Loading
 
 
 
Loading
 
La victoria de Jesús lleva también al arrepentimiento y a la conversión: obispo de Formosa, Argentina
Loading
 
8 de Mayo de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Formosa (Jueves, 08-05-2014 Gaudium Press)  Mons. Vicente Conejero Gallego, obispo de Formosa, Argentina, afirmó que "el misterio pascual de Jesucristo debe ir realizándose y completándose en cada uno de nosotros, en nuestras familias, en nuestras comunidades eclesiales, en la sociedad y en toda la humanidad".

De esta manera, un cristiano que realmente viva el misterio de la muerte y resurrección de Cristo, no se atemoriza por grandes que "sean los enemigos, las tentaciones y los desafíos actuales", porque "la esperanza y la alegría que brotan de la victoria de Cristo, y de nuestra participación en ella, son aún mayores".

"Esta es la razón -dijo el prelado- por la cual en la vigilia pascual cantamos: ‘¡Oh feliz culpa, que nos mereció tan noble y tan grande Redentor'. Ya podemos decir con certeza: Ésta es la Vida Nueva, y el comienzo de la Vida eterna".

"La victoria santa y gozosa de Jesucristo, no se queda solamente en la alegría, sino que tiene como fruto: el arrepentimiento y la conversión de nuestro corazón. De ahora en adelante, debemos llevar una Vida Nueva en Cristo Jesús, despojándonos del hombre viejo y revistiéndonos del hombre nuevo. La gracia y el don de Jesucristo nos han sido dados; ahora, debemos nosotros esforzarnos por vivir esta vida nueva con alegría y sencillez, con normalidad", resaltó.

Además, indicó el Mons. Conejero Gallego, otros frutos del misterio pascual en nuestras almas "son: la justicia y la santidad. Por eso, cada día, aún siendo mayores como Nicodemo, debemos renacer de nuevo por la fuerza del bautismo y del Espíritu".

Finalmente el prelado señaló que la reciente canonización de San Juan XXIII y de San Juan Pablo II, son "un motivo más para el aumento de nuestra alegría pascual y una razón más, para comprometernos a vivir en santidad, según el propio estado de vida" y exclamó: "¡Qué lindo es ser cristiano! ¡Qué grande y hermosa es la Iglesia Católica! ¡Qué gracia inmensa formar parte, sin merecerlo, de este Pueblo de Dios que peregrina hacia la Pascua celestial! Gracias al triunfo de Jesucristo, a la victoria de su Amor. De nuevo: ¡Felices Pascuas!".

Con información de Aica

 

Loading
La victoria de Jesús lleva también al arrepentimiento y a la conversión: obispo de Formosa, Argentina

Formosa (Jueves, 08-05-2014 Gaudium Press)  Mons. Vicente Conejero Gallego, obispo de Formosa, Argentina, afirmó que "el misterio pascual de Jesucristo debe ir realizándose y completándose en cada uno de nosotros, en nuestras familias, en nuestras comunidades eclesiales, en la sociedad y en toda la humanidad".

De esta manera, un cristiano que realmente viva el misterio de la muerte y resurrección de Cristo, no se atemoriza por grandes que "sean los enemigos, las tentaciones y los desafíos actuales", porque "la esperanza y la alegría que brotan de la victoria de Cristo, y de nuestra participación en ella, son aún mayores".

"Esta es la razón -dijo el prelado- por la cual en la vigilia pascual cantamos: ‘¡Oh feliz culpa, que nos mereció tan noble y tan grande Redentor'. Ya podemos decir con certeza: Ésta es la Vida Nueva, y el comienzo de la Vida eterna".

"La victoria santa y gozosa de Jesucristo, no se queda solamente en la alegría, sino que tiene como fruto: el arrepentimiento y la conversión de nuestro corazón. De ahora en adelante, debemos llevar una Vida Nueva en Cristo Jesús, despojándonos del hombre viejo y revistiéndonos del hombre nuevo. La gracia y el don de Jesucristo nos han sido dados; ahora, debemos nosotros esforzarnos por vivir esta vida nueva con alegría y sencillez, con normalidad", resaltó.

Además, indicó el Mons. Conejero Gallego, otros frutos del misterio pascual en nuestras almas "son: la justicia y la santidad. Por eso, cada día, aún siendo mayores como Nicodemo, debemos renacer de nuevo por la fuerza del bautismo y del Espíritu".

Finalmente el prelado señaló que la reciente canonización de San Juan XXIII y de San Juan Pablo II, son "un motivo más para el aumento de nuestra alegría pascual y una razón más, para comprometernos a vivir en santidad, según el propio estado de vida" y exclamó: "¡Qué lindo es ser cristiano! ¡Qué grande y hermosa es la Iglesia Católica! ¡Qué gracia inmensa formar parte, sin merecerlo, de este Pueblo de Dios que peregrina hacia la Pascua celestial! Gracias al triunfo de Jesucristo, a la victoria de su Amor. De nuevo: ¡Felices Pascuas!".

Con información de Aica

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El hecho fue calificado por el purpurado como "una bofetada al Santo Padre". ...
 
Los coros de la Arquidiócesis participaron en un encuentro especial en el mes de noviembre. ...
 
Polémicas sentencias en favor del aborto, la eutanasia y la exclusión de la Iglesia en el Servicio ...
 
El libro ha sido puesto a disposición de los cibernautas por ACI Prensa ...
 
La proyección de imágenes de la Santísima Virgen con el Niño Jesús en la fachada del templo es ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading