Loading
 
 
 
Loading
 
Obispos argentinos presentan mensaje por el Bicentenario de la Independencia
Loading
 
13 de Mayo de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Buenos Aires (Viernes, 13-05-2016, Gaudium Press) "Bicentenario de la Independencia. Tiempo para el encuentro fraterno con los argentinos" es el título del mensaje que este jueves 12 de mayo presentó la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) con ocasión de la fiesta patria que se conmemorará el próximo 9 de julio.

"Los Obispos deseamos compartir los sentimientos del pueblo argentino al celebrar el Bicentenario de la Independencia Nacional, el próximo 9 de julio (...) Deseamos acercar nuestra reflexión pastoral, y así dar gracias por el legado que nos dejaron nuestros mayores, interpretar nuestro presente a la luz de nuestra fe y decir una palabra esperanzadora, siempre iluminada por el Evangelio, que desde aquella Magna Asamblea de Tucumán inspiró a los legisladores la virtud de abrir el futuro de una Argentina fraterna y solidaria, pacificada y reconciliada, condiciones capaces de crear una Nación para todos", expresan los obispos argentinos en la introducción del mensaje.

El documento fue aprobado el pasado abril en el marco de la 111º Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina, que se realizó los días 11 al 16 de ese mes, y se da en el marco de las conmemoraciones de los 200 años de la Independencia que la Iglesia del país propuso celebrar en el sexenio 2010-2016, dándole continuidad a otro documento presentado por el organismo eclesial en el 2008 con motivo del Bicentenario de la Revolución de Mayo que llevó por título "Hacia un Bicentenario en Justicia y Solidaridad".

Bicentenario de la Independencia-Obispos Argentina.jpg
"Para nosotros la Patria es un regalo de Dios, un don de su amor que estamos llamados a cuidar y desarrollar": Obispos Argentinos / Foto: CEA.

El mensaje, inspirado a partir de la imagen de la casa histórica de Tucumán -donde se gestó la Independencia-, que alberga los deseos del pueblo con mirada hacia el futuro, está constituido por una introducción y cinco capítulos que se titulan: "Una justa y esperada reparación de la memoria", "Organizar la casa común", "Algunos males de la casa común", "Independencia y Educación" y "Casas de encuentro".

Los prelados argentinos resaltan entre los hechos históricos de la Independencia, el papel que tuvo entonces la Iglesia: "De los veintinueve diputados que firmaron el Acta de Independencia, dieciocho eran laicos y once sacerdotes de ambos cleros, secular y religioso. Está claro que los representantes al Congreso coincidían en principios éticos inspirados en el humanismo cristiano".

Asimismo, hablan de la importancia del lugar donde ocurrió la Independencia: Tucumán, que el próximo julio será sede del Congreso Eucarístico Nacional. "La celebración del Congreso Eucarístico ‘en la benemérita y muy digna ciudad de San Miguel de Tucumán' nos brinda una oportunidad para encontrarnos cerca de los lugares que dan a esta Bicentenario un renovado fervor patriótico. Jesús Eucaristía ‘es el miso, ayer, hoy y lo será siempre', y desde el primer momento fue invocado e inspiró con su gracia aquellos hombres que debían echarse al hombro la grave responsabilidad de pensar e imaginar una nación soberana".

Prosiguen: "Animados por la puerta esperanzadora que nos abre el Jubileo de la Misericordia, queremos volver con gratitud a la fuente de la reserva moral, ética y religiosa, que animó a quienes declararon la Independencia y nos legaron una clara identidad cultural".

Los Obispos Argentinos también llaman para que se recree la política, así como el ejercicio del poder "en clave de servicio para que nuestra democracia, basada siempre en la soberanía popular y en la división de poderes, sea auténtica y representativa en los intereses del pueblo. El poder siempre es servicio, de lo contrario, se corrompe".

Asimismo recuerdan que "la familia es la comunidad natural en donde se experimenta la sociabilidad humana y contribuye en modo único al bien de la sociedad", por lo que "todo modelo social que busque el bien de la persona no puede prescindir de la centralidad y de la responsabilidad social de la familia. Por eso es necesaria una legislación adecuada que fortalezca los lazos familiares y logre así el pleno desarrollo de todos sus miembros".

En cuanto a los desafíos que hoy tiene Argentina, los prelados dicen que uno de ellos es la educación. "Por algo se habla de una ‘emergencia educativa'. Para superar esta emergencia no es suficiente la apelación a valores éticos o a las reglas de disciplina. Es fundamental una educación que sea verdadera, es decir, que abra la mente y el corazón a la trascendencia de Dios, Padre y Creador de todo. Una educación abierta al Misterio es capaz de afrontar las preguntas más profundas del ser humano, aquellas que hacen referencia a lo definitivo, a lo último. Y esto porque el ser humano tiene hambre y sed de verdad, y solo en la verdad plena puede ser auténticamente libre".

En este sentido señalan que la propuesta educativa cristiana "es el más genuino y precioso aporte que podemos dar para una sociedad nueva, para una patria verdaderamente libre".

Ya en el último capítulo, subrayan que los cristianos celebran también el Bicentenario, "porque para nosotros la Patria es un regalo de Dios, un don de su amor que estamos llamados a cuidar y desarrollar".

Ingrese aquí para leer completo el mensaje "Bicentenario de la Independencia. Tiempo para el encuentro fraterno con los argentinos".

Con información de la Conferencia Episcopal Argentina.

 

Loading
Obispos argentinos presentan mensaje por el Bicentenario de la Independencia

Buenos Aires (Viernes, 13-05-2016, Gaudium Press) "Bicentenario de la Independencia. Tiempo para el encuentro fraterno con los argentinos" es el título del mensaje que este jueves 12 de mayo presentó la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) con ocasión de la fiesta patria que se conmemorará el próximo 9 de julio.

"Los Obispos deseamos compartir los sentimientos del pueblo argentino al celebrar el Bicentenario de la Independencia Nacional, el próximo 9 de julio (...) Deseamos acercar nuestra reflexión pastoral, y así dar gracias por el legado que nos dejaron nuestros mayores, interpretar nuestro presente a la luz de nuestra fe y decir una palabra esperanzadora, siempre iluminada por el Evangelio, que desde aquella Magna Asamblea de Tucumán inspiró a los legisladores la virtud de abrir el futuro de una Argentina fraterna y solidaria, pacificada y reconciliada, condiciones capaces de crear una Nación para todos", expresan los obispos argentinos en la introducción del mensaje.

El documento fue aprobado el pasado abril en el marco de la 111º Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina, que se realizó los días 11 al 16 de ese mes, y se da en el marco de las conmemoraciones de los 200 años de la Independencia que la Iglesia del país propuso celebrar en el sexenio 2010-2016, dándole continuidad a otro documento presentado por el organismo eclesial en el 2008 con motivo del Bicentenario de la Revolución de Mayo que llevó por título "Hacia un Bicentenario en Justicia y Solidaridad".

Bicentenario de la Independencia-Obispos Argentina.jpg
"Para nosotros la Patria es un regalo de Dios, un don de su amor que estamos llamados a cuidar y desarrollar": Obispos Argentinos / Foto: CEA.

El mensaje, inspirado a partir de la imagen de la casa histórica de Tucumán -donde se gestó la Independencia-, que alberga los deseos del pueblo con mirada hacia el futuro, está constituido por una introducción y cinco capítulos que se titulan: "Una justa y esperada reparación de la memoria", "Organizar la casa común", "Algunos males de la casa común", "Independencia y Educación" y "Casas de encuentro".

Los prelados argentinos resaltan entre los hechos históricos de la Independencia, el papel que tuvo entonces la Iglesia: "De los veintinueve diputados que firmaron el Acta de Independencia, dieciocho eran laicos y once sacerdotes de ambos cleros, secular y religioso. Está claro que los representantes al Congreso coincidían en principios éticos inspirados en el humanismo cristiano".

Asimismo, hablan de la importancia del lugar donde ocurrió la Independencia: Tucumán, que el próximo julio será sede del Congreso Eucarístico Nacional. "La celebración del Congreso Eucarístico ‘en la benemérita y muy digna ciudad de San Miguel de Tucumán' nos brinda una oportunidad para encontrarnos cerca de los lugares que dan a esta Bicentenario un renovado fervor patriótico. Jesús Eucaristía ‘es el miso, ayer, hoy y lo será siempre', y desde el primer momento fue invocado e inspiró con su gracia aquellos hombres que debían echarse al hombro la grave responsabilidad de pensar e imaginar una nación soberana".

Prosiguen: "Animados por la puerta esperanzadora que nos abre el Jubileo de la Misericordia, queremos volver con gratitud a la fuente de la reserva moral, ética y religiosa, que animó a quienes declararon la Independencia y nos legaron una clara identidad cultural".

Los Obispos Argentinos también llaman para que se recree la política, así como el ejercicio del poder "en clave de servicio para que nuestra democracia, basada siempre en la soberanía popular y en la división de poderes, sea auténtica y representativa en los intereses del pueblo. El poder siempre es servicio, de lo contrario, se corrompe".

Asimismo recuerdan que "la familia es la comunidad natural en donde se experimenta la sociabilidad humana y contribuye en modo único al bien de la sociedad", por lo que "todo modelo social que busque el bien de la persona no puede prescindir de la centralidad y de la responsabilidad social de la familia. Por eso es necesaria una legislación adecuada que fortalezca los lazos familiares y logre así el pleno desarrollo de todos sus miembros".

En cuanto a los desafíos que hoy tiene Argentina, los prelados dicen que uno de ellos es la educación. "Por algo se habla de una ‘emergencia educativa'. Para superar esta emergencia no es suficiente la apelación a valores éticos o a las reglas de disciplina. Es fundamental una educación que sea verdadera, es decir, que abra la mente y el corazón a la trascendencia de Dios, Padre y Creador de todo. Una educación abierta al Misterio es capaz de afrontar las preguntas más profundas del ser humano, aquellas que hacen referencia a lo definitivo, a lo último. Y esto porque el ser humano tiene hambre y sed de verdad, y solo en la verdad plena puede ser auténticamente libre".

En este sentido señalan que la propuesta educativa cristiana "es el más genuino y precioso aporte que podemos dar para una sociedad nueva, para una patria verdaderamente libre".

Ya en el último capítulo, subrayan que los cristianos celebran también el Bicentenario, "porque para nosotros la Patria es un regalo de Dios, un don de su amor que estamos llamados a cuidar y desarrollar".

Ingrese aquí para leer completo el mensaje "Bicentenario de la Independencia. Tiempo para el encuentro fraterno con los argentinos".

Con información de la Conferencia Episcopal Argentina.

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/79019-Obispos-argentinos-presentan-mensaje-por-el-Bicentenario-de-la-Independencia. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El P. Patrice Chocholski presentó a los medios filipinos la importancia del evento. ...
 
Un reporte da cuenta de un testimonio anónimo de oposición a las presiones de las autoridades. ...
 
Piezas de diversos países escritas desde el siglo XII al XX componen la selección musical de la p ...
 
La Corte Constitucional de Colombia emmitió fallo que excluye a la Iglesia del Servicio Nacional de ...
 
La promoción de una auténtica vida familiar es clave para preparar la llegada de Jesucristo. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading