda en sufrimiento.

- Quien ama a Dios, en todas las cosas encontrará placer; quien no ama a Dios, en ninguna cosa encontrará verdadero placer.

- Solo el pecado se debe temer.

- ¿De qué sirven en el momento de la muerte, todas las grandezas de este mundo?

- Todas las cosas de este mundo acaban, el gozo y el sufrimiento; pero la eternidad nunca tiene fin.

- Quien reza se salva; quien no reza se condena. (Obras ascéticas, BAC, Madrid, 1954)

Por João Sérgio Guimarães

Loading
Un tesoro: ¿Cómo encontrarlo?

Redacción (Martes, 18-09-2018, Gaudium Press) ¿Quién no soñó con un tesoro?

Probablemente todos ya soñaron con el encuentro de un gran tesoro. Un tesoro que traiga despreocupación de toda especie, para el resto de la vida.

1.jpg

La imagen de un tesoro escondido y que podemos encontrar marca a fondo el imaginario de los hombres, en todos los períodos de la humanidad.

Tanto es así que el propio Nuestro Señor Jesucristo en sus parábolas usó la imagen del tesoro escondido, del tesoro encontrado, del tesoro perdido, para explicar lo que es el Reino de los Cielos. (Mt 13, 44)

Hay un tesoro a disposición de cada uno de nosotros.

Tesoros los hay de todas las especies.

Existen los tesoros materiales que son los más citados, más proclamados como disponibles para ser encontrados.

Pero existen también otras formas de tesoros. Y estos parecen ser los tesoros verdaderos y sin duda los de mayor valor...

Estoy hablando de los tesoros espirituales que, aunque menos recordados, son los que nuestras almas verdaderamente anhelan. Son estos tesoros espirituales a los que nos remiten las parábolas de Nuestro Señor.

Si quieren, estos son los verdaderos tesoros...

Son tesoros que nunca se pudren, tesoros a los cuales el gusano roedor no ataca.

Vale la pena que ellos sean buscados por quien nunca los tuvo. Y, también para los que los tuvieron y perdieron, vale la pena ir atrás de ellos, buscarlos, incesantemente.

Muchas veces no sabemos que es la falta de esos tesoros la que nos trae añoranzas inexplicables, o, lo que es peor, vacíos incomprendidos y malestares que no sabemos de dónde vienen.

¡Tesoros... que son los únicos capaces de traer la porción de felicidad que podemos gozar en esta tierra de exilio!

¡Descubrí un mapa de ese tesoro!!!

Él está bien descrito, es mapa bien trazado, bien diseñado, sus indicaciones nos conduce al tesoro. Quien "diseñó" ese mapa fue, nada más nada menos que San Alfonso María de Ligorio, Doctor de la Iglesia.

Aquí va para usted este mapa; él mismo es un tesoro... ¡Tesoro que, con cuánta razón, es de los más deseados!

Máximas de San Alfonso María de Ligorio para encontrar el tesoro de la felicidad

Para vivir siempre bien es preciso que grabemos profundamente en el alma ciertas máximas generales de vida eterna:

- Todo lo que viene de Dios, o próspero o adverso, es bueno y para nuestro bien

- Cueste Dios lo que cueste, nunca nos saldrá caro.

- Sin Dios no se puede tener verdadera paz.

- Perdido Dios, está todo perdido.

- Solo es necesario amar a Dios y salvar el alma.

- Lo que no se hace por Dios, redunda en sufrimiento.

- Quien ama a Dios, en todas las cosas encontrará placer; quien no ama a Dios, en ninguna cosa encontrará verdadero placer.

- Solo el pecado se debe temer.

- ¿De qué sirven en el momento de la muerte, todas las grandezas de este mundo?

- Todas las cosas de este mundo acaban, el gozo y el sufrimiento; pero la eternidad nunca tiene fin.

- Quien reza se salva; quien no reza se condena. (Obras ascéticas, BAC, Madrid, 1954)

Por João Sérgio Guimarães

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/98087-Un-tesoro---iquest-Como-encontrarlo-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El pasado jueves 11 de octubre, en Lingkun, que queda en el distrito de Yongqiang, la cruz que coron ...
 
Con el tema "El desafío digital para nuestras Radios", inició el miércoles pasado, en Lisboa, el ...
 
La nota de la Diócesis versa sobre la visita que el candidato a la presidencia brasileña Fernando ...
 
La Catedral de Santa María de la Sede, de Sevilla, es el mayor templo gótico del mundo ...
 
El “milagro del sol”, es una de las pruebas contundentes de la autenticidad de las Apariciones d ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading