Loading
 
 
 
Loading
 
¿Cómo es la práctica del ayuno y la abstinencia?
Loading
 
14 de Febrero de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Miércoles, 14-02-2018, Gaudium Press) Con el Miércoles de Ceniza inicia para la Iglesia un tiempo especial de ayuno, oración, penitencia y obras de caridad, que ayudarán a preparar la conmemoración del acontecimiento central de la Historia de la Salvación: la Resurrección de Nuestro Señor, que se celebrará el Domingo de Pascua.

En este tiempo de 40 días que antecede a la Pascua del Señor se llama a los fieles cristianos a incrementar los sacrificios, de modo especial la práctica del ayuno y la abstinencia. ¿De qué se trata?

El Código de Derecho Canónico en el numeral 1249 dice que "todos los fieles, cada uno a su modo, está obligado por ley divina a hacer penitencia", y que, "para que todos se unan en una práctica común de penitencia, se han fijado unos días penitenciales, en los que se dediquen los fieles de manera especial a la oración, realicen obras de piedad y de caridad y se nieguen a sí mismos, cumpliendo con mayor fidelidad sus propias obligaciones y, sobre todo, observando el ayuno y la abstinencia".

En relación con la observancia de estas prácticas de penitencia el Código de Derecho Canónico explica que en la Iglesia Universal son días penitenciales todos los viernes del año y el tiempo de Cuaresma. "Todos los viernes, a no ser que coincidan con una solemnidad, debe guardarse la abstinencia de carne, o de otro alimento que haya determinado la Conferencia Episcopal; ayuno y abstinencia se guardarán el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo", indica en el número 1251.

Exe Lobaiza por Cathopic.jpg
La Cuaresma es un llamado particular a la conversión / Foto: Exe Lobaiza por Cathopic.

También se explica que la abstinencia es obligatoria para los mayores de 14 años; y el ayuno, para los mayores de edad hasta los 59 años; y se pide a los "pastores de almas", así como a los padres de familia, que se eduque a los menores -quienes aún no han alcanzado la edad para las prácticas del ayuno y la abstinencia- "en un auténtico espíritu de penitencia".

Asimismo, las prácticas penitenciales para la Cuaresma, especialmente el ayuno, no son obligatorias para los enfermos, embarazadas y algunos trabajadores, quienes pueden reemplazarlas por otro tipo de penitencia o acto de caridad. Como se expone en el numeral 1253 del Código de Derecho Canónico: "La Conferencia Episcopal puede determinar con más detalle el modo de observar el ayuno y la abstinencia, así como sustituirlos en todo o en parte por otras formas de penitencia, sobre todo por obras de caridad y prácticas de piedad".

Pero la Cuaresma es ante todo un llamado particular a la conversión, por eso en este tiempo se invita a vivir la penitencia interior de la que habla el Catecismo de la Iglesia Católica en el número 1430: "La llamada de Jesús a la conversión y a la penitencia no mira, en primer lugar, a las obras exteriores 'el saco y la ceniza', los ayunos y las mortificaciones, sino a la conversión del corazón, la penitencia interior. Sin ella, las obras de penitencia permanecen estériles y engañosas; por el contrario, la conversión interior impulsa a la expresión de esta actitud por medio de signos visibles, gestos y obras penitenciales".

"La penitencia interior es una reorientación radical de toda la vida, un retorno, una conversión a Dios con todo nuestro corazón, una ruptura del pecado, una aversión del mal, con repugnancia hacia las malas acciones que hemos cometido. Al mismo tiempo, comprende el deseo y la resolución de cambiar de vida con la esperanza de la misericordia divina y la confianza en la ayuda de su gracia", continúa el Catecismo.

Con información de vatican.va.

Loading
¿Cómo es la práctica del ayuno y la abstinencia?

Redacción (Miércoles, 14-02-2018, Gaudium Press) Con el Miércoles de Ceniza inicia para la Iglesia un tiempo especial de ayuno, oración, penitencia y obras de caridad, que ayudarán a preparar la conmemoración del acontecimiento central de la Historia de la Salvación: la Resurrección de Nuestro Señor, que se celebrará el Domingo de Pascua.

En este tiempo de 40 días que antecede a la Pascua del Señor se llama a los fieles cristianos a incrementar los sacrificios, de modo especial la práctica del ayuno y la abstinencia. ¿De qué se trata?

El Código de Derecho Canónico en el numeral 1249 dice que "todos los fieles, cada uno a su modo, está obligado por ley divina a hacer penitencia", y que, "para que todos se unan en una práctica común de penitencia, se han fijado unos días penitenciales, en los que se dediquen los fieles de manera especial a la oración, realicen obras de piedad y de caridad y se nieguen a sí mismos, cumpliendo con mayor fidelidad sus propias obligaciones y, sobre todo, observando el ayuno y la abstinencia".

En relación con la observancia de estas prácticas de penitencia el Código de Derecho Canónico explica que en la Iglesia Universal son días penitenciales todos los viernes del año y el tiempo de Cuaresma. "Todos los viernes, a no ser que coincidan con una solemnidad, debe guardarse la abstinencia de carne, o de otro alimento que haya determinado la Conferencia Episcopal; ayuno y abstinencia se guardarán el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo", indica en el número 1251.

Exe Lobaiza por Cathopic.jpg
La Cuaresma es un llamado particular a la conversión / Foto: Exe Lobaiza por Cathopic.

También se explica que la abstinencia es obligatoria para los mayores de 14 años; y el ayuno, para los mayores de edad hasta los 59 años; y se pide a los "pastores de almas", así como a los padres de familia, que se eduque a los menores -quienes aún no han alcanzado la edad para las prácticas del ayuno y la abstinencia- "en un auténtico espíritu de penitencia".

Asimismo, las prácticas penitenciales para la Cuaresma, especialmente el ayuno, no son obligatorias para los enfermos, embarazadas y algunos trabajadores, quienes pueden reemplazarlas por otro tipo de penitencia o acto de caridad. Como se expone en el numeral 1253 del Código de Derecho Canónico: "La Conferencia Episcopal puede determinar con más detalle el modo de observar el ayuno y la abstinencia, así como sustituirlos en todo o en parte por otras formas de penitencia, sobre todo por obras de caridad y prácticas de piedad".

Pero la Cuaresma es ante todo un llamado particular a la conversión, por eso en este tiempo se invita a vivir la penitencia interior de la que habla el Catecismo de la Iglesia Católica en el número 1430: "La llamada de Jesús a la conversión y a la penitencia no mira, en primer lugar, a las obras exteriores 'el saco y la ceniza', los ayunos y las mortificaciones, sino a la conversión del corazón, la penitencia interior. Sin ella, las obras de penitencia permanecen estériles y engañosas; por el contrario, la conversión interior impulsa a la expresión de esta actitud por medio de signos visibles, gestos y obras penitenciales".

"La penitencia interior es una reorientación radical de toda la vida, un retorno, una conversión a Dios con todo nuestro corazón, una ruptura del pecado, una aversión del mal, con repugnancia hacia las malas acciones que hemos cometido. Al mismo tiempo, comprende el deseo y la resolución de cambiar de vida con la esperanza de la misericordia divina y la confianza en la ayuda de su gracia", continúa el Catecismo.

Con información de vatican.va.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/93143--iquest-Como-es-la-practica-del-ayuno-y-la-abstinencia--. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Iglesia en China continúa su crecimiento a pesar de las normativas cada vez más restrictivas en ...
 
La carta enviada por el representante a la Asociación Médica Mundial fue destacada por el diario v ...
 
Si Occidente renuncia a la fe, no sólo pierde su alma, sino que comete suicidio, afirmó el purpura ...
 
El arzobispo de los Ángelus habló a los más de mil participantes del V Encuentro en el Centro Cí ...
 
"En una sociedad de consumismo devorador no es mera cuestión de privarse de carne o de comida, sino ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading