Loading
 
 
 
Loading
 
Monasterio en Wisconsin crece con jóvenes profesionales que dejan el mundo por Dios
Loading
 
13 de Marzo de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Prairie Du Sac (Lunes, 13-03-2017, Gaudium Press) El Monasterio del Valle de Nuestra Señora en Sauk County, Estados Unidos, de Religiosas Cistercienses, llamó la atención de los medios de comunicación por atraer a su vida de contemplación a una nueva generación de vocaciones: jóvenes profesionales que dejan de lado prometedoras carreras para seguir su llamado a la entrega a Dios.

RELIGIOSAS CISTERCIENSES VALLE DE NUESTRA SEÑORA GAUDIUM PRESS.jpg
La comunidad desafía las estadísticas registrando un notable crecimiento. Foto. Nunocist.
"Fui a la universidad pensando que sería una ingeniera, trabajaría para Honda y viajaría a Japón todo el tiempo", relató a The Cap Times una de las aspirantes, de 24 años y graduada de ingeniería mecánica, quien en un mes vivirá en la clausura del convento. " He pensado en servir de maneras variadas, pero finalmente lo que me llenaría sería sostener el mundo en mi corazón y orar por ellos".

Con la llegada de esta nueva vocación, el Monasterio quedará lleno a su capacidad plena. Las postulantes probarán la vida religiosa de la comunidad durante un año, tras lo cual iniciarán su formación formal que en un lapso de cinco años podría llevarlas a sus votos perpetuos. La vida de la orden, muy distinta a los hábitos de los jóvenes en el mundo, incluye levantarse a orar cada mañana a las 3:30 am, tener siete tiempos de oración a lo largo del día y asistir diariamente a la Eucaristía. Cada día pueden hablar entre ellas durante 15 minutos de convivencia, que se amplían a 30 minutos el día domingo.

"Cuando podemos mantener simple nuestra vida, entonces podemos lograr un balance del trabajo y la oración", explicó la Priora del Monasterio, Hna. Anne Marie. "La mayor parte de las personas en el mundo no tienen el lujo de reunirse siete veces al día para orar, pero eso es muy esencial para nuestra vida. Por eso estamos aquí". Las religiosas trabajan en varios oficios para garantizar su sostenimiento, entre los cuales se encuentra la elaboración de hostias para las Eucaristías y la costura de sus propios hábitos.

Con información de The Cap Times

 

Loading
Monasterio en Wisconsin crece con jóvenes profesionales que dejan el mundo por Dios

Prairie Du Sac (Lunes, 13-03-2017, Gaudium Press) El Monasterio del Valle de Nuestra Señora en Sauk County, Estados Unidos, de Religiosas Cistercienses, llamó la atención de los medios de comunicación por atraer a su vida de contemplación a una nueva generación de vocaciones: jóvenes profesionales que dejan de lado prometedoras carreras para seguir su llamado a la entrega a Dios.

RELIGIOSAS CISTERCIENSES VALLE DE NUESTRA SEÑORA GAUDIUM PRESS.jpg
La comunidad desafía las estadísticas registrando un notable crecimiento. Foto. Nunocist.
"Fui a la universidad pensando que sería una ingeniera, trabajaría para Honda y viajaría a Japón todo el tiempo", relató a The Cap Times una de las aspirantes, de 24 años y graduada de ingeniería mecánica, quien en un mes vivirá en la clausura del convento. " He pensado en servir de maneras variadas, pero finalmente lo que me llenaría sería sostener el mundo en mi corazón y orar por ellos".

Con la llegada de esta nueva vocación, el Monasterio quedará lleno a su capacidad plena. Las postulantes probarán la vida religiosa de la comunidad durante un año, tras lo cual iniciarán su formación formal que en un lapso de cinco años podría llevarlas a sus votos perpetuos. La vida de la orden, muy distinta a los hábitos de los jóvenes en el mundo, incluye levantarse a orar cada mañana a las 3:30 am, tener siete tiempos de oración a lo largo del día y asistir diariamente a la Eucaristía. Cada día pueden hablar entre ellas durante 15 minutos de convivencia, que se amplían a 30 minutos el día domingo.

"Cuando podemos mantener simple nuestra vida, entonces podemos lograr un balance del trabajo y la oración", explicó la Priora del Monasterio, Hna. Anne Marie. "La mayor parte de las personas en el mundo no tienen el lujo de reunirse siete veces al día para orar, pero eso es muy esencial para nuestra vida. Por eso estamos aquí". Las religiosas trabajan en varios oficios para garantizar su sostenimiento, entre los cuales se encuentra la elaboración de hostias para las Eucaristías y la costura de sus propios hábitos.

Con información de The Cap Times

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El evento es la más grande manifestación pública de fe del país, reuniendo a devotos de todo el ...
 
La iniciativa del gobierno Bachelet no superó la votación de la Cámara de Diputados. ...
 
Los prelados rechazaron las versiones oficiales que desconocen graves señales de tortura en el cuer ...
 
La reflexión fue publicada en los 50 años de polémica declaración de independencia de institucio ...
 
Uno es el del sacerdote Pierangelo Pietracatella, quien ahora es jefe de Oficina del Tribunal y el o ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading