Loading
 
 
 
Loading
 
Iglesia en Asia denuncia amenazas a la existencia de la familia producto del olvido de Dios
Loading
 
19 de Mayo de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Manila (Domingo, 18-05-2014, Gaudium Press) Con una declaración de los delegados de 14 países de Asia, 60 diócesis de Filipinas y 20 asociaciones laicales, acompañados por el Secretario del Pontificio Consejo para la Familia, Mons. Jean Lafitte, y 28 Obispos, el Congreso Asiático sobre la Familia concluyó el pasado 16 de mayo en Manila, Filipinas. El texto de la declaración identifica a la familia como "beneficiaria y víctima" de grandes cambios en el mundo actual y denuncia "graves amenazas a la existencia misma de la familia".

Asian-Conference-on-the-Family-638x422.jpg
Numerosos prelados concelebran la Eucaristía de Apertura del Congreso Asiático sobre la Familia 2014. Foto: Noli Yamsuan/RCAM
Entre los males que atacan de forma esencial a la familia, los participantes del Congreso identificaron el aborto - que mata la vida misma sin la cual ninguna familia puede existir -, la anticoncepción y la esterilización junto a la mentalidad antinatalista que conllevan, y los intentos de redefinición legal del concepto de familia. La declaración recuerda el propósito esencial de la familia como generadora de vida y señala el origen de las amenazas a esta institución en el olvido de Dios.

Un "tsunami de males"

La transformación cultural hacia una sociedad "consumista, materialista e individualista", sumado al alejamiento de Dios y el relativismo moral afecta gravemente a la familia, pues crea "estilos de vida nocivos para la familia". De esta forma, las personas dejan de fomentar las relaciones humanas saludables y "la fidelidad y el compromiso escasean", puesto que las ambiciones personales pasan a ocupar el primer lugar.

Otras condiciones como la pobreza afectan a la familia, aumentan su vulnerabilidad hacia formas de sustento inmorales o imponen la separación de sus miembros en búsqueda de mejores alternativas económicas. Las instituciones y gobiernos también plantean amenazas cuando "militan en contra de la vida y la familia", denuncia la declaración, cuando implementan programas o leyes antinatalistas que contradicen la ley natural y las leyes de la Iglesia. "Los gobiernos que promueven la anticoncepción, el aborto, la esterilización, el control poblacional coercitivo, el divorcio", entre otras leyes, "destruyen las familias que es su deber proteger y fomentar", agrega.

Esta preocupante situación fue descrita bajo el título de "tsunami de males", pero los participantes del Congreso recordaron que "Dios quiere que el futuro de la humanidad pase por la familia", por lo cual es valorada grandemente: "Gracias a Dios, nosotros en Asia lo hacemos". Por este motivo la declaración insiste en la importancia de la protección y promoción del matrimonio según la ley natural, que "existe antes que el Estado" y "posee derechos inherentes que son inalienables". La declaración también exigió el respeto de todas las vidas humanas, sin excepciones, y el reconocimiento de la familia como el núcleo de los procesos históricos.

La familia, clave para la misión.

La última parte del documento señala la gran importancia de la familia para la vida de la Iglesia y su identidad como la mayor protectora de las familias, porque a su vez depende de ellas. "A medida que avanza la familia cristiana, la Iglesia avanza", afirma la declaración. "Si la familia cristiana es fuerte, la Iglesia será fuerte. Si la familia cristiana es débil, la Iglesia será débil".

El documento motivó al testimonio cristiano de las familias de creyentes, que en Asia enfrenta serias limitaciones por las restricciones a la libertad religiosa. Esta labor, y la promoción y defensa de la familia, fue catalogado como un compromiso misionero alegre que constituye "una voz en la vida pública" que no puede silenciarse por la fuerza.

Finalmente, la declaración encomienda a la Sagrada Familia estas intenciones y piden su intercesión "por nosotros en nuestra oración y trabajo por la familia para gloria y alabanza de la Santísima Trinidad".

Con información de CBCP News.

 

Loading
Iglesia en Asia denuncia amenazas a la existencia de la familia producto del olvido de Dios

Manila (Domingo, 18-05-2014, Gaudium Press) Con una declaración de los delegados de 14 países de Asia, 60 diócesis de Filipinas y 20 asociaciones laicales, acompañados por el Secretario del Pontificio Consejo para la Familia, Mons. Jean Lafitte, y 28 Obispos, el Congreso Asiático sobre la Familia concluyó el pasado 16 de mayo en Manila, Filipinas. El texto de la declaración identifica a la familia como "beneficiaria y víctima" de grandes cambios en el mundo actual y denuncia "graves amenazas a la existencia misma de la familia".

Asian-Conference-on-the-Family-638x422.jpg
Numerosos prelados concelebran la Eucaristía de Apertura del Congreso Asiático sobre la Familia 2014. Foto: Noli Yamsuan/RCAM
Entre los males que atacan de forma esencial a la familia, los participantes del Congreso identificaron el aborto - que mata la vida misma sin la cual ninguna familia puede existir -, la anticoncepción y la esterilización junto a la mentalidad antinatalista que conllevan, y los intentos de redefinición legal del concepto de familia. La declaración recuerda el propósito esencial de la familia como generadora de vida y señala el origen de las amenazas a esta institución en el olvido de Dios.

Un "tsunami de males"

La transformación cultural hacia una sociedad "consumista, materialista e individualista", sumado al alejamiento de Dios y el relativismo moral afecta gravemente a la familia, pues crea "estilos de vida nocivos para la familia". De esta forma, las personas dejan de fomentar las relaciones humanas saludables y "la fidelidad y el compromiso escasean", puesto que las ambiciones personales pasan a ocupar el primer lugar.

Otras condiciones como la pobreza afectan a la familia, aumentan su vulnerabilidad hacia formas de sustento inmorales o imponen la separación de sus miembros en búsqueda de mejores alternativas económicas. Las instituciones y gobiernos también plantean amenazas cuando "militan en contra de la vida y la familia", denuncia la declaración, cuando implementan programas o leyes antinatalistas que contradicen la ley natural y las leyes de la Iglesia. "Los gobiernos que promueven la anticoncepción, el aborto, la esterilización, el control poblacional coercitivo, el divorcio", entre otras leyes, "destruyen las familias que es su deber proteger y fomentar", agrega.

Esta preocupante situación fue descrita bajo el título de "tsunami de males", pero los participantes del Congreso recordaron que "Dios quiere que el futuro de la humanidad pase por la familia", por lo cual es valorada grandemente: "Gracias a Dios, nosotros en Asia lo hacemos". Por este motivo la declaración insiste en la importancia de la protección y promoción del matrimonio según la ley natural, que "existe antes que el Estado" y "posee derechos inherentes que son inalienables". La declaración también exigió el respeto de todas las vidas humanas, sin excepciones, y el reconocimiento de la familia como el núcleo de los procesos históricos.

La familia, clave para la misión.

La última parte del documento señala la gran importancia de la familia para la vida de la Iglesia y su identidad como la mayor protectora de las familias, porque a su vez depende de ellas. "A medida que avanza la familia cristiana, la Iglesia avanza", afirma la declaración. "Si la familia cristiana es fuerte, la Iglesia será fuerte. Si la familia cristiana es débil, la Iglesia será débil".

El documento motivó al testimonio cristiano de las familias de creyentes, que en Asia enfrenta serias limitaciones por las restricciones a la libertad religiosa. Esta labor, y la promoción y defensa de la familia, fue catalogado como un compromiso misionero alegre que constituye "una voz en la vida pública" que no puede silenciarse por la fuerza.

Finalmente, la declaración encomienda a la Sagrada Familia estas intenciones y piden su intercesión "por nosotros en nuestra oración y trabajo por la familia para gloria y alabanza de la Santísima Trinidad".

Con información de CBCP News.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Con motivo del Día Internacional del Voluntario, celebrado el 5 de diciembre, Cáritas Española ha ...
 
Generalmente, en la mayoría de los lugares, la Navidad es una época de descanso. Pero, no es así ...
 
Los pensamientos y estudios clásicos de Edith Stein o Santa Teresa Benedicta de la Cruz, publicado ...
 
La iniciativa es del Departamento del Patrimonio Histórico y Artístico de la Diócesis de Beja (DP ...
 
El nombramiento ha venido por parte de la Congregación para el Culto Divino, con la aprobación del ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading