Loading
 
 
 
Loading
 
En Greccio, Italia, cerca de 8 siglos transmitiendo "el corazón profundo del pesebre"
Loading
 
19 de Diciembre de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Greccio (Martes, 19-12-2017, Gaudium Press) Visitado año tras año por miles de personas, sobre todo en tiempo de Navidad, el pesebre del Greccio cuenta ya con cerca de 8 siglos de historia. Fue aquí cuando en 1223 San Francisco de Asís, en una tarde blanca de invierno construyó por primera vez la escena del Belén que hoy se replica en millones de hogares en el mundo para preparar el nacimiento del Niño Jesús.

El Padre Stefano Sarro, franciscano del Santuario del Pesebre en Greccio, fue entrevistado por el Servicio de Información Religiosa (SIR), donde habla sobre el significado del Belén, que es el signo de la Navidad por excelencia y desde la visión franciscana.

"Nosotros los hermanos vivimos aquí una doble dimensión, porque si es cierto que buscamos abrir a los demás, a quien viene a visitarlo, un espacio maravilloso del lugar donde se montó el primer pesebre, donde el asombro de San Francisco por la Encarnación y la Navidad ha tomado cuerpo, se ha hecho visible por primera vez, es también verdad que todo implica para nosotros la disponibilidad de ponernos delante de este misterio para dejarnos fascinar y evangelizar a partir de aquello que el Señor ha hecho por nosotros".

Convento Greccio.jpg
Convento de Greccio, Italia / Foto: Gaudium Press.

Dice que el ejemplo de San Francisco "es muy elocuente", ya que "entra en profundidad en las almas de todos nosotros: mirando el pesebre, nos damos cuenta que el corazón amoroso de Francisco nos interpela continuamente, es así también su vida modelada sobre el misterio de la Encarnación y la Pasión de Jesús".

"En San Francisco de Asís, por un lado están la pobreza y la sencillez, por otra la caridad y el amor fraterno. El Pesebre de Greccio es la explicación de todo esto", añade.

Uno de los propósitos de los Franciscanos presentes en Greccio es el de "trasmitir el corazón profundo del pesebre (...) buscando hacer entrar en mayor profundidad el misterio de la Navidad, hasta hacer comprender el nexo entre la Encarnación y la Eucaristía, que para Francisco es esencial".

Recuerda que el pesebre es un signo que habla de Dios, que ha querido hacerse niño para encontrarse con el hombre, "para darle una vida bella, pero sobre todo para ofrecerle el Paraíso. Dios se ha hecho niño, pequeño, para poder estar cerca de ti y encontrarse: esto significa que Dios no está lejos".

Aquel año de 1223 cuando San Francisco hizo el primer pesebre

Corría el año de 1223 cuando en una tarde de nieve, en la población del Greccio, San Francisco de Asís quiso hacer visible el misterio de la Encarnación y la celebración de la Navidad, componiendo la escena del pesebre en un pequeño Belén viviente. Ubicó en el centro una cuna hecha de paja y al fondo unos animales, y tomando en sus brazos una imagen del Niño Jesús, la ubicó sobre la cuna que previamente había realizado.

Cuenta una leyenda que ante los ojos maravillados de las personas allí presentes, la imagen del pequeño Dios tomó vida y le sonrió a San Francisco, además de bendecir a los devotos quienes de inmediato se colocaron de rodillas como acto de adoración.

Tras la muerte de Francisco, el lugar se convirtió en lo que hoy es el Santuario del Pesebre, donde se halla la Gruta del Pesebre, y la celda del santo, que posteriormente fue convertida en capilla.

De la redacción de Gaudium Press, con información de SIR.

 

Loading
En Greccio, Italia, cerca de 8 siglos transmitiendo "el corazón profundo del pesebre"

Greccio (Martes, 19-12-2017, Gaudium Press) Visitado año tras año por miles de personas, sobre todo en tiempo de Navidad, el pesebre del Greccio cuenta ya con cerca de 8 siglos de historia. Fue aquí cuando en 1223 San Francisco de Asís, en una tarde blanca de invierno construyó por primera vez la escena del Belén que hoy se replica en millones de hogares en el mundo para preparar el nacimiento del Niño Jesús.

El Padre Stefano Sarro, franciscano del Santuario del Pesebre en Greccio, fue entrevistado por el Servicio de Información Religiosa (SIR), donde habla sobre el significado del Belén, que es el signo de la Navidad por excelencia y desde la visión franciscana.

"Nosotros los hermanos vivimos aquí una doble dimensión, porque si es cierto que buscamos abrir a los demás, a quien viene a visitarlo, un espacio maravilloso del lugar donde se montó el primer pesebre, donde el asombro de San Francisco por la Encarnación y la Navidad ha tomado cuerpo, se ha hecho visible por primera vez, es también verdad que todo implica para nosotros la disponibilidad de ponernos delante de este misterio para dejarnos fascinar y evangelizar a partir de aquello que el Señor ha hecho por nosotros".

Convento Greccio.jpg
Convento de Greccio, Italia / Foto: Gaudium Press.

Dice que el ejemplo de San Francisco "es muy elocuente", ya que "entra en profundidad en las almas de todos nosotros: mirando el pesebre, nos damos cuenta que el corazón amoroso de Francisco nos interpela continuamente, es así también su vida modelada sobre el misterio de la Encarnación y la Pasión de Jesús".

"En San Francisco de Asís, por un lado están la pobreza y la sencillez, por otra la caridad y el amor fraterno. El Pesebre de Greccio es la explicación de todo esto", añade.

Uno de los propósitos de los Franciscanos presentes en Greccio es el de "trasmitir el corazón profundo del pesebre (...) buscando hacer entrar en mayor profundidad el misterio de la Navidad, hasta hacer comprender el nexo entre la Encarnación y la Eucaristía, que para Francisco es esencial".

Recuerda que el pesebre es un signo que habla de Dios, que ha querido hacerse niño para encontrarse con el hombre, "para darle una vida bella, pero sobre todo para ofrecerle el Paraíso. Dios se ha hecho niño, pequeño, para poder estar cerca de ti y encontrarse: esto significa que Dios no está lejos".

Aquel año de 1223 cuando San Francisco hizo el primer pesebre

Corría el año de 1223 cuando en una tarde de nieve, en la población del Greccio, San Francisco de Asís quiso hacer visible el misterio de la Encarnación y la celebración de la Navidad, componiendo la escena del pesebre en un pequeño Belén viviente. Ubicó en el centro una cuna hecha de paja y al fondo unos animales, y tomando en sus brazos una imagen del Niño Jesús, la ubicó sobre la cuna que previamente había realizado.

Cuenta una leyenda que ante los ojos maravillados de las personas allí presentes, la imagen del pequeño Dios tomó vida y le sonrió a San Francisco, además de bendecir a los devotos quienes de inmediato se colocaron de rodillas como acto de adoración.

Tras la muerte de Francisco, el lugar se convirtió en lo que hoy es el Santuario del Pesebre, donde se halla la Gruta del Pesebre, y la celda del santo, que posteriormente fue convertida en capilla.

De la redacción de Gaudium Press, con información de SIR.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Los nuevos presbíteros servirán en las provincias de Hai Nan y Gui Zhou ...
 
En una entrevista, el purpurado recordó la petición de los Obispos de postergar las elecciones al ...
 
“Si educa el estado, no podemos tener una sociedad democrática; si educa la familia, la sociedad ...
 
El evento tendrá lugar en Rosario del 25 al 27 de mayo con el lema "Con vos, renovamos la historia" ...
 
En la ocasión, también hubo la realización de la Jornada Arquidiocesana de la Juventud (JAJ), en ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading