Loading
 
 
 
Loading
 
¿Cómo es la práctica del ayuno y la abstinencia?
Loading
 
14 de Febrero de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Miércoles, 14-02-2018, Gaudium Press) Con el Miércoles de Ceniza inicia para la Iglesia un tiempo especial de ayuno, oración, penitencia y obras de caridad, que ayudarán a preparar la conmemoración del acontecimiento central de la Historia de la Salvación: la Resurrección de Nuestro Señor, que se celebrará el Domingo de Pascua.

En este tiempo de 40 días que antecede a la Pascua del Señor se llama a los fieles cristianos a incrementar los sacrificios, de modo especial la práctica del ayuno y la abstinencia. ¿De qué se trata?

El Código de Derecho Canónico en el numeral 1249 dice que "todos los fieles, cada uno a su modo, está obligado por ley divina a hacer penitencia", y que, "para que todos se unan en una práctica común de penitencia, se han fijado unos días penitenciales, en los que se dediquen los fieles de manera especial a la oración, realicen obras de piedad y de caridad y se nieguen a sí mismos, cumpliendo con mayor fidelidad sus propias obligaciones y, sobre todo, observando el ayuno y la abstinencia".

En relación con la observancia de estas prácticas de penitencia el Código de Derecho Canónico explica que en la Iglesia Universal son días penitenciales todos los viernes del año y el tiempo de Cuaresma. "Todos los viernes, a no ser que coincidan con una solemnidad, debe guardarse la abstinencia de carne, o de otro alimento que haya determinado la Conferencia Episcopal; ayuno y abstinencia se guardarán el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo", indica en el número 1251.

Exe Lobaiza por Cathopic.jpg
La Cuaresma es un llamado particular a la conversión / Foto: Exe Lobaiza por Cathopic.

También se explica que la abstinencia es obligatoria para los mayores de 14 años; y el ayuno, para los mayores de edad hasta los 59 años; y se pide a los "pastores de almas", así como a los padres de familia, que se eduque a los menores -quienes aún no han alcanzado la edad para las prácticas del ayuno y la abstinencia- "en un auténtico espíritu de penitencia".

Asimismo, las prácticas penitenciales para la Cuaresma, especialmente el ayuno, no son obligatorias para los enfermos, embarazadas y algunos trabajadores, quienes pueden reemplazarlas por otro tipo de penitencia o acto de caridad. Como se expone en el numeral 1253 del Código de Derecho Canónico: "La Conferencia Episcopal puede determinar con más detalle el modo de observar el ayuno y la abstinencia, así como sustituirlos en todo o en parte por otras formas de penitencia, sobre todo por obras de caridad y prácticas de piedad".

Pero la Cuaresma es ante todo un llamado particular a la conversión, por eso en este tiempo se invita a vivir la penitencia interior de la que habla el Catecismo de la Iglesia Católica en el número 1430: "La llamada de Jesús a la conversión y a la penitencia no mira, en primer lugar, a las obras exteriores 'el saco y la ceniza', los ayunos y las mortificaciones, sino a la conversión del corazón, la penitencia interior. Sin ella, las obras de penitencia permanecen estériles y engañosas; por el contrario, la conversión interior impulsa a la expresión de esta actitud por medio de signos visibles, gestos y obras penitenciales".

"La penitencia interior es una reorientación radical de toda la vida, un retorno, una conversión a Dios con todo nuestro corazón, una ruptura del pecado, una aversión del mal, con repugnancia hacia las malas acciones que hemos cometido. Al mismo tiempo, comprende el deseo y la resolución de cambiar de vida con la esperanza de la misericordia divina y la confianza en la ayuda de su gracia", continúa el Catecismo.

Con información de vatican.va.

Loading
¿Cómo es la práctica del ayuno y la abstinencia?

Redacción (Miércoles, 14-02-2018, Gaudium Press) Con el Miércoles de Ceniza inicia para la Iglesia un tiempo especial de ayuno, oración, penitencia y obras de caridad, que ayudarán a preparar la conmemoración del acontecimiento central de la Historia de la Salvación: la Resurrección de Nuestro Señor, que se celebrará el Domingo de Pascua.

En este tiempo de 40 días que antecede a la Pascua del Señor se llama a los fieles cristianos a incrementar los sacrificios, de modo especial la práctica del ayuno y la abstinencia. ¿De qué se trata?

El Código de Derecho Canónico en el numeral 1249 dice que "todos los fieles, cada uno a su modo, está obligado por ley divina a hacer penitencia", y que, "para que todos se unan en una práctica común de penitencia, se han fijado unos días penitenciales, en los que se dediquen los fieles de manera especial a la oración, realicen obras de piedad y de caridad y se nieguen a sí mismos, cumpliendo con mayor fidelidad sus propias obligaciones y, sobre todo, observando el ayuno y la abstinencia".

En relación con la observancia de estas prácticas de penitencia el Código de Derecho Canónico explica que en la Iglesia Universal son días penitenciales todos los viernes del año y el tiempo de Cuaresma. "Todos los viernes, a no ser que coincidan con una solemnidad, debe guardarse la abstinencia de carne, o de otro alimento que haya determinado la Conferencia Episcopal; ayuno y abstinencia se guardarán el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo", indica en el número 1251.

Exe Lobaiza por Cathopic.jpg
La Cuaresma es un llamado particular a la conversión / Foto: Exe Lobaiza por Cathopic.

También se explica que la abstinencia es obligatoria para los mayores de 14 años; y el ayuno, para los mayores de edad hasta los 59 años; y se pide a los "pastores de almas", así como a los padres de familia, que se eduque a los menores -quienes aún no han alcanzado la edad para las prácticas del ayuno y la abstinencia- "en un auténtico espíritu de penitencia".

Asimismo, las prácticas penitenciales para la Cuaresma, especialmente el ayuno, no son obligatorias para los enfermos, embarazadas y algunos trabajadores, quienes pueden reemplazarlas por otro tipo de penitencia o acto de caridad. Como se expone en el numeral 1253 del Código de Derecho Canónico: "La Conferencia Episcopal puede determinar con más detalle el modo de observar el ayuno y la abstinencia, así como sustituirlos en todo o en parte por otras formas de penitencia, sobre todo por obras de caridad y prácticas de piedad".

Pero la Cuaresma es ante todo un llamado particular a la conversión, por eso en este tiempo se invita a vivir la penitencia interior de la que habla el Catecismo de la Iglesia Católica en el número 1430: "La llamada de Jesús a la conversión y a la penitencia no mira, en primer lugar, a las obras exteriores 'el saco y la ceniza', los ayunos y las mortificaciones, sino a la conversión del corazón, la penitencia interior. Sin ella, las obras de penitencia permanecen estériles y engañosas; por el contrario, la conversión interior impulsa a la expresión de esta actitud por medio de signos visibles, gestos y obras penitenciales".

"La penitencia interior es una reorientación radical de toda la vida, un retorno, una conversión a Dios con todo nuestro corazón, una ruptura del pecado, una aversión del mal, con repugnancia hacia las malas acciones que hemos cometido. Al mismo tiempo, comprende el deseo y la resolución de cambiar de vida con la esperanza de la misericordia divina y la confianza en la ayuda de su gracia", continúa el Catecismo.

Con información de vatican.va.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/93143--iquest-Como-es-la-practica-del-ayuno-y-la-abstinencia--. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El Santísimo Sacramento recorrerá las calles de la ciudad el 03 de junio con el lema "¡Pan de la ...
 
Mzee Bernado Tibyangye concluyó por séptimo año consecutivo su peregrinación al Santuario desde ...
 
La devoción de este casi olvidado templo resurge lentamente desde inicios del siglo XX tras haber t ...
 
La construcción del mosaico comenzó en 1912 y la monumental obra consta de 41 y medio millones de ...
 
La fiesta de María Auxiliadora es también celebrada en la Iglesia Universal como Jornada de Oraci ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading