Loading
 
 
 
Loading
 
CELAM promueve implementar el Proyecto Esperanza en las Conferencias Episcopales de América Latina
Loading
 
12 de Mayo de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Jueves, 12-05-2016, Gaudium Press) Pensando en el acompañamiento que han de recibir las personas, tanto mujeres como hombres, que han padecido el drama del aborto, el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) ha dirigido una invitación a las Conferencias Episcopales de América Latina para que implementen dentro de sus programas de vida y familia el Proyecto Esperanza.

A través de una carta firmada por Mons. Rubén A. González, Obispo de la Diócesis de Ponce, Puerto Rico, y el Padre Antonio José Velázquez, responsables del Departamento de Familia, Vida y Juventud del CELAM -y que tiene como fecha el pasado 3 de mayo-, el organismo eclesial latinoamericano ha recomendado esta iniciativa de sanación postaborto.

Afiche Proyecto Esperanza.jpg

"El CELAM a través de su Departamento de Familia, Vida y Juventud, desea recomendar a ustedes un ministerio que acompaña a mujeres y varones en un proceso de sanación que les ayuda a sentir ese Amor Misericordioso de Dios Padre. Este ministerio es el Proyecto Esperanza que nace en Chile, el cual a través de nuestro departamento ha capacitado a agentes de pastoral en diversas diócesis y Conferencias Episcopales de Latinoamérica y El Caribe, con el fin de acoger y acompañar con misericordia a las otras víctimas del aborto", escriben.

Señalan que esta propuesta es "una buena manera de celebrar el Año Jubilar de la Misericordia" que convocó el papa Francisco, ya que es una alternativa que ayuda a las personas que sufren "las terribles consecuencias del aborto" a encontrar la paz. Ellas -agregan- "muchas veces reconocen la gravedad de la falta cometida e imploran perdón a Dios, pero no se sienten dignas de su perdón, sin abrirse a la misericordia y siguen atrapadas en el dolor por no aceptar esa Gracia".

El Proyecto Esperanza es una iniciativa que nació en Chile en el año 1999 inspirado en el trabajo realizado por el Proyecto Raquel, que es originario de los Estados Unidos. Su nacimiento ha estado ligado al Santuario Schoenstatt de Bellavista, donde un grupo de profesionales laicos, asesorados y acompañados por sacerdotes de tal movimiento, comenzaron a asistir a personas con traumas postaborto.

"Es un programa de acompañamiento, realizado para mujeres y hombres que han experimentado la pérdida de un hijo antes de nacer, especialmente por un aborto provocado y sufren secuelas postaborto. Esta atención es brindada por profesionales, con una actitud de acogida y comprensión y confiabilidad, respaldada por el apoyo pastoral de sacerdotes (...) con la finalidad de facilitar un proceso de aceptación, reconciliación y acoger su dolor por la pérdida del hijo", exponen desde el sitio web del Proyecto Esperanza.

La iniciativa, que es en últimas un camino de sanación, se desarrolla por medio de cinco etapas de acompañamiento: educación sobre las secuelas postaborto; enseñar a determinar cuáles son los conectores personales del aborto; liberar el dolor emocional y la rabia reprimida; restaurar las relaciones rotas consigo misa, con los demás y con Dios; y establecer una relación con el niño abortado y aprender herramientas de autoayuda.

Para animar este apostolado, el CELAM, en colaboración con el Proyecto Esperanza, ha iniciado para el Año Santo del a Misericordia una campaña cuyo objeto es dar a conocer esta iniciativa ya implementada en varios países latinoamericanos, entre ellos Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica, Argentina, Venezuela, Uruguay y Paraguay, además de Chile.

Con información de Pontificia Comisión para América Latina y Proyecto Esperanza.

 

Loading
CELAM promueve implementar el Proyecto Esperanza en las Conferencias Episcopales de América Latina

Redacción (Jueves, 12-05-2016, Gaudium Press) Pensando en el acompañamiento que han de recibir las personas, tanto mujeres como hombres, que han padecido el drama del aborto, el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) ha dirigido una invitación a las Conferencias Episcopales de América Latina para que implementen dentro de sus programas de vida y familia el Proyecto Esperanza.

A través de una carta firmada por Mons. Rubén A. González, Obispo de la Diócesis de Ponce, Puerto Rico, y el Padre Antonio José Velázquez, responsables del Departamento de Familia, Vida y Juventud del CELAM -y que tiene como fecha el pasado 3 de mayo-, el organismo eclesial latinoamericano ha recomendado esta iniciativa de sanación postaborto.

Afiche Proyecto Esperanza.jpg

"El CELAM a través de su Departamento de Familia, Vida y Juventud, desea recomendar a ustedes un ministerio que acompaña a mujeres y varones en un proceso de sanación que les ayuda a sentir ese Amor Misericordioso de Dios Padre. Este ministerio es el Proyecto Esperanza que nace en Chile, el cual a través de nuestro departamento ha capacitado a agentes de pastoral en diversas diócesis y Conferencias Episcopales de Latinoamérica y El Caribe, con el fin de acoger y acompañar con misericordia a las otras víctimas del aborto", escriben.

Señalan que esta propuesta es "una buena manera de celebrar el Año Jubilar de la Misericordia" que convocó el papa Francisco, ya que es una alternativa que ayuda a las personas que sufren "las terribles consecuencias del aborto" a encontrar la paz. Ellas -agregan- "muchas veces reconocen la gravedad de la falta cometida e imploran perdón a Dios, pero no se sienten dignas de su perdón, sin abrirse a la misericordia y siguen atrapadas en el dolor por no aceptar esa Gracia".

El Proyecto Esperanza es una iniciativa que nació en Chile en el año 1999 inspirado en el trabajo realizado por el Proyecto Raquel, que es originario de los Estados Unidos. Su nacimiento ha estado ligado al Santuario Schoenstatt de Bellavista, donde un grupo de profesionales laicos, asesorados y acompañados por sacerdotes de tal movimiento, comenzaron a asistir a personas con traumas postaborto.

"Es un programa de acompañamiento, realizado para mujeres y hombres que han experimentado la pérdida de un hijo antes de nacer, especialmente por un aborto provocado y sufren secuelas postaborto. Esta atención es brindada por profesionales, con una actitud de acogida y comprensión y confiabilidad, respaldada por el apoyo pastoral de sacerdotes (...) con la finalidad de facilitar un proceso de aceptación, reconciliación y acoger su dolor por la pérdida del hijo", exponen desde el sitio web del Proyecto Esperanza.

La iniciativa, que es en últimas un camino de sanación, se desarrolla por medio de cinco etapas de acompañamiento: educación sobre las secuelas postaborto; enseñar a determinar cuáles son los conectores personales del aborto; liberar el dolor emocional y la rabia reprimida; restaurar las relaciones rotas consigo misa, con los demás y con Dios; y establecer una relación con el niño abortado y aprender herramientas de autoayuda.

Para animar este apostolado, el CELAM, en colaboración con el Proyecto Esperanza, ha iniciado para el Año Santo del a Misericordia una campaña cuyo objeto es dar a conocer esta iniciativa ya implementada en varios países latinoamericanos, entre ellos Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica, Argentina, Venezuela, Uruguay y Paraguay, además de Chile.

Con información de Pontificia Comisión para América Latina y Proyecto Esperanza.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Corte Constitucional de Colombia emmitió fallo que excluye a la Iglesia del Servicio Nacional de ...
 
La promoción de una auténtica vida familiar es clave para preparar la llegada de Jesucristo. ...
 
El templo fue construido con el propósito de contar con un lugar sagrado notablemente bello y cató ...
 
Pesa 600 kilogramos y mide más de 5 metros. Fue elaborado en el año 2013 para que fuese mensajero ...
 
El inicio de una nueva administración es la oportunidad de garantizar los derechos de los creyentes ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading