Loading
 
 
 
Loading
 
Amor, esa gran alegría
Loading
 
4 de Agosto de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Lunes, 04-08-2014, Gaudium Press) Hay placeres que varían de acuerdo con la personalidad de cada uno: Aquel buen café por la mañana o sentir la lluvia que cae afuera, en una tarde fría cuando se está bien abrigado o, aún, caminar en la arena, al lado del mar. Recibir una carta, en la era de los emails... Una sonrisa..., encontrarnos con alguien que apreciamos y tantas otras pequeñas "caricias" que podemos recibir a lo largo del día.

1.jpg

Todo eso causa en nosotros una sensación de alegría equilibrada y honesta. Son toques inesperados que bordean nuestra existencia y producen en nuestro ser abrazos materiales y espirituales.

Hace unos días, en la fiesta de San Alfonso María Ligorio fui objeto de uno de esos momentos especiales. Me cayó en las manos un texto de ese gran moralista, doctor en Derecho civil y eclesiástico que vivió en Nápoles en el siglo XVII.
Trata nuestro santo sobre el amor a Jesucristo. Él afirma que toda santidad tiene como columna el amor, pues es en la caridad que las virtudes se unen y tornan al hombre perfecto.

En su argumentación pregunta San Alfonso: "¿Será que Dios no merece nuestro amor? Y la respuesta es profundamente bella: ¡Dios nos amó, primero! Sí desde toda la eternidad estábamos en los posibles de Dios y fuimos amados, exclusivamente: "Desde que soy Dios, Yo te amo".

El Creador sabe que los hombres son atraídos por beneficios y dones. Así creó Él el universo que canta la gloria de su Autor, esto es, cada elemento de la obra de la creación es una palabra que nos remite a Dios. Recordemos a San Agustín en las Confesiones, cuando pregunta a la naturaleza quién es Dios y como respuesta dice que todas las criaturas en grande alarido manifestaron: "Fue él que nos creó".

Ese amor no paró, ahí. Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza, dotándolo de un alma inmortal con inteligencia y voluntad, dentro de un cuerpo provisto de sentidos.

Pero ese amor divino no cesa. Dios Padre envió a su Hijo Unigénito, para que muriese por nosotros. Fuimos redimidos y rescatados por Nuestro Señor Jesucristo.

Ese es el lenguaje del amor: ternura, servicio y holocausto...

Ser amado por Dios, ser hijo de un Dios que nos ama y que nos amó primero, ese pensamiento me llenó de felicidad en ese día en que la Iglesia conmemora a San Alfonso María de Ligorio. (Tract. de praxi amandi Iesum Christum, edit. Latina,Romae 1909, pp. 9-14)

Por Lucas Miguel Lihue

 

Loading
Amor, esa gran alegría

Redacción (Lunes, 04-08-2014, Gaudium Press) Hay placeres que varían de acuerdo con la personalidad de cada uno: Aquel buen café por la mañana o sentir la lluvia que cae afuera, en una tarde fría cuando se está bien abrigado o, aún, caminar en la arena, al lado del mar. Recibir una carta, en la era de los emails... Una sonrisa..., encontrarnos con alguien que apreciamos y tantas otras pequeñas "caricias" que podemos recibir a lo largo del día.

1.jpg

Todo eso causa en nosotros una sensación de alegría equilibrada y honesta. Son toques inesperados que bordean nuestra existencia y producen en nuestro ser abrazos materiales y espirituales.

Hace unos días, en la fiesta de San Alfonso María Ligorio fui objeto de uno de esos momentos especiales. Me cayó en las manos un texto de ese gran moralista, doctor en Derecho civil y eclesiástico que vivió en Nápoles en el siglo XVII.
Trata nuestro santo sobre el amor a Jesucristo. Él afirma que toda santidad tiene como columna el amor, pues es en la caridad que las virtudes se unen y tornan al hombre perfecto.

En su argumentación pregunta San Alfonso: "¿Será que Dios no merece nuestro amor? Y la respuesta es profundamente bella: ¡Dios nos amó, primero! Sí desde toda la eternidad estábamos en los posibles de Dios y fuimos amados, exclusivamente: "Desde que soy Dios, Yo te amo".

El Creador sabe que los hombres son atraídos por beneficios y dones. Así creó Él el universo que canta la gloria de su Autor, esto es, cada elemento de la obra de la creación es una palabra que nos remite a Dios. Recordemos a San Agustín en las Confesiones, cuando pregunta a la naturaleza quién es Dios y como respuesta dice que todas las criaturas en grande alarido manifestaron: "Fue él que nos creó".

Ese amor no paró, ahí. Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza, dotándolo de un alma inmortal con inteligencia y voluntad, dentro de un cuerpo provisto de sentidos.

Pero ese amor divino no cesa. Dios Padre envió a su Hijo Unigénito, para que muriese por nosotros. Fuimos redimidos y rescatados por Nuestro Señor Jesucristo.

Ese es el lenguaje del amor: ternura, servicio y holocausto...

Ser amado por Dios, ser hijo de un Dios que nos ama y que nos amó primero, ese pensamiento me llenó de felicidad en ese día en que la Iglesia conmemora a San Alfonso María de Ligorio. (Tract. de praxi amandi Iesum Christum, edit. Latina,Romae 1909, pp. 9-14)

Por Lucas Miguel Lihue

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/61407-Amor--esa-gran-alegria. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

En el año en que la Iglesia en Brasil celebra el Año Mariano en conmemoración a los 300 años del ...
 
La homilía que el Papa Francisco pronunció este jueves en la Casa Santa Marta fue inspirada en la ...
 
Hay muchas personas que dicen: "Es absurdo crer en aquello que nuestros sentidos no pueden percibir, ...
 
El Papa quiere hacerse presente en las obras de tres proyectos llevados adelante por misioneros y po ...
 
Se trata de ocho seminaristas del Seminario Metropolitano de Sevilla y un religioso de la Sociedad d ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading