Loading
 
 
 
Loading
 
Santa Margarita María Alacoque: La mensajera del Sagrado Corazón de Jesús
Loading
 
16 de Octubre de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Jueves, 16-10-2014, Gaudium Press) Cuando Margarita sólo contaba cuatro años de edad, comenzó a sentir la inclinación de decir varias veces: "Oh Dios mío, te consagro mi pureza y te hago voto de castidad perpetua". Cosa sor­prendente para una niña de esa edad, que no sabía siquiera el significado de esas palabras, como diría más tarde en sus memorias.

Era el extraordinario comienzo de la historia de esta alma, en que la gracia divina actuaba para hacer­la pertenecer solamente a Jesús. Así podría cumplir admirablemente una misión crucial en beneficio de la hu­manidad: ser la mensajera del Sagra­do Corazón.

Lucha entre la vocación y la atracción de la vida corriente

Margarita nació el 22 de julio de 1647 en Borgoña, Francia. Su padre era juez y notario real, pero hombre de pocos bienes.

margarita_gaudium_press.jpgCuando la niña tenía 8 años de edad el padre falleció, y la familia debió enviarla a la escuela de las cla­risas de Charolles. Pero una extraña enfermedad la redujo a un estado de postración tan aguda, que al cabo de un tiempo su madre la llevó de vuel­ta a casa. "Pasé cuatro años sin po­der caminar", diría después. Vien­do la ineficacia de los medicamen­tos, recurrió a la Virgen de las Vír­genes y le hizo el voto de entrar a la vida religiosa si le concedía la salud. Fue atendida con rapidez, restable­ciéndose por completo.

Sin embargo, al cumplir Margarita los 17 años, su madre y hermanos de­terminaron que debía contraer matri­monio. Dejándose llevar por el amor filial, la joven empezó a participar en los diversiones de su edad -cuidándo­se de no ofender a Dios- y a acariciar la idea del casamiento, puesto que ya contaba con varios pretendientes. En su interior se libró una larga e intensa batalla: por un lado, la atracción de la vida corriente susurraba que la fun­dación de un hogar era incluso un de­ber de piedad filial, que le permitiría amparar mejor a su enferma madre. Por otro, la voz de la gracia le recor­daba el voto de castidad perfecta he­cho en la infancia junto a la promesa de hacerse esposa de Cristo. "No im­porta, eras muy niña para entender lo que decías, así que tales promesas no tienen valor. ¡Ahora eres libre!"- era la respuesta que venía a su mente en­seguida.

El cruel combate de alma duró al­gunos años. Pero, sensiblemente ayu­dada por Nuestro Señor, la vocación religiosa terminó por prevalecer: en 1671 ingresó como postulante al Mo­nasterio de la Visitación de Paray-le-Monial.

¿Santa o visionaria?

Margarita fue bendecida con ex­periencias místicas desde la infan­cia, pero las más importantes suce­dieron en el convento a partir del 27 de diciembre de 1673, cuando co­menzó a recibir una serie de revela­ciones del Sagrado Corazón de Je­sús, que la encargaba de difundir su devoción.

Las tres superioras que se suce­dieron en el gobierno del conven­to cada seis años quedaron conven­cidas de la santidad de aquella reli­giosa y la autenticidad de las reve­laciones que recibía. Aun así, sufrió la terca oposición de la comunidad, que la tenía por una excéntrica vi­sionaria. Su principal apoyo vino de san Claudio de la Colombière, joven sacerdote jesuita que durante un tiempo fue el confesor de las mon­jas y declaró la veracidad de las vi­siones.

San Claudio fue enviado a Ingla­terra como confesor de la duquesa de York, esposa del futuro rey Jai­me II, y allá predicó por primera vez la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, logrando varias conversio­nes entre las damas de la nobleza. Sin embargo, fue perseguido a cau­sa de un complot anticatólico y pa­só un tiempo en prisión. Regresó a Francia con la salud minada, po­cas veces pudo encontrarse con san­ta Margarita, y murió muy pronto. Su partida de este mundo no aba­tió a la religiosa, cuya perseveran­cia, docilidad, espíritu de obedien­cia y caridad acabaron por vencer las oposiciones hasta hacerla cum­plir su misión, comenzando por in­troducir en 1686 -primero para un pequeño círculo de su propio con­vento- la fiesta del Sagrado Cora­zón de Jesús. Ésta se extendió con rapidez a otros monasterios de la Visitación y desbordó al exterior de la congregación.

Después de vivir consumida en amor al Sagrado Corazón de Je­sús, santa Margarita María Alacoque murió el 17 de octubre de 1690 a los 43 años de edad. Fue canoni­zada por Benedicto XV en 1920. Su cuerpo se halla bajo el altar de la ca­pilla del convento donde vivió, y los peregrinos obtienen insignes gracias rezando en ese lugar.

Por la Hna. Laura de Melo Aquino, EP

 

 

Loading
Santa Margarita María Alacoque: La mensajera del Sagrado Corazón de Jesús

Redacción (Jueves, 16-10-2014, Gaudium Press) Cuando Margarita sólo contaba cuatro años de edad, comenzó a sentir la inclinación de decir varias veces: "Oh Dios mío, te consagro mi pureza y te hago voto de castidad perpetua". Cosa sor­prendente para una niña de esa edad, que no sabía siquiera el significado de esas palabras, como diría más tarde en sus memorias.

Era el extraordinario comienzo de la historia de esta alma, en que la gracia divina actuaba para hacer­la pertenecer solamente a Jesús. Así podría cumplir admirablemente una misión crucial en beneficio de la hu­manidad: ser la mensajera del Sagra­do Corazón.

Lucha entre la vocación y la atracción de la vida corriente

Margarita nació el 22 de julio de 1647 en Borgoña, Francia. Su padre era juez y notario real, pero hombre de pocos bienes.

margarita_gaudium_press.jpgCuando la niña tenía 8 años de edad el padre falleció, y la familia debió enviarla a la escuela de las cla­risas de Charolles. Pero una extraña enfermedad la redujo a un estado de postración tan aguda, que al cabo de un tiempo su madre la llevó de vuel­ta a casa. "Pasé cuatro años sin po­der caminar", diría después. Vien­do la ineficacia de los medicamen­tos, recurrió a la Virgen de las Vír­genes y le hizo el voto de entrar a la vida religiosa si le concedía la salud. Fue atendida con rapidez, restable­ciéndose por completo.

Sin embargo, al cumplir Margarita los 17 años, su madre y hermanos de­terminaron que debía contraer matri­monio. Dejándose llevar por el amor filial, la joven empezó a participar en los diversiones de su edad -cuidándo­se de no ofender a Dios- y a acariciar la idea del casamiento, puesto que ya contaba con varios pretendientes. En su interior se libró una larga e intensa batalla: por un lado, la atracción de la vida corriente susurraba que la fun­dación de un hogar era incluso un de­ber de piedad filial, que le permitiría amparar mejor a su enferma madre. Por otro, la voz de la gracia le recor­daba el voto de castidad perfecta he­cho en la infancia junto a la promesa de hacerse esposa de Cristo. "No im­porta, eras muy niña para entender lo que decías, así que tales promesas no tienen valor. ¡Ahora eres libre!"- era la respuesta que venía a su mente en­seguida.

El cruel combate de alma duró al­gunos años. Pero, sensiblemente ayu­dada por Nuestro Señor, la vocación religiosa terminó por prevalecer: en 1671 ingresó como postulante al Mo­nasterio de la Visitación de Paray-le-Monial.

¿Santa o visionaria?

Margarita fue bendecida con ex­periencias místicas desde la infan­cia, pero las más importantes suce­dieron en el convento a partir del 27 de diciembre de 1673, cuando co­menzó a recibir una serie de revela­ciones del Sagrado Corazón de Je­sús, que la encargaba de difundir su devoción.

Las tres superioras que se suce­dieron en el gobierno del conven­to cada seis años quedaron conven­cidas de la santidad de aquella reli­giosa y la autenticidad de las reve­laciones que recibía. Aun así, sufrió la terca oposición de la comunidad, que la tenía por una excéntrica vi­sionaria. Su principal apoyo vino de san Claudio de la Colombière, joven sacerdote jesuita que durante un tiempo fue el confesor de las mon­jas y declaró la veracidad de las vi­siones.

San Claudio fue enviado a Ingla­terra como confesor de la duquesa de York, esposa del futuro rey Jai­me II, y allá predicó por primera vez la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, logrando varias conversio­nes entre las damas de la nobleza. Sin embargo, fue perseguido a cau­sa de un complot anticatólico y pa­só un tiempo en prisión. Regresó a Francia con la salud minada, po­cas veces pudo encontrarse con san­ta Margarita, y murió muy pronto. Su partida de este mundo no aba­tió a la religiosa, cuya perseveran­cia, docilidad, espíritu de obedien­cia y caridad acabaron por vencer las oposiciones hasta hacerla cum­plir su misión, comenzando por in­troducir en 1686 -primero para un pequeño círculo de su propio con­vento- la fiesta del Sagrado Cora­zón de Jesús. Ésta se extendió con rapidez a otros monasterios de la Visitación y desbordó al exterior de la congregación.

Después de vivir consumida en amor al Sagrado Corazón de Je­sús, santa Margarita María Alacoque murió el 17 de octubre de 1690 a los 43 años de edad. Fue canoni­zada por Benedicto XV en 1920. Su cuerpo se halla bajo el altar de la ca­pilla del convento donde vivió, y los peregrinos obtienen insignes gracias rezando en ese lugar.

Por la Hna. Laura de Melo Aquino, EP

 

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/63852-Santa-Margarita-Maria-Alacoque--La-mensajera-del-Sagrado-Corazon-de-Jesus. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Las acciones del grupo terrorista anticristiano Boko Haram bloquean la producción de alimentos. ...
 
Cada mes de mayo el rosal florece nuevamente junto al ábside del templo. ...
 
El evento es organizado por la Pontificia Unión Misional de Polonia, que cumple 100 años de funda ...
 
La misa se realizará a las 19:30 horas en San Francisco el Grande ...
 
Iniciada en este mes de diciembre, la 27ª edición de la Exposición Franciscana de Pesebres tiene ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading