Loading
 
 
 
Loading
 
La profunda identidad católica de la familia que inspiró The Sound of Music
Loading
 
17 de Marzo de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Viena (Martes, 17-03-2015, Gaudium Press) La celebración de los cincuenta años del filme The Sound of Music (traducido al español bajo títulos tan variados como Sonrisas y Lágrimas o La Novicia Rebelde) fue la ocasión para recordar la verdadera historia que inspiró la popular película y que tiene aspectos profundamente católicos no reflejados en la cinta. El informativo Religión en Libertad hizo una lista de diez hechos de los protagonistas reales que demuestran cómo la fe posibilitó el relato que cautivó millones de personas.

FAMILIA VON TRAPP GAUDIUM PRESS.jpg
La verdadera famila Von Trapp, junto al P. Wasner.
El primer punto es la identidad misma del Barón Georg von Trapp y su segunda esposa, María, quienes junto a los hijos de la familia se convirtieron en los Cantores de la Familia Trapp tras huir de Austria a causa del nazismo. María Augusta Kutschera, la ex novicia y protagonista del relato, era una mujer convertida a la fe católica después de haber sido atea y socialista, y había abrazado la fe tras ser impactada por las predicaciones de un sacerdote, el P. Friedrich Kronseder, y su búsqueda de la verdad le despertó la inquietud sobre si tendría o no un llamado a la vida religiosa en la abadía benedictina de Nonnberg. El propio Barón Von Trapp había abrazado la fe católica un año antes de conocer a quien sería su esposa.

El segundo punto destacado es este monasterio, el más antiguo al norte de los Alpes y el cual asignó como maestra a la joven María para instruir a una de las hijas del Barón. La causa de esta elección fue la pobre salud de María, quien sufría de intensos dolores de cabeza y quien por recomendación médica requería de una actividad física que no era posible en la clausura de las religiosas.

Música y fe

La afición a la música y el conocimiento de la tradición folclórica de los Alpes por parte de María, que es esencial para el famoso musical, fue adquirida en su paso por grupos católicos juveniles tras su conversión. En un sano ambiente cristiano y de fomento de la cultura, eran frecuentes las acampadas en pueblos de la región, donde los jóvenes aprendían los ritmos y melodías autóctonas, adaptaban las antiguas tradiciones a instrumentos modernos y aprendían las danzas y las letras que luego harían parte del rico repertorio de la familia Trapp.

La música no fue lo único que unía con regularidad a la familia, sino que también lo hacía la oración y era frecuente que las ocasiones especiales fueran celebradas por sus miembros con cantos religiosos. La propia María narra en varios libros su experiencia de fe al interior de su familia y las tradiciones católicas que practicaban como parte de su arraigo cultural, fuertemente marcado por la fe.

Para cuando las dificultades comenzaron a surgir para la familia, fueron las religiosas de Nonnberg quienes sugirieron al Barón adecuar una capilla y hospedar estudiantes de la Universidad Católica. La participación de la familia en la Liturgia a través de la música cautivó al P. Franz Wasner, quien con gran conocimiento musical formó a sus miembros. Este sacerdote es sustituido en la película por el personaje de un tío, Max Detweiler.

Testimonio de vida cristiana

La presión para la incorporación del Barón Von Trapp al ejército nazi tras la anexión de Austria y Alemania no fue la única causa de la huida de la familia. También lo fue la presión a María para que abortara a su tercer hijo con el pretexto de una afección a los riñones y la imposibilidad de ejercer la medicina de manera coherente con la fe de uno de los hijos Rupert, que acababa de culminar sus estudios. El joven afirmó que aceptar un puesto en el hospital era en ese momento "tener que consentir a todo tipo de tratamientos y manipulaciones que no puedo aceptar, como católico, y como hombre". La gota que rebosó la copa era la oferta (materialmente tentadora) de cantar para Hitler en su cumpleaños, ante la cual el Barón consultó a sus hijos si deseaban conservar los bienes materiales o los espirituales. Tras la decisión, la familia huyó de Austria junto al P. Wasner, quien fue autorizado por su Obispo al estar también amenazado.

El séptimo aspecto hace referencia a los hechos acontecidos tras el fin de la historia llevada al cine. La familia Von Trapp sobrevivió con una gira de conciertos por Europa y vivieron en este sentido de la providencia de Dios, que suscitaba posibilidades y autorizaciones de permanencia cuando la situación parecía insostenible. Después de un intento fallido, la familia Trapp pudo establecerse en Estados Unidos, donde obtendrían su reconocimiento final a causa de su destreza musical.

Finalmente, la lista de aspectos recoge la valiosa ayuda que esta familia de exiliados recolectó para su país de origen después de la guerra y que fue hecha llegar a Europa a través de los capellanes del ejército de Estados Unidos. También recuerda que la familia usó la música como vehículo de evangelización, explicando las raíces y significado de piezas musicales religiosas y en campamentos musicales para jóvenes en los cuales la practica de la fe tenía un lugar primordial. María, María Francisca (una de las hijas del primer matrimonio del Barón) y Rosemarie (hija del segundo matrimonio) sirvieron varios años como misioneras tras la muerte de Georg Von Trapp.

Esta lista de hechos demuestra cómo la nota más importante del sonido de la música y del heroísmo de la familia Von Trapp fue la fe católica.

Con información de Religión en Libertad.

 

Loading
La profunda identidad católica de la familia que inspiró The Sound of Music

Viena (Martes, 17-03-2015, Gaudium Press) La celebración de los cincuenta años del filme The Sound of Music (traducido al español bajo títulos tan variados como Sonrisas y Lágrimas o La Novicia Rebelde) fue la ocasión para recordar la verdadera historia que inspiró la popular película y que tiene aspectos profundamente católicos no reflejados en la cinta. El informativo Religión en Libertad hizo una lista de diez hechos de los protagonistas reales que demuestran cómo la fe posibilitó el relato que cautivó millones de personas.

FAMILIA VON TRAPP GAUDIUM PRESS.jpg
La verdadera famila Von Trapp, junto al P. Wasner.
El primer punto es la identidad misma del Barón Georg von Trapp y su segunda esposa, María, quienes junto a los hijos de la familia se convirtieron en los Cantores de la Familia Trapp tras huir de Austria a causa del nazismo. María Augusta Kutschera, la ex novicia y protagonista del relato, era una mujer convertida a la fe católica después de haber sido atea y socialista, y había abrazado la fe tras ser impactada por las predicaciones de un sacerdote, el P. Friedrich Kronseder, y su búsqueda de la verdad le despertó la inquietud sobre si tendría o no un llamado a la vida religiosa en la abadía benedictina de Nonnberg. El propio Barón Von Trapp había abrazado la fe católica un año antes de conocer a quien sería su esposa.

El segundo punto destacado es este monasterio, el más antiguo al norte de los Alpes y el cual asignó como maestra a la joven María para instruir a una de las hijas del Barón. La causa de esta elección fue la pobre salud de María, quien sufría de intensos dolores de cabeza y quien por recomendación médica requería de una actividad física que no era posible en la clausura de las religiosas.

Música y fe

La afición a la música y el conocimiento de la tradición folclórica de los Alpes por parte de María, que es esencial para el famoso musical, fue adquirida en su paso por grupos católicos juveniles tras su conversión. En un sano ambiente cristiano y de fomento de la cultura, eran frecuentes las acampadas en pueblos de la región, donde los jóvenes aprendían los ritmos y melodías autóctonas, adaptaban las antiguas tradiciones a instrumentos modernos y aprendían las danzas y las letras que luego harían parte del rico repertorio de la familia Trapp.

La música no fue lo único que unía con regularidad a la familia, sino que también lo hacía la oración y era frecuente que las ocasiones especiales fueran celebradas por sus miembros con cantos religiosos. La propia María narra en varios libros su experiencia de fe al interior de su familia y las tradiciones católicas que practicaban como parte de su arraigo cultural, fuertemente marcado por la fe.

Para cuando las dificultades comenzaron a surgir para la familia, fueron las religiosas de Nonnberg quienes sugirieron al Barón adecuar una capilla y hospedar estudiantes de la Universidad Católica. La participación de la familia en la Liturgia a través de la música cautivó al P. Franz Wasner, quien con gran conocimiento musical formó a sus miembros. Este sacerdote es sustituido en la película por el personaje de un tío, Max Detweiler.

Testimonio de vida cristiana

La presión para la incorporación del Barón Von Trapp al ejército nazi tras la anexión de Austria y Alemania no fue la única causa de la huida de la familia. También lo fue la presión a María para que abortara a su tercer hijo con el pretexto de una afección a los riñones y la imposibilidad de ejercer la medicina de manera coherente con la fe de uno de los hijos Rupert, que acababa de culminar sus estudios. El joven afirmó que aceptar un puesto en el hospital era en ese momento "tener que consentir a todo tipo de tratamientos y manipulaciones que no puedo aceptar, como católico, y como hombre". La gota que rebosó la copa era la oferta (materialmente tentadora) de cantar para Hitler en su cumpleaños, ante la cual el Barón consultó a sus hijos si deseaban conservar los bienes materiales o los espirituales. Tras la decisión, la familia huyó de Austria junto al P. Wasner, quien fue autorizado por su Obispo al estar también amenazado.

El séptimo aspecto hace referencia a los hechos acontecidos tras el fin de la historia llevada al cine. La familia Von Trapp sobrevivió con una gira de conciertos por Europa y vivieron en este sentido de la providencia de Dios, que suscitaba posibilidades y autorizaciones de permanencia cuando la situación parecía insostenible. Después de un intento fallido, la familia Trapp pudo establecerse en Estados Unidos, donde obtendrían su reconocimiento final a causa de su destreza musical.

Finalmente, la lista de aspectos recoge la valiosa ayuda que esta familia de exiliados recolectó para su país de origen después de la guerra y que fue hecha llegar a Europa a través de los capellanes del ejército de Estados Unidos. También recuerda que la familia usó la música como vehículo de evangelización, explicando las raíces y significado de piezas musicales religiosas y en campamentos musicales para jóvenes en los cuales la practica de la fe tenía un lugar primordial. María, María Francisca (una de las hijas del primer matrimonio del Barón) y Rosemarie (hija del segundo matrimonio) sirvieron varios años como misioneras tras la muerte de Georg Von Trapp.

Esta lista de hechos demuestra cómo la nota más importante del sonido de la música y del heroísmo de la familia Von Trapp fue la fe católica.

Con información de Religión en Libertad.

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/68054-La-profunda-identidad-catolica-de-la-familia-que-inspiro-The-Sound-of-Music. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El P. Patrice Chocholski presentó a los medios filipinos la importancia del evento. ...
 
Un reporte da cuenta de un testimonio anónimo de oposición a las presiones de las autoridades. ...
 
Piezas de diversos países escritas desde el siglo XII al XX componen la selección musical de la p ...
 
La Corte Constitucional de Colombia emmitió fallo que excluye a la Iglesia del Servicio Nacional de ...
 
La promoción de una auténtica vida familiar es clave para preparar la llegada de Jesucristo. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading