Loading
 
 
 
Loading
 
Fátima y la inocencia crucificada
Loading
 
10 de Mayo de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Miércoles, 10-05-2017, Gaudium Press) En La Salette (1846), Lourdes (1858) y Fátima (1917) Nuestra Señora aparece es a niños y a cada aparición disminuye la edad de los agraciados videntes. Jacinta escasamente llegaba a los siete añitos. En la Rue de Bac de París se le había manifestado en 1830 a una joven novicia Vicentina de origen campesino inocentísima, de 24 años de edad. Con los niños la Virgen pareciera decir algo.

Niños campesinos sin pretensiones ni compromisos con nadie, inocentes y simples como el agua de las fuentes que brotaron en esos lugares, veraces y cabales, que nunca se contradijeron en las decenas de sofocantes interrogatorios a que fueron sometidos de buena y mala fe, por periodistas, escritores y autoridades religiosas. Y después de tantas gracias, súplicas y maternales advertencias de María, no podemos decir que la humanidad haya mejorado moralmente, que es la esencia de los llamados de la Madre de Dios en sus apariciones.

Fatrima_Gaudium_Press.jpg

"Misericordia quiero y no sacrificios" (Mt 9, 13) No hay duda que las celebraciones y oraciones que hagamos serán acogidas en el Cielo, pero eso no es suficiente. Lo que se nos ha pedido es sobre todo caridad cristiana a toda prueba, algo que implica mortificaciones, renuncias, penitencias, conversión y sometimiento agradecido a la Voluntad de Dios por más dolorosa que nos sea. El orden social que se viene imponiendo gradualmente sea por guerras o reformas políticas no se compadece con el mensaje de Nuestro Señor Jesucristo absolutamente en nada. Estamos construyendo un mundo para un hombre sin Dios que solo cree en la tecnología y el poder que da el dinero. El tiempo del ocio y la diversión supera ya el tiempo de trabajo en muchas ciudades del mundo. Trabajo hecho a las prisas, sin responsabilidad ni cuidado, sin compromiso con la empresa ni con la sociedad. Sueños de ojos abiertos en las nuevas generaciones cada vez más autistas y disolutas que ante la frustración deciden evadirse en las drogas, el alcohol, las conductas excéntricas y criminales a manera de aventuras intensas e incluso el terrible suicidio.

Los tres pastorcitos, especialmente Francisco y Jacinta, se fueron a tiempo para el Cielo. De hecho no les hubiera quedado más alternativa que seguir la vida religiosa y de clausura que se le impuso a la Hermana Lucia. En el mundo probablemente se habrían perdido irremediablemente o al menos confundido y sin rumbo como les aconteció a los pastorcitos de La Salette.

Francisco_Gaudium_Press2.jpg

Víctimas de la peste que azotó a Europa después de la Primera Guerra Mundial, los dos pastorcitos de Fátima murieron en olor de santidad pero una santidad enteramente crucificada y dolorosa, ofreciendo su vida en reparación por los pecados cometidos contra Dios Nuestro Señor y por la salvación de las almas.

Francisco_Gaudium_Press.jpg
Aljustrel, casa de Jacinta y Francisco

Profundamente impresionados con todo lo que la Virgen les reveló, decidieron iniciar por su cuenta una serie de renuncias y sacrificios que para niños de su edad no podían ser más mortificantes: regalaban su merienda diaria a niños más pobres, soportaban calor y sed, algunas veces comían frutos verdes y amargos, rezaban mucho todos los días, Lucía aguantó mansamente palizas, desprecios y reclamos de su madre y sus hermanas que la trataban de mentirosa. Llegaron a ceñirse en la cintura una cuerda áspera y apretada con la que pasaban todo el día y que Nuestra querida Madre del Cielo les tuvo que prohibir que usaran mientras dormían. Fueron encarcelados y maltratados por las autoridades civiles locales y amenazados incluso de muerte. Los tres inocentes pastorcitos resistieron heroicamente como mártires de una causa y una promesa: Por fin mi Inmaculado Corazón triunfará. El Reino de María que vendrá tras una necesaria purificación penitente, con la que la humanidad de hoy, cómoda e indiferente, debería acompañar lo que ellos tres comenzaron voluntariamente y por amor de Dios desde aquel primer 13 de mayo de 1917.

Por Antonio Borda

Loading
Fátima y la inocencia crucificada

Redacción (Miércoles, 10-05-2017, Gaudium Press) En La Salette (1846), Lourdes (1858) y Fátima (1917) Nuestra Señora aparece es a niños y a cada aparición disminuye la edad de los agraciados videntes. Jacinta escasamente llegaba a los siete añitos. En la Rue de Bac de París se le había manifestado en 1830 a una joven novicia Vicentina de origen campesino inocentísima, de 24 años de edad. Con los niños la Virgen pareciera decir algo.

Niños campesinos sin pretensiones ni compromisos con nadie, inocentes y simples como el agua de las fuentes que brotaron en esos lugares, veraces y cabales, que nunca se contradijeron en las decenas de sofocantes interrogatorios a que fueron sometidos de buena y mala fe, por periodistas, escritores y autoridades religiosas. Y después de tantas gracias, súplicas y maternales advertencias de María, no podemos decir que la humanidad haya mejorado moralmente, que es la esencia de los llamados de la Madre de Dios en sus apariciones.

Fatrima_Gaudium_Press.jpg

"Misericordia quiero y no sacrificios" (Mt 9, 13) No hay duda que las celebraciones y oraciones que hagamos serán acogidas en el Cielo, pero eso no es suficiente. Lo que se nos ha pedido es sobre todo caridad cristiana a toda prueba, algo que implica mortificaciones, renuncias, penitencias, conversión y sometimiento agradecido a la Voluntad de Dios por más dolorosa que nos sea. El orden social que se viene imponiendo gradualmente sea por guerras o reformas políticas no se compadece con el mensaje de Nuestro Señor Jesucristo absolutamente en nada. Estamos construyendo un mundo para un hombre sin Dios que solo cree en la tecnología y el poder que da el dinero. El tiempo del ocio y la diversión supera ya el tiempo de trabajo en muchas ciudades del mundo. Trabajo hecho a las prisas, sin responsabilidad ni cuidado, sin compromiso con la empresa ni con la sociedad. Sueños de ojos abiertos en las nuevas generaciones cada vez más autistas y disolutas que ante la frustración deciden evadirse en las drogas, el alcohol, las conductas excéntricas y criminales a manera de aventuras intensas e incluso el terrible suicidio.

Los tres pastorcitos, especialmente Francisco y Jacinta, se fueron a tiempo para el Cielo. De hecho no les hubiera quedado más alternativa que seguir la vida religiosa y de clausura que se le impuso a la Hermana Lucia. En el mundo probablemente se habrían perdido irremediablemente o al menos confundido y sin rumbo como les aconteció a los pastorcitos de La Salette.

Francisco_Gaudium_Press2.jpg

Víctimas de la peste que azotó a Europa después de la Primera Guerra Mundial, los dos pastorcitos de Fátima murieron en olor de santidad pero una santidad enteramente crucificada y dolorosa, ofreciendo su vida en reparación por los pecados cometidos contra Dios Nuestro Señor y por la salvación de las almas.

Francisco_Gaudium_Press.jpg
Aljustrel, casa de Jacinta y Francisco

Profundamente impresionados con todo lo que la Virgen les reveló, decidieron iniciar por su cuenta una serie de renuncias y sacrificios que para niños de su edad no podían ser más mortificantes: regalaban su merienda diaria a niños más pobres, soportaban calor y sed, algunas veces comían frutos verdes y amargos, rezaban mucho todos los días, Lucía aguantó mansamente palizas, desprecios y reclamos de su madre y sus hermanas que la trataban de mentirosa. Llegaron a ceñirse en la cintura una cuerda áspera y apretada con la que pasaban todo el día y que Nuestra querida Madre del Cielo les tuvo que prohibir que usaran mientras dormían. Fueron encarcelados y maltratados por las autoridades civiles locales y amenazados incluso de muerte. Los tres inocentes pastorcitos resistieron heroicamente como mártires de una causa y una promesa: Por fin mi Inmaculado Corazón triunfará. El Reino de María que vendrá tras una necesaria purificación penitente, con la que la humanidad de hoy, cómoda e indiferente, debería acompañar lo que ellos tres comenzaron voluntariamente y por amor de Dios desde aquel primer 13 de mayo de 1917.

Por Antonio Borda

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/87166-Fatima-y-la-inocencia-crucificada. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

...
 
El más noble, sublime y santo casamiento que hubo, y habrá, fue el de Nuestra Señora con San Jos ...
 
La imagen, que consiste en un colorido mosaico, fue bendecida en el marco de la visita 'Ad limina' d ...
 
La Oración Oficial para pedir gracias por intercesión de María Amida Kammers fue aprobada por el ...
 
Setenta participantes de la Asamblea de la Confederación Internacional de la Unión Apostólica del ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading