Loading
 
 
 
Loading
 
"El hijo de Dios va al límite, da la vida por los otros, como hizo Jesús", enseña el Santo Padre
Loading
 
7 de Noviembre de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Viernes, 07-11-2014, Gaudium Press) Reflexionando sobre las parábolas de la oveja y la moneda perdida, el Papa afirmó este jueves 6, en la Celebración Eucarística realizada en la Casa Santa Marta, que ellas "nos muestran cómo es el corazón de Dios", pues Él no para, "no va solo hasta cierto punto, sino va hasta el fondo, en el límite; no para en el medio del camino de la salvación".

1.jpg

Según el Pontífice, "es triste el pastor que abre la puerta de la Iglesia y se queda allí, esperando. Es triste el cristiano que no siente dentro, en el corazón, la necesidad de contar a los otros que el Señor es bueno".

Todavía, prosiguió, "ser un pastor ‘por la mitad' es una derrota", pues "un pastor debe tener el corazón de Dios, ir hasta el límite, porque no quiere que nadie se pierda".

"El verdadero pastor, el verdadero cristiano tiene este celo interior: que nadie se pierda. Y por eso no tiene miedo de ensuciarse las manos. No tiene miedo. Va adonde tiene que ir. Arriesga su vida, su fama, arriesga perder su comodidad, su status, perder también en la carrera eclesiástica, pero es buen pastor. También los cristianos deben ser así".

El Santo Padre reforzó a los fieles presentes en la Santa Marta que "es tan fácil condenar a los otros", sin embargo, eso no es ser cristiano, "no es comportamiento de hijos de Dios".

"El hijo de Dios va al límite, da la vida por los otros, como hizo Jesús. No puede estar tranquilo, protegiéndose a sí mismo, su comodidad, su fama, su tranquilidad. Recuerde esto: ¡que jamás existan pastores y cristianos que se quedan en medio del camino!", resaltó.

Finalizando, el Papa recordó que "el buen pastor, el buen cristiano sale, está siempre en salida" y "está en salida de sí mismo, en salida rumbo a Dios, en la oración, en la adoración; está en salida rumbo a los otros para llevar el mensaje de salvación".

"¡El cristiano y el pastor del medio del camino tal vez conozcan la diversión, la tranquilidad, pero no la verdadera alegría que viene de Dios, que viene para salvar! Es bello no sentir miedo de quien habla mal de nosotros para encontrar a los hermanos y hermanas que están distantes del Señor. Pidamos esta gracia para cada uno de nosotros y para nuestra Madre, la Santa Iglesia", concluyó. (LMI)

Loading
"El hijo de Dios va al límite, da la vida por los otros, como hizo Jesús", enseña el Santo Padre

Ciudad del Vaticano (Viernes, 07-11-2014, Gaudium Press) Reflexionando sobre las parábolas de la oveja y la moneda perdida, el Papa afirmó este jueves 6, en la Celebración Eucarística realizada en la Casa Santa Marta, que ellas "nos muestran cómo es el corazón de Dios", pues Él no para, "no va solo hasta cierto punto, sino va hasta el fondo, en el límite; no para en el medio del camino de la salvación".

1.jpg

Según el Pontífice, "es triste el pastor que abre la puerta de la Iglesia y se queda allí, esperando. Es triste el cristiano que no siente dentro, en el corazón, la necesidad de contar a los otros que el Señor es bueno".

Todavía, prosiguió, "ser un pastor ‘por la mitad' es una derrota", pues "un pastor debe tener el corazón de Dios, ir hasta el límite, porque no quiere que nadie se pierda".

"El verdadero pastor, el verdadero cristiano tiene este celo interior: que nadie se pierda. Y por eso no tiene miedo de ensuciarse las manos. No tiene miedo. Va adonde tiene que ir. Arriesga su vida, su fama, arriesga perder su comodidad, su status, perder también en la carrera eclesiástica, pero es buen pastor. También los cristianos deben ser así".

El Santo Padre reforzó a los fieles presentes en la Santa Marta que "es tan fácil condenar a los otros", sin embargo, eso no es ser cristiano, "no es comportamiento de hijos de Dios".

"El hijo de Dios va al límite, da la vida por los otros, como hizo Jesús. No puede estar tranquilo, protegiéndose a sí mismo, su comodidad, su fama, su tranquilidad. Recuerde esto: ¡que jamás existan pastores y cristianos que se quedan en medio del camino!", resaltó.

Finalizando, el Papa recordó que "el buen pastor, el buen cristiano sale, está siempre en salida" y "está en salida de sí mismo, en salida rumbo a Dios, en la oración, en la adoración; está en salida rumbo a los otros para llevar el mensaje de salvación".

"¡El cristiano y el pastor del medio del camino tal vez conozcan la diversión, la tranquilidad, pero no la verdadera alegría que viene de Dios, que viene para salvar! Es bello no sentir miedo de quien habla mal de nosotros para encontrar a los hermanos y hermanas que están distantes del Señor. Pidamos esta gracia para cada uno de nosotros y para nuestra Madre, la Santa Iglesia", concluyó. (LMI)


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

En el Ángelus del tercer domingo de febrero el Papa habló sobre la justicia y la ley del amor ...
 
Sobre Job, varón justo que siempre se mantuviera fiel a Dios, cayeron los más atroces sufrimientos ...
 
La apertura del encuentro estuvo a cargo del Arzobispo, Mons. Juan José Asenjo, quien alertó sobre ...
 
Producido por la Comisión Episcopal Pastoral para la Juventud, el material auxiliará a los jóvene ...
 
La réplica fiel de la Imagen original de Aparecida desembarcó en la Capital Federal ya al inicio d ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading