Loading
 
 
 
Loading
 
La obligación de guardar el secreto
Loading
 
11 de Julio de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Martes, 11-07-2017, Gaudium Press) Secreto, revelación, denuncia, confesión... términos muy usados y no siempre bien definidos y bien puestos, con relación a la moral. Publicamos aquí una pequeña muestra de una introducción a un estudio sobre esta interesante y muy importante temática que toca a todos nosotros, en diferentes circunstancias y grados:

Por derecho natural, de sí, hay obligación de guardar, de no revelar cualquier especie de secreto. Sin embargo, esta obligatoriedad admite grados.

2.jpg

El secreto natural en cosa grave obliga de sí ‘sub gravi et ex iustitia'. Por eso quien cuenta a otro un secreto, por vía dolosa o culposa, está obligado a reparar todo el daño, sea con relación a la fama lesionada, sea con relación a eventuales daños patrimoniales, puesto que estos daños fuesen previstos por lo menos confusamente.

Así, revelar o divulgar un secreto natural es, por sí, pecado grave.

El secreto prometido obliga como cualquier promesa.

La gravedad y la obligatoriedad se deducen del ánimo con que fue hecha la promesa y la extensión de las obligaciones que se quiso asumir. Por tanto, revelar un secreto meramente prometido, por sí, ordinariamente no obliga sino ‘sub levi'. Sin embargo, conforme el caso, puede llegar a ser grave.

El secreto confiado obliga, por justicia y por sí, sub gravi, sea porque basado en un contrato o en un casi-contrato, sea porque ordinariamente es de notable interés para el bien público que sea fielmente mantenido. Por tanto, obliga más gravemente que el secreto natural y el secreto prometido.

Como fue dicho, la obligación de los diversos secretos es diversa.

Como regla general, se puede considerar que el secreto obliga según la cantidad del daño que se hace injustamente o al bien público o al bien privado, consecuente a la violación. (Cf. PRÜMMER-MÜNCH, op. cit., II, pp. 177-179; GUZZETTI, in Enciclopedia Cattolica, XI, col. 255).

Por el P. Caio Newton Fonseca, EP

 

Loading
La obligación de guardar el secreto

Redacción (Martes, 11-07-2017, Gaudium Press) Secreto, revelación, denuncia, confesión... términos muy usados y no siempre bien definidos y bien puestos, con relación a la moral. Publicamos aquí una pequeña muestra de una introducción a un estudio sobre esta interesante y muy importante temática que toca a todos nosotros, en diferentes circunstancias y grados:

Por derecho natural, de sí, hay obligación de guardar, de no revelar cualquier especie de secreto. Sin embargo, esta obligatoriedad admite grados.

2.jpg

El secreto natural en cosa grave obliga de sí ‘sub gravi et ex iustitia'. Por eso quien cuenta a otro un secreto, por vía dolosa o culposa, está obligado a reparar todo el daño, sea con relación a la fama lesionada, sea con relación a eventuales daños patrimoniales, puesto que estos daños fuesen previstos por lo menos confusamente.

Así, revelar o divulgar un secreto natural es, por sí, pecado grave.

El secreto prometido obliga como cualquier promesa.

La gravedad y la obligatoriedad se deducen del ánimo con que fue hecha la promesa y la extensión de las obligaciones que se quiso asumir. Por tanto, revelar un secreto meramente prometido, por sí, ordinariamente no obliga sino ‘sub levi'. Sin embargo, conforme el caso, puede llegar a ser grave.

El secreto confiado obliga, por justicia y por sí, sub gravi, sea porque basado en un contrato o en un casi-contrato, sea porque ordinariamente es de notable interés para el bien público que sea fielmente mantenido. Por tanto, obliga más gravemente que el secreto natural y el secreto prometido.

Como fue dicho, la obligación de los diversos secretos es diversa.

Como regla general, se puede considerar que el secreto obliga según la cantidad del daño que se hace injustamente o al bien público o al bien privado, consecuente a la violación. (Cf. PRÜMMER-MÜNCH, op. cit., II, pp. 177-179; GUZZETTI, in Enciclopedia Cattolica, XI, col. 255).

Por el P. Caio Newton Fonseca, EP

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/88486-La-obligacion-de-guardar-el-secreto. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Realmente no esperábamos encontrar tanta utopía; nuestras expectativas eran buenas, pero no tanto. ...
 
En reciente carta semanal, titulada "De Vacaciones", el Obispo de Córdoba, España, Mons. Demetrio ...
 
Dentro del contexto de las celebraciones del Centenario de las Apariciones el Santuario de Fátima p ...
 
Tradicionalmente conocida como el Carmelo de Santa Teresa, la Basílica de Santa Teresita del Niño ...
 
Este lunes, 17 de julio, el Cardenal Leonardo Sandri, Prefecto de la Congregación para las Iglesias ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading