Loading
 
 
 
Loading
 
"La peor cosa que hice en mi vida fue trabajar" en un centro abortista: Enfermera Marianne Anderson
Loading
 
20 de Febrero de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Indianápolis (Jueves, 20-02-2014, Gaudium Press) Marianne Anderson trabajó desde inicios del 2010 hasta julio de 2012 en el Centro de Abortos de ‘Planned Parenthood' en Indianápolis, el mayor proveedor de abortos del estado de Indiana, EE.UU. Hoy afirma que fue "la peor cosa que hizo" en su vida.

Cuando entró a trabajar ahí, se encontraba en "el margen, acerca del aborto", es decir, tal vez lo justificaba al ver en su antiguo hospital a muchachas que habían intentado practicarse un aborto ellas mismas, lo que la movía a desear un "lugar seguro" para este procedimiento.

Entretanto, en su nuevo lugar de trabajo "varias veces hubo dificultades con abortos mientras trabajé allí, y tuvieron que llamar al hospital para venir a recoger a la mujer [en peligro]. Una chica casi se desangró. Ella pasaba coágulos, su presión arterial estaba cayendo", recordó Anderson.

Su dramática experiencia la lleva hoy a decir que ese centro de abortos es "un quita-dinero, malo, triste, triste sitio para trabajar". Anderson estaba encargada de aplicar sedación por vía intravenosa a las pacientes.

"Éramos gritados si no contestábamos el teléfono en el tercer timbre. Nos decían que seríamos despedidos, pues necesitaban el dinero", expresa.

"Ellos nos recordaban en nuestra reunión semanal de personal que debíamos decirles [a los clientes] que evitasen [a los consejeros de andenes, personas que advierten sobre los peligros del aborto] porque necesitamos el dinero".

Anderson resultó enferma por lo que vio en la habitación ‘POC' del Centro: POC significa ‘Producto de la Concepción'.

"Él vertería los (productos de la concepción) en un colador, y luego descargaría los restos por el inodoro".

"Un médico hablaría al bebé abortado mientras buscaba todas las partes [de su cuerpo]: ‘Vamos, bracito, ¡sé que estás ahí! ¡Ahora deja de esconderte de mí!' Eso sólo me hizo enfermarme del estómago", declaró la enfermera.

"El sonido que la máquina de succión hacía cuando se enciende aún me persigue", dijo Anderson.

Un día ella vio un anuncio del libro "Unplanned", escrito por Abby Johnson, ex-directora de Planned Parenthood en Texas, y quien dejó su trabajo en 2009 para convertirse en activista pro-vida. La enfermera leyó el libro, se contactó con la autora y ésta hizo que se relacionase con Eileen Hartman, defensora local pro-vida que dirige en los Grandes Lagos el Proyecto Gabriel, una red de voluntarios de la Iglesia que ayudan a las mujeres que enfrentan embarazos difíciles o no planificados.

A través de Eileen, la enfermera Anderson, tomó contacto con toda la red pro -vida. Ella conversaba mucho con Eileen, y supo que varias personas comenzaron a orar por ella.

La enfermera comenzó a ser un "problema" en el centro de abortos, pues "hablaba demasiado con las chicas [que iban a abortar], preguntándoles si ellas estaban seguras de querer hacer eso". Un día de julio la despidieron, pero justo en esos momentos "el teléfono comenzó a vibrar en mi bolsillo": era una llamada del Community North Hospital en Indianápolis, ofreciéndole un nuevo puesto, el que conserva hasta hoy. "Yo amo ahora mi trabajo", dice. "Laboro con personas cristianas maravillosas".

La enfermera narró sus experiencias en una cena del Proyecto Gabriel, el pasado 6 de febrero. "Ha sido un caminar continuo para mí. Hablar sobre todo ello es doloroso, pero al mismo tiempo curativo".

Recientemente la enfermera estuvo en un retiro dedicado a la curación espiritual de personas que trabajaban en centros abortistas. Allí pidieron a los participantes que a cada día que pasara, pusieran un nombre de un niño abortado, de los abortos en que habían participado. Ella no recuerda el número de abortos en que participó, pero se imagina que le "va a tomar varios años antes de llegar a completar la lista".

Entretanto, en medio de su dolor, ahora se declara feliz.

Con información del National Catholic Register

 

Loading
"La peor cosa que hice en mi vida fue trabajar" en un centro abortista: Enfermera Marianne Anderson

Indianápolis (Jueves, 20-02-2014, Gaudium Press) Marianne Anderson trabajó desde inicios del 2010 hasta julio de 2012 en el Centro de Abortos de ‘Planned Parenthood' en Indianápolis, el mayor proveedor de abortos del estado de Indiana, EE.UU. Hoy afirma que fue "la peor cosa que hizo" en su vida.

Cuando entró a trabajar ahí, se encontraba en "el margen, acerca del aborto", es decir, tal vez lo justificaba al ver en su antiguo hospital a muchachas que habían intentado practicarse un aborto ellas mismas, lo que la movía a desear un "lugar seguro" para este procedimiento.

Entretanto, en su nuevo lugar de trabajo "varias veces hubo dificultades con abortos mientras trabajé allí, y tuvieron que llamar al hospital para venir a recoger a la mujer [en peligro]. Una chica casi se desangró. Ella pasaba coágulos, su presión arterial estaba cayendo", recordó Anderson.

Su dramática experiencia la lleva hoy a decir que ese centro de abortos es "un quita-dinero, malo, triste, triste sitio para trabajar". Anderson estaba encargada de aplicar sedación por vía intravenosa a las pacientes.

"Éramos gritados si no contestábamos el teléfono en el tercer timbre. Nos decían que seríamos despedidos, pues necesitaban el dinero", expresa.

"Ellos nos recordaban en nuestra reunión semanal de personal que debíamos decirles [a los clientes] que evitasen [a los consejeros de andenes, personas que advierten sobre los peligros del aborto] porque necesitamos el dinero".

Anderson resultó enferma por lo que vio en la habitación ‘POC' del Centro: POC significa ‘Producto de la Concepción'.

"Él vertería los (productos de la concepción) en un colador, y luego descargaría los restos por el inodoro".

"Un médico hablaría al bebé abortado mientras buscaba todas las partes [de su cuerpo]: ‘Vamos, bracito, ¡sé que estás ahí! ¡Ahora deja de esconderte de mí!' Eso sólo me hizo enfermarme del estómago", declaró la enfermera.

"El sonido que la máquina de succión hacía cuando se enciende aún me persigue", dijo Anderson.

Un día ella vio un anuncio del libro "Unplanned", escrito por Abby Johnson, ex-directora de Planned Parenthood en Texas, y quien dejó su trabajo en 2009 para convertirse en activista pro-vida. La enfermera leyó el libro, se contactó con la autora y ésta hizo que se relacionase con Eileen Hartman, defensora local pro-vida que dirige en los Grandes Lagos el Proyecto Gabriel, una red de voluntarios de la Iglesia que ayudan a las mujeres que enfrentan embarazos difíciles o no planificados.

A través de Eileen, la enfermera Anderson, tomó contacto con toda la red pro -vida. Ella conversaba mucho con Eileen, y supo que varias personas comenzaron a orar por ella.

La enfermera comenzó a ser un "problema" en el centro de abortos, pues "hablaba demasiado con las chicas [que iban a abortar], preguntándoles si ellas estaban seguras de querer hacer eso". Un día de julio la despidieron, pero justo en esos momentos "el teléfono comenzó a vibrar en mi bolsillo": era una llamada del Community North Hospital en Indianápolis, ofreciéndole un nuevo puesto, el que conserva hasta hoy. "Yo amo ahora mi trabajo", dice. "Laboro con personas cristianas maravillosas".

La enfermera narró sus experiencias en una cena del Proyecto Gabriel, el pasado 6 de febrero. "Ha sido un caminar continuo para mí. Hablar sobre todo ello es doloroso, pero al mismo tiempo curativo".

Recientemente la enfermera estuvo en un retiro dedicado a la curación espiritual de personas que trabajaban en centros abortistas. Allí pidieron a los participantes que a cada día que pasara, pusieran un nombre de un niño abortado, de los abortos en que habían participado. Ella no recuerda el número de abortos en que participó, pero se imagina que le "va a tomar varios años antes de llegar a completar la lista".

Entretanto, en medio de su dolor, ahora se declara feliz.

Con información del National Catholic Register

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Del 2 al 4 de diciembre se celebró en la Casa Generalicia de los Salesianos en Roma la reunión bie ...
 
El concierto en torno a la figura de María ocurrirá a las 18:30 horas del 7 de diciembre. A cargo ...
 
Francisco comentó que la oveja perdida "no se perdió porque no tenía una brújula. Conocía bien ...
 
El purpurado ofició una misa de acción de gracias en la Catedral de lima. Habló de la importancia ...
 
Más de 100 imágenes de distintas advocaciones de la Santísima Virgen fueron ricamente adornadas y ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading