Loading
 
 
 
Loading
 
Paz, la tranquilidad del orden
Loading
 
4 de Septiembre de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Lunes, 04-09-2017, Gaudium Press) La búsqueda de la felicidad es una necesidad de todo hombre. Ahora, ¿cómo es que el hombre la busca? Uno de estos caminos está en la paz: muy deseado en los días hodiernos pero, contradictoriamente, el bien menos poseído por las personas y por las naciones. ¿Por qué? Ciertamente porque es buscado donde ella no se encuentra pues, es preciso "saber lo que se busca para saber lo que se encuentra".

Un bien buscado por todos

Todo hombre en esta tierra fue creado por Dios con una sed de Infinito. Esta sentencia puede ser demostrada por el hecho de que los hombres están constantemente en la búsqueda de la felicidad y es en ese estado de espíritu que consiguen satisfacer la mencionada sed. Ahora, son muchas las formas de felicidad, o por otra, son muchos los bienes que proporcionan la felicidad, uno de ellos es la paz.

¿Quién hoy en día no está en la búsqueda de ella? Se habla de paz entre los países, paz en las ciudades, en las escuelas, en las familias; en fin, no hay lugar por el cual pasemos donde no oigamos una referencia a la necesidad de este bien. Pero, aunque todos deseen la paz, pocos son los que de hecho la poseen. ¿Por qué?

La paz material: algunos ejemplos

"Quien no sabe lo que busca no sabe lo que encuentra" dice un vetusto dictado. De hecho, la inmensa mayoría de los hombres está en la búsqueda de estilos de paz que no pueden satisfacerles el propio deseo de paz. La más común de ellas es la paz material. Muchos creen que la adquisición de bienes materiales trae la paz, ciertamente porque en su condición social ellos están entera y ampliamente atendidos en todas las necesidades de su vida. Como ejemplo, basta analizar las fotos abajo: una bolsa de valores en plena actividad.

1.pngTodos allí están en una corrida desenfrenada con el deseo de obtener bienes materiales, porque piensan que así obtendrán la paz. Es verdad que muchas necesidades básicas son atendidas, pero, si preguntamos a uno de ellos si se encuentra en paz, ¿cuántos son los que responderían afirmativamente? ¿Ahora si no están en paz, el resto de qué vale?

2.pngOtro ejemplo que podríamos citar es el famoso caso de Cristina Onassis, cuyos padres poseían una de las mayores fortunas del mundo. ¿Cuál fue el bien negado a ella para que decidiese poner un fin trágico a su existencia terrena suicidándose? A primera vista, ninguno.

Entretanto, en la atención descomedida de los bienes materiales se le negó un bien espiritual que ciertamente tanto deseaba: la paz.

Cuantos otros ejemplos en esta línea podemos recordar, y no solo de personas abastadas mas también de aquellos que buscan los bienes materiales de manera ilícita. Con esto somos obligados a concluir que no es la paz material la que trae verdaderamente paz.

La verdadera paz

Pero entonces, ¿cuál es la verdadera paz? La Santa Iglesia nos da la respuesta a través de la clásica definición de San Agustín: "Paz es la tranquilidad del orden". Y por orden se entiende la recta disposición de las cosas según el fin para el cual fueron creadas. Vemos por medio de esta definición que la Paz es un bien espiritual y no material como muchos piensan. Y por tanto, ella no es adquirible por medios financieros.

Teniendo este concepto en la mente, pasemos a analizar la foto abajo.

3.pngUn monje rezando en la soledad de su celda pobre, austera y hasta ruda. Sin embargo, ¡Cómo hay tranquilidad en ese monje! ¡Cómo hay orden en él! Y del ambiente que lo cerca, ¿qué podemos decir? Se tiene la impresión de que todas las cualidades de alma contenidas en el monje impregnaron el lugar que cálidamente lo rodea. Luego nos viene la pregunta al espíritu, ¿está él en paz? La respuesta salta a los ojos: es evidente.

¿Qué hay en él que más lo diferencia del resto de los hombres? En síntesis la paz de alma. Paz que él supo buscar en el único lugar que la puede proporcionar: en la tranquilidad de consciencia, en la práctica de los diez mandamientos, en el abandono total y despreocupado a la voluntad Divina por donde busca colocar su alma en orden con Dios. Y así, él supo lo que buscaba, y por tanto, él lo encontró: la verdadera paz de alma que todo hombre busca en esta tierra como parte de su constante búsqueda de la verdadera felicidad.

Por el Padre Hernán Cosp, EP.

Loading
Paz, la tranquilidad del orden

Redacción (Lunes, 04-09-2017, Gaudium Press) La búsqueda de la felicidad es una necesidad de todo hombre. Ahora, ¿cómo es que el hombre la busca? Uno de estos caminos está en la paz: muy deseado en los días hodiernos pero, contradictoriamente, el bien menos poseído por las personas y por las naciones. ¿Por qué? Ciertamente porque es buscado donde ella no se encuentra pues, es preciso "saber lo que se busca para saber lo que se encuentra".

Un bien buscado por todos

Todo hombre en esta tierra fue creado por Dios con una sed de Infinito. Esta sentencia puede ser demostrada por el hecho de que los hombres están constantemente en la búsqueda de la felicidad y es en ese estado de espíritu que consiguen satisfacer la mencionada sed. Ahora, son muchas las formas de felicidad, o por otra, son muchos los bienes que proporcionan la felicidad, uno de ellos es la paz.

¿Quién hoy en día no está en la búsqueda de ella? Se habla de paz entre los países, paz en las ciudades, en las escuelas, en las familias; en fin, no hay lugar por el cual pasemos donde no oigamos una referencia a la necesidad de este bien. Pero, aunque todos deseen la paz, pocos son los que de hecho la poseen. ¿Por qué?

La paz material: algunos ejemplos

"Quien no sabe lo que busca no sabe lo que encuentra" dice un vetusto dictado. De hecho, la inmensa mayoría de los hombres está en la búsqueda de estilos de paz que no pueden satisfacerles el propio deseo de paz. La más común de ellas es la paz material. Muchos creen que la adquisición de bienes materiales trae la paz, ciertamente porque en su condición social ellos están entera y ampliamente atendidos en todas las necesidades de su vida. Como ejemplo, basta analizar las fotos abajo: una bolsa de valores en plena actividad.

1.pngTodos allí están en una corrida desenfrenada con el deseo de obtener bienes materiales, porque piensan que así obtendrán la paz. Es verdad que muchas necesidades básicas son atendidas, pero, si preguntamos a uno de ellos si se encuentra en paz, ¿cuántos son los que responderían afirmativamente? ¿Ahora si no están en paz, el resto de qué vale?

2.pngOtro ejemplo que podríamos citar es el famoso caso de Cristina Onassis, cuyos padres poseían una de las mayores fortunas del mundo. ¿Cuál fue el bien negado a ella para que decidiese poner un fin trágico a su existencia terrena suicidándose? A primera vista, ninguno.

Entretanto, en la atención descomedida de los bienes materiales se le negó un bien espiritual que ciertamente tanto deseaba: la paz.

Cuantos otros ejemplos en esta línea podemos recordar, y no solo de personas abastadas mas también de aquellos que buscan los bienes materiales de manera ilícita. Con esto somos obligados a concluir que no es la paz material la que trae verdaderamente paz.

La verdadera paz

Pero entonces, ¿cuál es la verdadera paz? La Santa Iglesia nos da la respuesta a través de la clásica definición de San Agustín: "Paz es la tranquilidad del orden". Y por orden se entiende la recta disposición de las cosas según el fin para el cual fueron creadas. Vemos por medio de esta definición que la Paz es un bien espiritual y no material como muchos piensan. Y por tanto, ella no es adquirible por medios financieros.

Teniendo este concepto en la mente, pasemos a analizar la foto abajo.

3.pngUn monje rezando en la soledad de su celda pobre, austera y hasta ruda. Sin embargo, ¡Cómo hay tranquilidad en ese monje! ¡Cómo hay orden en él! Y del ambiente que lo cerca, ¿qué podemos decir? Se tiene la impresión de que todas las cualidades de alma contenidas en el monje impregnaron el lugar que cálidamente lo rodea. Luego nos viene la pregunta al espíritu, ¿está él en paz? La respuesta salta a los ojos: es evidente.

¿Qué hay en él que más lo diferencia del resto de los hombres? En síntesis la paz de alma. Paz que él supo buscar en el único lugar que la puede proporcionar: en la tranquilidad de consciencia, en la práctica de los diez mandamientos, en el abandono total y despreocupado a la voluntad Divina por donde busca colocar su alma en orden con Dios. Y así, él supo lo que buscaba, y por tanto, él lo encontró: la verdadera paz de alma que todo hombre busca en esta tierra como parte de su constante búsqueda de la verdadera felicidad.

Por el Padre Hernán Cosp, EP.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/89699-Paz--la-tranquilidad-del-orden. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

"En este momento de dolor quiero manifestar mi cercanía y oración a toda la querida población mex ...
 
Los periodistas compararon la gran convocatoria con la de eventos como conciertos musicales. ...
 
Se ofrecen una mesa redonda, talleres y exposición, entre los días 19 y 24 de septiembre, en la se ...
 
Con la proximidad de las conmemoraciones por los 300 años del encuentro de la Imagen de Nuestra Se ...
 
¡Alegría! Todos los fieles de la nave gritan: "La Sangre está líquida, la sangre está suelta". ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading