Loading
 
 
 
Loading
 
María Virgen y el simbolismo de la Aurora
Loading
 
9 de Marzo de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Lunes, 09-03-2015, Gaudium Press) Oísteis, sin duda, a los amantes de la bella naturaleza extasiarse sobre el maravilloso efecto del nacer del día. Ellos emprenden largos viajes y pasan noches enteras en la cima de montañas glaciales, a fin de encontrarse, por la mañana, listos para disfrutar del radiante espectáculo de una bella aurora.

1.jpg
Un amanecer en la Ensenada del Mar Virado, Ubatuba, Brasil

El Sol todavía no se levantó; no se distingue ni uno de sus rayos, y, entretanto, una cierta luz intermedia, semejante a la de la alegría, ya hace renacer la naturaleza. Hay, entonces, entre la noche y el día, algunos instantes de lucha. Luego el horizonte se colorea de mil matices, y el lado del Oriente aparece todo en fuego. Es entonces que creéis ver cada criatura retomar su vida, su color, su inteligencia, como se retoma un traje de gala después de la noche donde todo es sombrío e incoloro.

Los espléndidos fulgores de un mediodía de verano no tienen el encanto de esta aparición resplandeciente, que ejerce sobre la naturaleza un tan grande dominio.

2.jpg
Imagen Peregrina del Inmaculado
Corazón de María

Digno de lástima sería aquel que permaneciese indiferente a este imponente cuadro, y que, pudiendo ser testigo de un tan bello espectáculo, no sintiese su corazón dispuesto a glorificar, reconocido, ¡la majestad de las obras de Dios!

Pero, ¡cuánta distancia hay entre todas esas bellezas de la Tierra y las bellezas espirituales que María nos vino a traer! Es Ella que, en el día de su nacimiento, fue un presagio de misericordia que antecedió solamente de algún tiempo al Sol de Justicia, el deseado de las naciones. Es Ella que precede la marcha de ese gigante de los Cielos, como para preparar nuestros ojos a la luz divina, que luego inundará la Tierra.

A su vista, nos complacemos en exclamar con el Espíritu de Dios: Oh Hombres, [...] alegraos; la hora de la esperanza llegó: ya la noche pasó con sus terrores y sus espantos; él se aproxima, ese bello día prometido hace tanto tiempo. Es María, verdadera aurora de la salvación, que nos aparece hoy, [...] radiante, Ella propia, de la felicidad que nos trae".

Por el Canónigo Victor-Joseph Thiébaud

(in "Revista Arautos do Evangelho" n. 134, p. 50 - 51)

Loading
María Virgen y el simbolismo de la Aurora

Redacción (Lunes, 09-03-2015, Gaudium Press) Oísteis, sin duda, a los amantes de la bella naturaleza extasiarse sobre el maravilloso efecto del nacer del día. Ellos emprenden largos viajes y pasan noches enteras en la cima de montañas glaciales, a fin de encontrarse, por la mañana, listos para disfrutar del radiante espectáculo de una bella aurora.

1.jpg
Un amanecer en la Ensenada del Mar Virado, Ubatuba, Brasil

El Sol todavía no se levantó; no se distingue ni uno de sus rayos, y, entretanto, una cierta luz intermedia, semejante a la de la alegría, ya hace renacer la naturaleza. Hay, entonces, entre la noche y el día, algunos instantes de lucha. Luego el horizonte se colorea de mil matices, y el lado del Oriente aparece todo en fuego. Es entonces que creéis ver cada criatura retomar su vida, su color, su inteligencia, como se retoma un traje de gala después de la noche donde todo es sombrío e incoloro.

Los espléndidos fulgores de un mediodía de verano no tienen el encanto de esta aparición resplandeciente, que ejerce sobre la naturaleza un tan grande dominio.

2.jpg
Imagen Peregrina del Inmaculado
Corazón de María

Digno de lástima sería aquel que permaneciese indiferente a este imponente cuadro, y que, pudiendo ser testigo de un tan bello espectáculo, no sintiese su corazón dispuesto a glorificar, reconocido, ¡la majestad de las obras de Dios!

Pero, ¡cuánta distancia hay entre todas esas bellezas de la Tierra y las bellezas espirituales que María nos vino a traer! Es Ella que, en el día de su nacimiento, fue un presagio de misericordia que antecedió solamente de algún tiempo al Sol de Justicia, el deseado de las naciones. Es Ella que precede la marcha de ese gigante de los Cielos, como para preparar nuestros ojos a la luz divina, que luego inundará la Tierra.

A su vista, nos complacemos en exclamar con el Espíritu de Dios: Oh Hombres, [...] alegraos; la hora de la esperanza llegó: ya la noche pasó con sus terrores y sus espantos; él se aproxima, ese bello día prometido hace tanto tiempo. Es María, verdadera aurora de la salvación, que nos aparece hoy, [...] radiante, Ella propia, de la felicidad que nos trae".

Por el Canónigo Victor-Joseph Thiébaud

(in "Revista Arautos do Evangelho" n. 134, p. 50 - 51)

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/67784-Maria-Virgen-y-el-simbolismo-de-la-Aurora. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Basílica es uno de los más importantes lugares de oración por las víctimas y sus familiares. ...
 
Hasta el momento se han publicado más de 230 grabaciones del libro litúrgico oficial de la Iglesia ...
 
Tres camiones de provisiones fueron detenidos antes de llegar al centro de acopio de Cáritas y desv ...
 
El gótico es, antes que nada, un vuelo de espíritu ...
 
Tras ocho años, los obispos del Ecuador realizarán su visita Ad Limina. Del 25 al 29 de septiembre ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading