Loading
 
 
 
Loading
 
Santa Teresita del Niño Jesús: el encanto de una vocación llamada al amor
Loading
 
1 de Octubre de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Lunes, 01-10-2018, Gaudium Press) Es innegable que quien se acerca a la vida de Santa Teresa de Lisieux -Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz- queda fascinado con su testimonio e historia de santidad. A través de su "pequeña vía", el "caminito", que habla de humildad, sencillez y confianza en Dios Padre, teresita se hizo grande. Toda su vida y testimonio de santidad se centra en una sola premisa: vivir la vocación al amor; amar y hacer amar al Amor.

Su legado literario es testigo de su vocación. Así quedó reflejado en su manuscrito autobiográfico "Historia de un alma", como también en sus cartas, poesías y oraciones.

Santa Teresita del Niño Jesús, última foto_GaudiumPress.jpg
Última foto tomada a Santa Teresa de Lisieux. Allí sostiene las imágenes del Niño Jesús y de la Santa Faz / Foto: Gaudium Press.

Iniciando sus memorias, escritas por solicitud de su superiora, Teresa de Lisieux escribe:

"Comprendí que el amor de Nuestro Señor se revela lo mismo en el alma más sencilla que no opone resistencia alguna a su gracia, que en el alma más sublime. Y es que, como lo propio del amor es abajarse, si todas las almas se parecieran a las de los santos doctores que han iluminado a la Iglesia con la luz de su doctrina, parecería que Dios no tendría que abajarse demasiado al venir a sus corazones. Pero él ha creado al niño, que no sabe nada y que sólo deja oír débiles gemidos; y ha creado al pobre salvaje, que sólo tiene para guiarse la ley natural. Y hasta sus corazones quiere abajarse. Estas son sus flores de los campos, cuya sencillez le fascina".

En la poesía "Vivir de Amor", que la santa escribió en 1895 -dos años antes de su muerte-, Teresita deja ver su innegable amor a Dios: "Vivir de amor, Tu mismo lo dijiste: Es llevarte Jesús en las entrañas; Es hacerte habitar en nuestro pecho. Verbo increado. De mi Dios Palabra. Y Tú sabes Jesús, que yo te amo, Y sabes que Tu amor mi pecho abrasa. Yo sé, en cambio, que, amándote, me gano a Tu Padre, y que lo traigo a mi morada. ¡Oh, Augusta Trinidad, mi prisionera Eres, por obra de mi amor y gracia!".

Su "secreto" de santidad se halla en la "Infancia Espiritual", que no es otra cosa que la vivencia de la humildad, poniendo toda la confianza en el amor de Dios Padre, revelado en su Hijo Jesucristo. Un camino hacia la santidad que Teresita del Niño Jesús reveló en su manuscrito: "Quisiera tener un ascensor para subir hasta Jesús, porque soy muy pequeña para subir sola (...) El ascensor que ha de elevarme hasta el cielo son tus brazos, Jesús mío".

Santa Teresita Niña_GaudiumPress.jpg
Santa Teresita de niña / Foto: Gaudium Press.

Es en la pequeñez de Santa Teresita donde radica su grandeza. Una de sus mayores enseñanzas fue el "Santo Abandono". Ella decía: "Desde hace tiempo no me pertenezco, me entregué del todo a Jesús".

Una entrega total, y amor sin límites, y una cercanía tal a Jesús, que la llevó a tener sed por la salvación de las alamas, ofreciendo oraciones y sacrificios para que los pecadores retornasen a buen camino. Así describió la santa ese deseo de salvar aquellas almas perdidas: "Anhelaba dar de beber a mi Amado, sentíame yo también devorada por la sed de almas, y a todo trance quería arrancar de las llamas eternas a los pecadores".

Y Santa Teresita fue más allá. También ofreció su enfermedad -la tuberculosis que la llevó a la muerte en 1897- por los misioneros del mundo: "¡Te suplico que inclines tu divina mirada a un sinnúmero de almas pequeñitas, te suplico que acojas en este mundo una legión de víctimas pequeñas dignas de tu amor!", escribió en sus memorias.

No en vano, y pese a no haber salido del convento, Santa Teresita fue declarada en 1927 Patrona Universal de las Misiones.

Las últimas palabras que pronunció al morir fueron: "Oh... ¡le amo!... ¡Dios mío... os... amo!".

Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz nació en Alençon, Francia, el 2 de enero de 1873. Sus padres eran los también santos Luis Martin y María Guerin, canonizados en octubre de 2015 por el Papa Francisco. Ingresó muy pronto a la Orden del Carmelo, falleciendo en olor de santidad en 1897. Fue canonizada el 17 de mayo de 1925 por el Papa Pío XI.

Con información de "Obras Completas de Santa Teresita del Niño Jesús"

Gaudium Press / Sonia Trujillo

 

Loading
Santa Teresita del Niño Jesús: el encanto de una vocación llamada al amor

Redacción (Lunes, 01-10-2018, Gaudium Press) Es innegable que quien se acerca a la vida de Santa Teresa de Lisieux -Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz- queda fascinado con su testimonio e historia de santidad. A través de su "pequeña vía", el "caminito", que habla de humildad, sencillez y confianza en Dios Padre, teresita se hizo grande. Toda su vida y testimonio de santidad se centra en una sola premisa: vivir la vocación al amor; amar y hacer amar al Amor.

Su legado literario es testigo de su vocación. Así quedó reflejado en su manuscrito autobiográfico "Historia de un alma", como también en sus cartas, poesías y oraciones.

Santa Teresita del Niño Jesús, última foto_GaudiumPress.jpg
Última foto tomada a Santa Teresa de Lisieux. Allí sostiene las imágenes del Niño Jesús y de la Santa Faz / Foto: Gaudium Press.

Iniciando sus memorias, escritas por solicitud de su superiora, Teresa de Lisieux escribe:

"Comprendí que el amor de Nuestro Señor se revela lo mismo en el alma más sencilla que no opone resistencia alguna a su gracia, que en el alma más sublime. Y es que, como lo propio del amor es abajarse, si todas las almas se parecieran a las de los santos doctores que han iluminado a la Iglesia con la luz de su doctrina, parecería que Dios no tendría que abajarse demasiado al venir a sus corazones. Pero él ha creado al niño, que no sabe nada y que sólo deja oír débiles gemidos; y ha creado al pobre salvaje, que sólo tiene para guiarse la ley natural. Y hasta sus corazones quiere abajarse. Estas son sus flores de los campos, cuya sencillez le fascina".

En la poesía "Vivir de Amor", que la santa escribió en 1895 -dos años antes de su muerte-, Teresita deja ver su innegable amor a Dios: "Vivir de amor, Tu mismo lo dijiste: Es llevarte Jesús en las entrañas; Es hacerte habitar en nuestro pecho. Verbo increado. De mi Dios Palabra. Y Tú sabes Jesús, que yo te amo, Y sabes que Tu amor mi pecho abrasa. Yo sé, en cambio, que, amándote, me gano a Tu Padre, y que lo traigo a mi morada. ¡Oh, Augusta Trinidad, mi prisionera Eres, por obra de mi amor y gracia!".

Su "secreto" de santidad se halla en la "Infancia Espiritual", que no es otra cosa que la vivencia de la humildad, poniendo toda la confianza en el amor de Dios Padre, revelado en su Hijo Jesucristo. Un camino hacia la santidad que Teresita del Niño Jesús reveló en su manuscrito: "Quisiera tener un ascensor para subir hasta Jesús, porque soy muy pequeña para subir sola (...) El ascensor que ha de elevarme hasta el cielo son tus brazos, Jesús mío".

Santa Teresita Niña_GaudiumPress.jpg
Santa Teresita de niña / Foto: Gaudium Press.

Es en la pequeñez de Santa Teresita donde radica su grandeza. Una de sus mayores enseñanzas fue el "Santo Abandono". Ella decía: "Desde hace tiempo no me pertenezco, me entregué del todo a Jesús".

Una entrega total, y amor sin límites, y una cercanía tal a Jesús, que la llevó a tener sed por la salvación de las alamas, ofreciendo oraciones y sacrificios para que los pecadores retornasen a buen camino. Así describió la santa ese deseo de salvar aquellas almas perdidas: "Anhelaba dar de beber a mi Amado, sentíame yo también devorada por la sed de almas, y a todo trance quería arrancar de las llamas eternas a los pecadores".

Y Santa Teresita fue más allá. También ofreció su enfermedad -la tuberculosis que la llevó a la muerte en 1897- por los misioneros del mundo: "¡Te suplico que inclines tu divina mirada a un sinnúmero de almas pequeñitas, te suplico que acojas en este mundo una legión de víctimas pequeñas dignas de tu amor!", escribió en sus memorias.

No en vano, y pese a no haber salido del convento, Santa Teresita fue declarada en 1927 Patrona Universal de las Misiones.

Las últimas palabras que pronunció al morir fueron: "Oh... ¡le amo!... ¡Dios mío... os... amo!".

Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz nació en Alençon, Francia, el 2 de enero de 1873. Sus padres eran los también santos Luis Martin y María Guerin, canonizados en octubre de 2015 por el Papa Francisco. Ingresó muy pronto a la Orden del Carmelo, falleciendo en olor de santidad en 1897. Fue canonizada el 17 de mayo de 1925 por el Papa Pío XI.

Con información de "Obras Completas de Santa Teresita del Niño Jesús"

Gaudium Press / Sonia Trujillo

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/98319-Santa-Teresita-del-Nino-Jesus--el-encanto-de-una-vocacion-llamada-al-amor. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El evento ha tenido lugar en Bogotá en la sede de la Conferencia Episcopal de Colombia durante el V ...
 
Los homenajes se enmarcaron en una procesión y solemne Eucaristía presidida por Mons. Mario Delpin ...
 
El Evangelio de ayer la Escritura relata como los hijos del Zebedeo, Santiago y Juan, piden a Jesucr ...
 
Ya en agosto pasado, el jefe de gabinete del gobierno, Gergely Gulyas, señalaba la baja tasa de mat ...
 
Las Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará, de la familia religiosa del Verbo Encarnado, so ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading