Loading
 
 
 
Loading
 
Visita del Papa Francisco a Corea da mayor impulso a causa de posible primer santo norcoreano
Loading
 
18 de Agosto de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Seúl (Lunes, 18-08-2014, Gaudium Press) El Papa Francisco, quien acaba de finalizar su viaje apostólico a Corea con una solemne Eucaristía por la Paz y la Reconciliación entre Corea del Norte y Corea del Sur, ha recordado que estos dos países corresponden originalmente a una misma nación que debería estar unida. Para los Obispos del país, quienes impulsan los esfuerzos para lograr este ideal, la unión significa el regreso de la fe y la libertad religiosa a Corea del Norte y una causa de canonización recientemente reactivada contribuye a recordar la presencia católica en Corea del Norte y el llamado a recuperar la comunión.

14758427498_9f6d296ee3.jpg
La presencia del Papa Francisco en Corea ha estado marcada por el recuerdo de los mártires coreanos y el deseo de la paz y la reconcicliación. Foto: Jeon Han / Republic of Korea.
Se trata del Obispo de Pyongyang, Mons. Francis Hong Yong-ho, desaparecido desde 1949, quien fue mantenido en el registro de la Santa Sede como Obispo titular hasta 2013 con la esperanza de que continuara vivo y como continua protesta por su detención a manos del régimen comunista. Este prelado es, según la agencia UCA News, el firme candidato a ser el primer santo norcoreano y símbolo del deseo de la Iglesia de comunión y paz entre los dos países aún separados y con frecuentes tensiones militares.

El Obispo desaparecido

La causa de Mons. Francis Hong Yong-ho estuvo detenida durante más de medio siglo a causa de una condición formal insalvable: el Obispo estaba registrado como titular en el Anuario Pontificio, así que era considerado vivo por la Santa Sede, pese a la alta probabilidad de su muerte tras su detención. Como es imposible abrir una causa de canonización a una persona viva, el proceso simplemente no pudo comenzar hasta 2013, momento en que el Vaticano dio por fallecido al prelado, quien tendría 106 años de edad para ese tiempo (ver noticia anterior). Los Obispos de Corea pidieron a la Congregación para las Causas de los Santos el Nihil Obstat para la apertura de la causa del Obispo y de otros 80 católicos que podrían ser declarados mártires.

210388_1.0_titleImage_1.jpg
Francis Hong Yong-ho, Obispo de Pyongyang, Corea del Norte, desaparecido en 1949. 
Mons. Hong Yong-ho nació en Pyongyang (hoy capital de Corea del Norte) en 1906 y recibió el Orden Sacerdotal en Japón en 1933, mientras su país sufría la ocupación japonesa. Once años más tarde fue nombrado Obispo y regresó a su tierra con el título de Vicario Apostólico de Pyongyang, aún bajo la Segunda Guerra Mundial. El final del conflicto significó para el país quedar dividido en dos partes, una bajo la influencia soviética (norte) y otra bajo influencia estadounidense (sur). De esta manera se desarrollaron modelos económicos distintos y se desató una persecución contra los cristianos en la Corea comunista.

En 1949 fue detenido y desaparecido Mons. Hong Yong-ho y en menos de un año habían muerto al menos 166 sacerdotes y religiosos. Al año siguiente, 1950, Corea del norte intentó invadir el sur de la península y esto marcó el inicio de una guerra de tres años de gran impacto internacional que sólo se resolvió restableciendo la división inicial y estableciendo un área desmilitarizada en el límite. Desde entonces las tensiones militares se han mantenido con frecuentes amenazas por parte del régimen norcoreano. La Iglesia Católica no tiene presencia en Corea del Norte y sus diócesis son lideradas por prelados en Corea del Sur, quienes no pueden ejercer su ministerio episcopal en el país comunista.

Con información de UCA News.

 

Loading
Visita del Papa Francisco a Corea da mayor impulso a causa de posible primer santo norcoreano

Seúl (Lunes, 18-08-2014, Gaudium Press) El Papa Francisco, quien acaba de finalizar su viaje apostólico a Corea con una solemne Eucaristía por la Paz y la Reconciliación entre Corea del Norte y Corea del Sur, ha recordado que estos dos países corresponden originalmente a una misma nación que debería estar unida. Para los Obispos del país, quienes impulsan los esfuerzos para lograr este ideal, la unión significa el regreso de la fe y la libertad religiosa a Corea del Norte y una causa de canonización recientemente reactivada contribuye a recordar la presencia católica en Corea del Norte y el llamado a recuperar la comunión.

14758427498_9f6d296ee3.jpg
La presencia del Papa Francisco en Corea ha estado marcada por el recuerdo de los mártires coreanos y el deseo de la paz y la reconcicliación. Foto: Jeon Han / Republic of Korea.
Se trata del Obispo de Pyongyang, Mons. Francis Hong Yong-ho, desaparecido desde 1949, quien fue mantenido en el registro de la Santa Sede como Obispo titular hasta 2013 con la esperanza de que continuara vivo y como continua protesta por su detención a manos del régimen comunista. Este prelado es, según la agencia UCA News, el firme candidato a ser el primer santo norcoreano y símbolo del deseo de la Iglesia de comunión y paz entre los dos países aún separados y con frecuentes tensiones militares.

El Obispo desaparecido

La causa de Mons. Francis Hong Yong-ho estuvo detenida durante más de medio siglo a causa de una condición formal insalvable: el Obispo estaba registrado como titular en el Anuario Pontificio, así que era considerado vivo por la Santa Sede, pese a la alta probabilidad de su muerte tras su detención. Como es imposible abrir una causa de canonización a una persona viva, el proceso simplemente no pudo comenzar hasta 2013, momento en que el Vaticano dio por fallecido al prelado, quien tendría 106 años de edad para ese tiempo (ver noticia anterior). Los Obispos de Corea pidieron a la Congregación para las Causas de los Santos el Nihil Obstat para la apertura de la causa del Obispo y de otros 80 católicos que podrían ser declarados mártires.

210388_1.0_titleImage_1.jpg
Francis Hong Yong-ho, Obispo de Pyongyang, Corea del Norte, desaparecido en 1949. 
Mons. Hong Yong-ho nació en Pyongyang (hoy capital de Corea del Norte) en 1906 y recibió el Orden Sacerdotal en Japón en 1933, mientras su país sufría la ocupación japonesa. Once años más tarde fue nombrado Obispo y regresó a su tierra con el título de Vicario Apostólico de Pyongyang, aún bajo la Segunda Guerra Mundial. El final del conflicto significó para el país quedar dividido en dos partes, una bajo la influencia soviética (norte) y otra bajo influencia estadounidense (sur). De esta manera se desarrollaron modelos económicos distintos y se desató una persecución contra los cristianos en la Corea comunista.

En 1949 fue detenido y desaparecido Mons. Hong Yong-ho y en menos de un año habían muerto al menos 166 sacerdotes y religiosos. Al año siguiente, 1950, Corea del norte intentó invadir el sur de la península y esto marcó el inicio de una guerra de tres años de gran impacto internacional que sólo se resolvió restableciendo la división inicial y estableciendo un área desmilitarizada en el límite. Desde entonces las tensiones militares se han mantenido con frecuentes amenazas por parte del régimen norcoreano. La Iglesia Católica no tiene presencia en Corea del Norte y sus diócesis son lideradas por prelados en Corea del Sur, quienes no pueden ejercer su ministerio episcopal en el país comunista.

Con información de UCA News.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Las acciones del grupo terrorista anticristiano Boko Haram bloquean la producción de alimentos. ...
 
Cada mes de mayo el rosal florece nuevamente junto al ábside del templo. ...
 
El evento es organizado por la Pontificia Unión Misional de Polonia, que cumple 100 años de funda ...
 
La misa se realizará a las 19:30 horas en San Francisco el Grande ...
 
Iniciada en este mes de diciembre, la 27ª edición de la Exposición Franciscana de Pesebres tiene ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading