Loading
 
 
 
Loading
 
Lo maravilloso es el auge de la virtud y el amor a lo maravilloso es el culmen de la sabiduría
Loading
 
25 de Agosto de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Jueves, 25-08-2016, Gaudium Press) Afirmaba Plinio Corrêa de Oliveira que "el amor a lo maravilloso es el culmen de la sabiduría; no hay sabiduría que no proceda del amor a lo maravilloso. Es un insensato, un no sabio, aquel que no ama lo maravilloso. (...) Aquella expresión del Evangelio 'Si alguien me ama, guardará mi palabra y mi Padre lo amará, y nosotros vendremos a él y en él haremos nuestra morada' (Jn 14,23), yo entiendo, salvo mejores interpretaciones de la Teología, como diciendo respecto también a esa in-habitación de la sabiduría, cuyo culmen, vuelvo a decir, es lo maravilloso. Entonces, todo lo que la Escritura dice en el Libro de la Sabiduría o en el Cantar de los Cantares es el amor del alma por lo maravilloso y de lo maravilloso por el alma. (...) ¿Cuál es la diferencia entre lo maravilloso y la virtud? (...) Es la diferencia que hay entre ver el cielo azul y un arco iris: el cielo azul, común, es la virtud; el arco iris es lo maravilloso dentro de la virtud, es algo especial. Y el niño que mira tiene la impresión de que es mucho más deleitable vivir en el arco iris que vivir en el azul, por más que este sea de una belleza insondable". 1

Vemos en el texto de arriba que el Dr. Plinio asimilaba maravilloso con auge: Maravilloso y auge, culmen, cima, en los diferentes campos, son asimilables. No es solo el auge de virtud al que Dr. Plinio llamaba 'maravilloso' o 'maravilla', sino que era maravilloso todo lo que fuera un pináculo en su género. Por ejemplo, un magnífico atardecer, de esos por ejemplo marinos en los que el sol deja ver innúmeros reflejos en las aguas, es también maravilloso. Y ese maravilloso de un poner de sol es con-dicente con la alta virtud moral.

1.jpg
Un atardecer maravilloso - Foto: Hernán Piñera

Pero aún más.

Ya hemos visto en anteriores notas que el Dr. Plinio en su contemplación no se quedaba con lo maravilloso de esta tierra, sino que de los bellos seres partía para la construcción de mundos de ensueño, no existentes en la realidad pero sí en su imaginación y también en la Mente Divina. Estos mundos arquetípicos más bellos que los existentes, por ser más cercanos al cielo, eran también más cercanos a la santidad.

¿Es el arco iris una maravilla? Sí, pero no una maravilla insuperable, pues Dios podría haber creado arco iris aún más perfectos. Por ejemplo, imaginemos un arco iris que no sea solo de la luz que conocemos, sino que tenga algo de vítreo, o de la composición de las gemas; que cada color fuera dado por el color de una gema, y así el verde fuese de esmeralda, el azul de zafiro, el amarillo de topacio... Sería un arco iris aún más bello, que sería un mayor reflejo de Dios, en el que mejor podríamos contemplar al Creador, y que por ser más maravilloso nos conduciría mejor a la Sabiduría.

2.jpg
Un arco iris de piedras preciosas...

¿Pero cómo es que lo maravilloso lleva a la Sabiduría, o cómo se relaciona con la Sabiduría?

Recordemos que la Sabiduría, entendida como un don del Espíritu Santo, es aquel encargado de perfeccionar la virtud de la caridad, la principal de las virtudes. Cada don del Espíritu Santo perfecciona una particular virtud infusa, y la sabiduría perfecciona el amor. Pues bien, el amor al Creador que se manifiesta en la contemplación encantada de un atardecer o de un arco iris maravilloso hipotético, se realiza bajo la acción del Espíritu Santo mediante el don de Sabiduría.

La Sabiduría, el más importante de los dones del Espíritu Santo, hace que las cosas creadas sean contempladas 'divinamente', según enseña la Teología. "Es decir, el alma en que Dios actúa con el don de sabiduría extiende también su juicio 'a las cosas creadas, descubriendo en ellas sus últimas causas y razones, que las entroncan y relacionan con Dios en el conjunto maravilloso de la creación' ". 2

Por Saúl Castiblanco

___

1 Mons. João Scognamiglio Clá Dias, EP. O Dom de Sabedoria na Mente, Vida e Obra de Plinio Corrêa de Oliveira. Vol I - Inocência, o Início da Sabedoria. Libreria Editrice Vaticana - Instituto Lumen Sapientiae. São Paulo. 2016. pp. 96-97.

2 Algunos aspectos del maravilloso don del Espíritu Santo llamado Sabiduría. In: http://es.gaudiumpress.org/content/64351-Algunos-aspectos-del-maravilloso-don-del-Espiritu-Santo-llamado-Sabiduria

Loading
Lo maravilloso es el auge de la virtud y el amor a lo maravilloso es el culmen de la sabiduría

Redacción (Jueves, 25-08-2016, Gaudium Press) Afirmaba Plinio Corrêa de Oliveira que "el amor a lo maravilloso es el culmen de la sabiduría; no hay sabiduría que no proceda del amor a lo maravilloso. Es un insensato, un no sabio, aquel que no ama lo maravilloso. (...) Aquella expresión del Evangelio 'Si alguien me ama, guardará mi palabra y mi Padre lo amará, y nosotros vendremos a él y en él haremos nuestra morada' (Jn 14,23), yo entiendo, salvo mejores interpretaciones de la Teología, como diciendo respecto también a esa in-habitación de la sabiduría, cuyo culmen, vuelvo a decir, es lo maravilloso. Entonces, todo lo que la Escritura dice en el Libro de la Sabiduría o en el Cantar de los Cantares es el amor del alma por lo maravilloso y de lo maravilloso por el alma. (...) ¿Cuál es la diferencia entre lo maravilloso y la virtud? (...) Es la diferencia que hay entre ver el cielo azul y un arco iris: el cielo azul, común, es la virtud; el arco iris es lo maravilloso dentro de la virtud, es algo especial. Y el niño que mira tiene la impresión de que es mucho más deleitable vivir en el arco iris que vivir en el azul, por más que este sea de una belleza insondable". 1

Vemos en el texto de arriba que el Dr. Plinio asimilaba maravilloso con auge: Maravilloso y auge, culmen, cima, en los diferentes campos, son asimilables. No es solo el auge de virtud al que Dr. Plinio llamaba 'maravilloso' o 'maravilla', sino que era maravilloso todo lo que fuera un pináculo en su género. Por ejemplo, un magnífico atardecer, de esos por ejemplo marinos en los que el sol deja ver innúmeros reflejos en las aguas, es también maravilloso. Y ese maravilloso de un poner de sol es con-dicente con la alta virtud moral.

1.jpg
Un atardecer maravilloso - Foto: Hernán Piñera

Pero aún más.

Ya hemos visto en anteriores notas que el Dr. Plinio en su contemplación no se quedaba con lo maravilloso de esta tierra, sino que de los bellos seres partía para la construcción de mundos de ensueño, no existentes en la realidad pero sí en su imaginación y también en la Mente Divina. Estos mundos arquetípicos más bellos que los existentes, por ser más cercanos al cielo, eran también más cercanos a la santidad.

¿Es el arco iris una maravilla? Sí, pero no una maravilla insuperable, pues Dios podría haber creado arco iris aún más perfectos. Por ejemplo, imaginemos un arco iris que no sea solo de la luz que conocemos, sino que tenga algo de vítreo, o de la composición de las gemas; que cada color fuera dado por el color de una gema, y así el verde fuese de esmeralda, el azul de zafiro, el amarillo de topacio... Sería un arco iris aún más bello, que sería un mayor reflejo de Dios, en el que mejor podríamos contemplar al Creador, y que por ser más maravilloso nos conduciría mejor a la Sabiduría.

2.jpg
Un arco iris de piedras preciosas...

¿Pero cómo es que lo maravilloso lleva a la Sabiduría, o cómo se relaciona con la Sabiduría?

Recordemos que la Sabiduría, entendida como un don del Espíritu Santo, es aquel encargado de perfeccionar la virtud de la caridad, la principal de las virtudes. Cada don del Espíritu Santo perfecciona una particular virtud infusa, y la sabiduría perfecciona el amor. Pues bien, el amor al Creador que se manifiesta en la contemplación encantada de un atardecer o de un arco iris maravilloso hipotético, se realiza bajo la acción del Espíritu Santo mediante el don de Sabiduría.

La Sabiduría, el más importante de los dones del Espíritu Santo, hace que las cosas creadas sean contempladas 'divinamente', según enseña la Teología. "Es decir, el alma en que Dios actúa con el don de sabiduría extiende también su juicio 'a las cosas creadas, descubriendo en ellas sus últimas causas y razones, que las entroncan y relacionan con Dios en el conjunto maravilloso de la creación' ". 2

Por Saúl Castiblanco

___

1 Mons. João Scognamiglio Clá Dias, EP. O Dom de Sabedoria na Mente, Vida e Obra de Plinio Corrêa de Oliveira. Vol I - Inocência, o Início da Sabedoria. Libreria Editrice Vaticana - Instituto Lumen Sapientiae. São Paulo. 2016. pp. 96-97.

2 Algunos aspectos del maravilloso don del Espíritu Santo llamado Sabiduría. In: http://es.gaudiumpress.org/content/64351-Algunos-aspectos-del-maravilloso-don-del-Espiritu-Santo-llamado-Sabiduria


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Las acciones del grupo terrorista anticristiano Boko Haram bloquean la producción de alimentos. ...
 
Cada mes de mayo el rosal florece nuevamente junto al ábside del templo. ...
 
El evento es organizado por la Pontificia Unión Misional de Polonia, que cumple 100 años de funda ...
 
La misa se realizará a las 19:30 horas en San Francisco el Grande ...
 
Iniciada en este mes de diciembre, la 27ª edición de la Exposición Franciscana de Pesebres tiene ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading