Loading
 
 
 
Loading
 
Arquidiócesis de Detroit invita a reflexionar sobre cercanía de fin de los tiempos por final de año litúrgico
Loading
 
17 de Noviembre de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Detroit (Sábado, 17-11-2018, Gaudium Press) La Arquidiócesis de Detroit, Estados Unidos, vive un momento especial de misión apostólica tras el reciente lanzamiento de su campaña "Desata el Evangelio" (ver noticia anterior). Como parte de esta iniciativa y llegando al final del año litúrgico, el sacerdote Charles Fox, miembro de la Facultad de Teología del Seminario Mayor del Sagrado Corazón, propuso algunas formas de vivir la esperanza en la segunda venida de Jesucristo de una manera práctica en las comunidades parroquiales.

SEGUNDA VENIDA JESUCRISTO GAUDIUM PRESS.jpg
El Hijo del Hombre y la Jerusalén del Cielo, Cúpula del templo de San Pablo Intramuros en Roma, Italia. Foto: Fr. Lawrence Lew, O.P.
Para ilustrar su idea, recordó la imagen de los predicadores callejeros que llevan carteles con la leyenda "El Final Está Cerca" y que son frecuentemente caricaturizados en la sociedad estadounidense. "En el afán de la sociedad de divertirse a costa de una persona como esta, un hecho incómodo pero crítico es frecuentemente olvidado: el fin está cerca", indicó el sacerdote. "Es fácil vivir en negación de la verdad de que el mundo va a terminar y de que podría suceder en cualquier momento. Pero nuestra negación no cambia el hecho de que va a terminar y de que podría suceder en cualquier momento", advirtió el P. Fox. "Cuando nos acercamos al final del año litúrgico de la Iglesia, nos enfocamos en el final de los tiempos y la segunda venida del Señor Jesús. Este enfoque continúa durante la primera parte de la temporada de Adviento, la cual da inicio a un nuevo año litúrgico".

Por este motivo, los creyentes no sólo están llamados a conmemorar las celebraciones de la liturgia católica en este sentido, sino a aplicar esta verdad de fe a la vida individual y a las familias. "La iglesia es una 'comunidad del fin de los tiempos' porque ella es un signo viviente de que este mundo no es la última realidad. Para ponerlo de manera contundente, hay más en la vida que los teléfonos inteligentes y la cultura culinaria", comentó el sacerdote. "Hay más en esta vida que hacer dinero o quién ganó en las últimas elecciones. Existe otro mundo, un mundo mayor que va a venir y el muro que separa este mundo y ese otro mundo eventualmente y definitivamente va a caer".

El P. Fox propuso que ese muro de separación ya tiene algunas grietas a través de las cuales la luz del mundo por venir ya está llegando. Es por eso que Jesucristo invita a sus discípulos a ser la "luz del mundo", llamado que el sacerdote extiende a la vida de las parroquias que deben "iluminar con la luz del cielo y por tanto desatar el evangelio en la sociedad más amplia".

Cinco formas prácticas de llevar la luz del Cielo

Para hacerlo, el P. Fox sugirió cinco formas prácticas en las cuales las parroquias pueden reflejar en su vida la esperanza de la Nueva Jerusalén. La primera de ellas es la Comunidad, acogiendo a quienes puedan sentirse aislados y ofreciendo un profundo sentido de la vida y un propósito a través de la combinación de la oración, la liturgia, la formación y los eventos sociales para las personas de todas las edades. "Incluso en una escala meramente humana no hay otro grupo que pueda ofrecer exactamente lo que una parroquia católica ofrece", comentó el sacerdote.

Otra de las formas en las que se puede vivir esta espiritualidad es a través de las Conversiones, frecuentes en la Iglesia de Estados Unidos. "Aquellos que entran en la Iglesia dan un testimonio claro de la verdad de que este mundo no es suficiente", recordó el P. Fox. La tercera forma de llevar luz al mundo es a través de la Oración. "En un mundo de casi constante ruido y distracción, nuestras parroquias son un santuario de oración. Particularmente cuando las iglesias parroquiales están abiertas para la oración a varios momentos durante el día o la noche, las personas llegan a ver el valor de tener un lugar donde detenerse y emplear el tiempo en la contemplación silenciosa de Dios y de su relación con Él".

La Verdad, la Bondad y la Belleza fueron descritos como un cuarto camino, ya que constituyen "claros signos del Reino de Dios en un mundo que ha sustituido frecuentemente la opinión y los sentimientos por la Verdad, la conveniencia del placer por la Bondad y la eficiencia y el Confort por la Belleza", expuso el sacerdote. "Este tiempo de desatar el evangelio nos da una gran oportunidad de revisar lo que nuestras parroquias hacen bien y lo que necesitamos mejorar para mostrar a las personas la Verdad, la Bondad y la Belleza del Evangelio".

Finalmente es a través de la Eucaristía como la parroquia puede llevar la luz del cielo a la sociedad local. "En ningún otro momento y en ningún otro lugar la luz del cielo brilla más que durante la Santa Misa y en ningún otro tiempo, ni en otra forma somos más poderosamente hechos como Cristo y preparados para la vida en el mundo por venir", concluyó el sacerdote. "Al centrar nuestras vidas en el Señor Jesús Eucarístico, mostramos a nuestros vecinos que tenemos un tesoro y un destino que no son de este mundo. Muchos conversos a la fe católica han testificado que fue la Eucaristía, más que cualquier otra cosa, lo que los atrajo a la Iglesia".

Con información de Detroit Catholic.

 

Loading
Arquidiócesis de Detroit invita a reflexionar sobre cercanía de fin de los tiempos por final de año litúrgico

Detroit (Sábado, 17-11-2018, Gaudium Press) La Arquidiócesis de Detroit, Estados Unidos, vive un momento especial de misión apostólica tras el reciente lanzamiento de su campaña "Desata el Evangelio" (ver noticia anterior). Como parte de esta iniciativa y llegando al final del año litúrgico, el sacerdote Charles Fox, miembro de la Facultad de Teología del Seminario Mayor del Sagrado Corazón, propuso algunas formas de vivir la esperanza en la segunda venida de Jesucristo de una manera práctica en las comunidades parroquiales.

SEGUNDA VENIDA JESUCRISTO GAUDIUM PRESS.jpg
El Hijo del Hombre y la Jerusalén del Cielo, Cúpula del templo de San Pablo Intramuros en Roma, Italia. Foto: Fr. Lawrence Lew, O.P.
Para ilustrar su idea, recordó la imagen de los predicadores callejeros que llevan carteles con la leyenda "El Final Está Cerca" y que son frecuentemente caricaturizados en la sociedad estadounidense. "En el afán de la sociedad de divertirse a costa de una persona como esta, un hecho incómodo pero crítico es frecuentemente olvidado: el fin está cerca", indicó el sacerdote. "Es fácil vivir en negación de la verdad de que el mundo va a terminar y de que podría suceder en cualquier momento. Pero nuestra negación no cambia el hecho de que va a terminar y de que podría suceder en cualquier momento", advirtió el P. Fox. "Cuando nos acercamos al final del año litúrgico de la Iglesia, nos enfocamos en el final de los tiempos y la segunda venida del Señor Jesús. Este enfoque continúa durante la primera parte de la temporada de Adviento, la cual da inicio a un nuevo año litúrgico".

Por este motivo, los creyentes no sólo están llamados a conmemorar las celebraciones de la liturgia católica en este sentido, sino a aplicar esta verdad de fe a la vida individual y a las familias. "La iglesia es una 'comunidad del fin de los tiempos' porque ella es un signo viviente de que este mundo no es la última realidad. Para ponerlo de manera contundente, hay más en la vida que los teléfonos inteligentes y la cultura culinaria", comentó el sacerdote. "Hay más en esta vida que hacer dinero o quién ganó en las últimas elecciones. Existe otro mundo, un mundo mayor que va a venir y el muro que separa este mundo y ese otro mundo eventualmente y definitivamente va a caer".

El P. Fox propuso que ese muro de separación ya tiene algunas grietas a través de las cuales la luz del mundo por venir ya está llegando. Es por eso que Jesucristo invita a sus discípulos a ser la "luz del mundo", llamado que el sacerdote extiende a la vida de las parroquias que deben "iluminar con la luz del cielo y por tanto desatar el evangelio en la sociedad más amplia".

Cinco formas prácticas de llevar la luz del Cielo

Para hacerlo, el P. Fox sugirió cinco formas prácticas en las cuales las parroquias pueden reflejar en su vida la esperanza de la Nueva Jerusalén. La primera de ellas es la Comunidad, acogiendo a quienes puedan sentirse aislados y ofreciendo un profundo sentido de la vida y un propósito a través de la combinación de la oración, la liturgia, la formación y los eventos sociales para las personas de todas las edades. "Incluso en una escala meramente humana no hay otro grupo que pueda ofrecer exactamente lo que una parroquia católica ofrece", comentó el sacerdote.

Otra de las formas en las que se puede vivir esta espiritualidad es a través de las Conversiones, frecuentes en la Iglesia de Estados Unidos. "Aquellos que entran en la Iglesia dan un testimonio claro de la verdad de que este mundo no es suficiente", recordó el P. Fox. La tercera forma de llevar luz al mundo es a través de la Oración. "En un mundo de casi constante ruido y distracción, nuestras parroquias son un santuario de oración. Particularmente cuando las iglesias parroquiales están abiertas para la oración a varios momentos durante el día o la noche, las personas llegan a ver el valor de tener un lugar donde detenerse y emplear el tiempo en la contemplación silenciosa de Dios y de su relación con Él".

La Verdad, la Bondad y la Belleza fueron descritos como un cuarto camino, ya que constituyen "claros signos del Reino de Dios en un mundo que ha sustituido frecuentemente la opinión y los sentimientos por la Verdad, la conveniencia del placer por la Bondad y la eficiencia y el Confort por la Belleza", expuso el sacerdote. "Este tiempo de desatar el evangelio nos da una gran oportunidad de revisar lo que nuestras parroquias hacen bien y lo que necesitamos mejorar para mostrar a las personas la Verdad, la Bondad y la Belleza del Evangelio".

Finalmente es a través de la Eucaristía como la parroquia puede llevar la luz del cielo a la sociedad local. "En ningún otro momento y en ningún otro lugar la luz del cielo brilla más que durante la Santa Misa y en ningún otro tiempo, ni en otra forma somos más poderosamente hechos como Cristo y preparados para la vida en el mundo por venir", concluyó el sacerdote. "Al centrar nuestras vidas en el Señor Jesús Eucarístico, mostramos a nuestros vecinos que tenemos un tesoro y un destino que no son de este mundo. Muchos conversos a la fe católica han testificado que fue la Eucaristía, más que cualquier otra cosa, lo que los atrajo a la Iglesia".

Con información de Detroit Catholic.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El programa de Patronos de las Artes en los Museos Vaticanos cuenta con capítulos en Singapur y Hon ...
 
La peregrinación fue una promesa hecha a Dios, a los no nacidos, a los Caballeros de Colón y a los ...
 
Las religiosas se encuentran en buenas condiciones, según informaron a las autoridades que lograron ...
 
La Conferencia de Obispos Católicos se abstuvo de comentar mientras avanza la investigación polic ...
 
La Madre Agnes Mariam de la Croix, Carmelita Descalza, relató el portento sucedido durante la ocupa ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading