Loading
 
 
 
Loading
 
Vivir con esperanza a la espera del "banquete final" es arma contra la depresión ante el mal, dijo el Papa
Loading
 
27 de Noviembre de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Jueves, 27-11-2014, Gaudium Press) Son la "corrupción" y la "distracción" las que alejan del encuentro con el Señor: el Papa habló en su homilía en la Casa Santa Marta de Babilonia y Jerusalén, tal como están presentadas en primera lectura de hoy, tomada del Apocalipsis, y el Evangelio de San Juan.

Ambas lecturas se refieren al fin del mundo. Ambas hablan de la "caída de dos ciudades que no han acogido al Señor, que se han alejado" de Él. La caída de estas dos ciudades "se produce por motivos diferentes".

1.jpg
Foto: Radio Vaticano

Babilonia es el "símbolo del mal, del pecado" y "cae por corrupción". Se "sentía dueña del mundo y de sí misma". Y cuando "se acumula el pecado -expresó el Papa- se pierde la capacidad de reaccionar y uno comienza a degradarse". Por otra parte, así sucede también con las "personas corruptas, que no tienen fuerza para reaccionar".

A su vez, Jerusalén "cae por otro motivo". Jerusalén es la esposa del Señor, pero no se da cuenta de las visitas del Esposo, "ha hecho llorar al Señor":

"Babilonia cae por corrupción; Jerusalén por distracción, por no recibir al Señor que viene a salvarla. No se sentía necesitada de salvación. Tenía los escritos de los profetas, de Moisés y esto le bastaba. ¡Pero escritos cerrados! No dejaba espacio para ser salvada: ¡tenía las puertas cerradas para el Señor! El Señor llamaba a la puerta, pero no había disponibilidad para recibirlo, para escucharlo, para dejarse salvar por Él. Y cae..."

Estos dos ejemplos -observó el Pontífice- "nos pueden hacer pensar en nuestra vida": ¿somos semejantes a la "corrupta y suficiente Babilonia" o a la "distraída" Jerusalén? Sin embargo -subrayó- "el mensaje de la Iglesia en estos días no termina con la destrucción: en ambos textos, hay una promesa de esperanza". Jesús nos exhorta a levantar la cabeza, a no dejarse "asustar por los paganos". Estos - dijo- "tienen su tiempo y debemos soportarlo con paciencia, como ha soportado el Señor su Pasión".

Al final de su homilía, el Papa ofrece un mensaje de esperanza: "la realidad es fea: hay tantos, tantos pueblos, ciudades y gente, tanta gente, que sufre; tantas guerras, tanto odio, tanta envidia, tanta mundanidad espiritual y tanta corrupción. ¡Sí, es verdad! ¡Todo esto sucederá! Pero pidamos al Señor la gracia de ser preparados para el banquete que nos espera, con la cabeza siempre levantada".

Con información de Radio Vaticano

 

 

Loading
Vivir con esperanza a la espera del "banquete final" es arma contra la depresión ante el mal, dijo el Papa

Ciudad del Vaticano (Jueves, 27-11-2014, Gaudium Press) Son la "corrupción" y la "distracción" las que alejan del encuentro con el Señor: el Papa habló en su homilía en la Casa Santa Marta de Babilonia y Jerusalén, tal como están presentadas en primera lectura de hoy, tomada del Apocalipsis, y el Evangelio de San Juan.

Ambas lecturas se refieren al fin del mundo. Ambas hablan de la "caída de dos ciudades que no han acogido al Señor, que se han alejado" de Él. La caída de estas dos ciudades "se produce por motivos diferentes".

1.jpg
Foto: Radio Vaticano

Babilonia es el "símbolo del mal, del pecado" y "cae por corrupción". Se "sentía dueña del mundo y de sí misma". Y cuando "se acumula el pecado -expresó el Papa- se pierde la capacidad de reaccionar y uno comienza a degradarse". Por otra parte, así sucede también con las "personas corruptas, que no tienen fuerza para reaccionar".

A su vez, Jerusalén "cae por otro motivo". Jerusalén es la esposa del Señor, pero no se da cuenta de las visitas del Esposo, "ha hecho llorar al Señor":

"Babilonia cae por corrupción; Jerusalén por distracción, por no recibir al Señor que viene a salvarla. No se sentía necesitada de salvación. Tenía los escritos de los profetas, de Moisés y esto le bastaba. ¡Pero escritos cerrados! No dejaba espacio para ser salvada: ¡tenía las puertas cerradas para el Señor! El Señor llamaba a la puerta, pero no había disponibilidad para recibirlo, para escucharlo, para dejarse salvar por Él. Y cae..."

Estos dos ejemplos -observó el Pontífice- "nos pueden hacer pensar en nuestra vida": ¿somos semejantes a la "corrupta y suficiente Babilonia" o a la "distraída" Jerusalén? Sin embargo -subrayó- "el mensaje de la Iglesia en estos días no termina con la destrucción: en ambos textos, hay una promesa de esperanza". Jesús nos exhorta a levantar la cabeza, a no dejarse "asustar por los paganos". Estos - dijo- "tienen su tiempo y debemos soportarlo con paciencia, como ha soportado el Señor su Pasión".

Al final de su homilía, el Papa ofrece un mensaje de esperanza: "la realidad es fea: hay tantos, tantos pueblos, ciudades y gente, tanta gente, que sufre; tantas guerras, tanto odio, tanta envidia, tanta mundanidad espiritual y tanta corrupción. ¡Sí, es verdad! ¡Todo esto sucederá! Pero pidamos al Señor la gracia de ser preparados para el banquete que nos espera, con la cabeza siempre levantada".

Con información de Radio Vaticano

 

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Entre los días 23 de septiembre y 3 de octubre, la Parroquia del Santuario de los Mártires, en el ...
 
"En los trajes de estos hombres, en los que aún corría la sangre reciente de los bárbaros, hay no ...
 
Lo hará con una celebración Eucarística en la Basílica de Nuestra Señora de Luján el sábado 2 ...
 
La Diócesis de Santo André realizó un encuentro en el Gimnasio Polideportivo de San Bernardo de C ...
 
A través de las ricas tallas en madera, una rica catequesis gráfica es impartida a los penitentes. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading